"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

23 oct. 2016

¡Fuera Testigos de Jehova y Pentecostales de nuestro territorio! Fue la decisión de los indígenas Wiwa


Dos iglesia lideradas por pastores evangélicos fueron desmontadas por atentar contra la cultura de una tribu ancestral asentada en Magdalena, Cesar y La Guajira.
Los Wiwas se cansaron de las prédicas encendidas que contribuían al exterminio físico, cultural y espiritual de su etnia, de ser llamados paganos, infieles y adoradores de Satanás. Por eso están decididos decididos a sacar de sus tierras a los pastores que han construido recientemente una iglesia para testigos de Jehová y otra para pentecostales en la cuenca del río Ranchería en el pueblo de La Laguna. No era la primera vez que un pueblo indígena se atrevía a echar de su territorio sagrado a religiosos que no comparten sus creencias.
En 1998 los arhuacos, sus primos, expulsaron a un grupo de evangélicos que habían llegado en la década del cincuenta con una mujer de su propia etnia, María Eugenia Solis acompañada por su esposo, un pastor protestante. Los dejaron montar su iglesia y allí, poco a poco, la comunidad dejó de escuchar a los Mamos, sacerdotes supremos arhuacos, para dejarse llevar por la predica incendiaria de los predicadores. Unos diez años después llegó al territorio la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia y las alarmas se encendieron: en menos de un lustro ya habían más de 300 indígenas dispuestos a abandonar sus dioses paganos para adorar a un hombre crucificado. Los Mamos fueron tajantes con la decisión de expulsarlos por poner en peligro su cultura, sus creencias. Hoy en Nabusimake, centro del universo arhuaco, nadie discute la supremacía de Kakü Serankua, Dios creador de todo lo que existe.
El territorio Wiwa es basto y comprende dos departamentos: El Cesar y la Guajira. Desde 1985 se reporta la presencia también de wiwas en Magdalena gracias a la lucha del Mamo Ramón Gil Barros quien logró recuperar esa parte del territorio perdido a comienzos del siglo XX. Lo líderes espirituales de la etnia, como sucede con los arhuacos son los Mamos, expresión que alude al viejo más sabio de cada poblado. Ellos fueron los que decidieron tomar la iniciativa de sacar de sus tierras a los evangelizadores. Ellos pertenecen
Líderes como Yeismith Armenta empezó a notar que los jóvenes Wiwas ya no respetaban su cosmovisión ni a los mismos Mamos. No siguen tradiciones como la de poporear, que es revolver, en un pequeño calabazo llamado jayo, la hoja de coca para así mambearla. Los Mamos aconsejan ésta práctica porque purifica la sangre y da la energía suficiente para un extenuante día de trabajo además de que sirve como vaso comunicante con los dioses Wiwas. Para los evangelizadores esta práctica es aberrante y, en los últimos años, incluso le han dado el apelativo de satánica.
Hubo una época en la que las autoridades Wiwas no les importó que construyeran iglesias en la cuenca del río Ranchería en la comunidad La laguna y agitaran sus biblias al viento. Se les permitió ser incluidos en los censos de las comunidades y han salido beneficiados con los programas que protegen a la etnia. Ahora todo eso terminó y los Mamos ya ponen en el mismo lugar a los evangelizadores al mismo nivel de males que han atentado contra su cultura como la colonización, la bonanza marimbera, la violencia guerrillera y paramilitar.
A los pastores no les quedará de otra que acatar las leyes ancestrales de los Mamos Wiwas y después de este precedente otras iglesias, ubicadas en territorios indígenas, deberán replantear su estadía en esos lugares.
Tomado de: las dos orillas
Publicar un comentario