"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

8 ago. 2015

El Cacique Raoni Metuktire se une a los otros grandes jefes amazónicos para empezar la alianza de las centinelas del clima como preludio a la COP21

El Cacique Raoni Metuktire se une a los otros grandes jefes amazónicos para empezar la alianza de las centinelas del clima como preludio a la COP21
Brasilia, el 14 de abril de 2015, ante el Congreso Brasileño el llamamiento a la alianza de los guardianes de la madre naturaleza: de izquierda a la derecha, Caciques Pirakuman Yawalapiti, Txicao, Aritana Yawalapiti, Raoni Metuktire, Davi Yanomami, AfukaEl Cacique Raoni (pueblo Kayapo), el Cacique Davi Kopenawa (pueblo Yanomami), los  Caciques Aritana y Pirakuman (pueblo Yawalapiti), los Caciques Afukaka y Tabata (Pueblo Kuikuru), los jefes tradicionales de Amazonia, poseedores de grandes conocimientos, guardianes del “pulmón verde” más grande del planeta, sellaron en Brasilia un pacto, durante la gran movilización indígena, cuyo objetivo es preservar los derechos de estos pueblos adquiridos con fuerza y amenazados por el ley del mercado.
El Cacique Raoni (pueblo Kayapo), el Cacique Davi Kopenawa (pueblo Yanomami), los  Caciques Aritana y Pirakuman (pueblo Yawalapiti), los Caciques Afukaka y Tabata (Pueblo Kuikuru), los jefes tradicionales de Amazonia, poseedores de grandes conocimientos, guardianes del “pulmón verde” más grande del planeta, sellaron en Brasilia un pacto, durante la gran movilización indígena, cuyo objetivo es preservar los derechos de estos pueblos adquiridos con fuerza y amenazados por el ley del mercado.
 Mientras América del sur celebra el día del Indio Americano (19 de abril), los jefes emblemáticos se unieron para anunciar la creación próxima de una alianza internacional, promovida de manera oficial, con motivo de la COP 21, que permitirá crear vínculos entre los diferentes pueblos tradicionales dispersados por el mundo que enfrentan los mismos retos.
La COP21, Conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático tendrá lugar el 15 de noviembre 2015 en Paris y acogerá más de 180 jefes de Estados. Sobrepasados por una realidad que se niegan a ver y oír por razones económicas, estos dirigentes deben decidir el destino del planeta… omitiendo las advertencias de los que saben escucharlo y explotar sus recursos sin deteriorarlo de manera ineluctable. Desalentados por los fracasos de las últimas conferencias sobre el mismo tema, los grandes jefes tradicionales de la Amazonia crean su propia alianza y hacen un llamado a la unidad a todos los pueblos indígenas y a los guardianes de la naturaleza de la Tierra entera.
Esta « alianza de los guardianes de madre naturaleza » representa el sueño de toda una vida para el Cacique Raoni Metuktire, jefe indígena de la Amazonía brasileña famoso en el mundo entero por su lucha por la defensa del pueblo Kayapo, de los pueblos indígenas, así que de “los pulmones verdes” del planeta. Raoni Metuktire que es uno de los representantes internacionales por la protección de la Tierra más emblemáticos de nuestra época, considera esta futura unión como un legado de los guardianes del planeta para las futuras generaciones. Su opinión es compartida por los jefes que se reunieron con él para ayudarlo a elaborar este proyecto.
Después de su participación a la unificación de los territorios indígenas del Xingu (estado del Maro Grosso y del Pará en Brasil), así que a la creación de la reserva de selva tropical protegida (180 000km2) más grande del mundo y a la sensibilización de la opinión pública mundial a la causa indígena y a la dramática deforestación, el Cacique Raoni desea que esta alianza pueda contribuir a la preservación de todos los pueblos y ambientes amenazados de la Tierra.
Desde hace tiempo el Cacique Raoni sueña con que su mensaje de unión y alianza entre los pueblos autóctonos y todos los otros protectores del planeta sea escuchado y participe a transmitir un plan de acción durable para el futuro de la humanidad y de la Tierra que la acoge. Junto a los grandes jefes que se unieron a él y los que lo harán próximamente, junto a su sobrino y fiel discípulo, El  Cacique Megaron Txucarramãe, junto a los otros que lo apoyan de manera indefectible, aprovechara de la COP 21 para crear esta alianza tan deseada y contribuir a tejer vínculos permanentes entre los pueblos autóctonos de todos los continentes amenazados por las presiones económicas y demográficas que acentúan los cambios climáticos. Son ellos los primeros denunciadores, como también son las victimas principales.
Unos de los primeros retos de esta alianza será promover proposiciones fuertes para salvar las selvas primarias. Las selvas son el resultado de millones de años de creación de un ecosistema, son laboratorios naturales cuyo valor es incalculable e insustituible. De la ínfima parte que ha sido estudiada, la humanidad ha sacado innumerables beneficios. Su destrucción no es solamente un factor que agrava el calentamiento global sino que también es un factor que genera pobreza en las populaciones locales reduciendo sus recursos alimenticios.
Mientras la deforestación de las tres últimas grandes selvas tropicales de nuestro planeta (Amazonia, Indonesia y África ecuatorial) va hacia lo irreversible y que sus “pulmones verdes” se están casi asfixiando, los aliados piensan poder pesar en la COP 21 y más aún.
Proteger y apoyar los pueblos autóctonos significa preservar los últimos entornos naturales del planeta defendidos en un combate vital. Este combate, que permite la reivindicación de los derechos de los pueblos autóctonos frecuentemente violados, está relacionado de manera intrínseca a la preservación de sus territorios y de su diversidad cultural. Si bien el combate solo acaba de empezar, no podrá ser ganado sin esfuerzos. Necesita, en respuesta, una mutualización de las iniciativas de resistencia así que de los recursos y de las fuerzas disponibles.
Si el Cacique Raoni fue quién puso la primera piedra, las ideas de la alianza que quiere promover, deben ser construidas de manera colectiva. La alianza es un árbol de vida que se refuerza poco a poco para fortalecer las iniciativas de preservación o aquellas de desarrollo benévolo que buscan reinventar el futuro. Para poder crecer y fortalecerse, la “alianza de los guardianes de la madre Naturaleza” organizara su estrategia en cuatro ejes: el combate por el fortalecimiento cultural, el combate político, el combate jurídico y el combate mediático. Este último es primordial pues para lograr doblegar los intereses económicos que son cada vez más omnipotentes, habrá que sensibilizar la opinión pública internacional, ya que ésta tiene el poder de influenciar las políticas de gobiernos y empresas.
El futuro no se construirá unos contra los otros sino unos junto a los otros. Es lo que nos explicaran, aprovechando la COP 21, los grandes jefes quienes estarán, según peticiones, unidos a otros representantes indígenas emblemáticos de la Amazonia, África ecuatorial, Indonesia, Australia y Canadá. Contaran igualmente con el apoyo de los aliados que obran por la naturaleza y con el apoyo de personalidades internacionales. Unidos por una alianza inédita, a la cual son asociadas figuras reconocidas en el mundo por su compromiso en la protección del planeta, estos guardianes de la Madre Tierra llevaran juntos importantes proposiciones para el futuro.
Traducido por Cécilia Braunagel
Publicar un comentario