"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

1 mar. 2015

Se debe reconocer el valor ecosistémico de los territorios indígenas afectados

Desaparecida Laguna de Shanshococha en Capahuari Sur, Andoas, Cuenca del río Pastaza. Compensación de la afectación se haría a valor de un predio rural sin reconocer valor ecosistémico
- Quién rompe el diálogo no son los indígenas. Es el Estado que no acepta pagar por los daños ambientales a sus territorios, afirma IDLADS.
Servindi- Si las negociaciones entre la parte indígena y el Estado no avanzan no es por falta de voluntad de diálogo de las organizaciones nativas sino por la renuencia del gobierno a reconocer algún pago por el valor ecosistémico de los territorios afectados por la servidumbre petrolera.
Así lo sostuvo el instituto IDLADS quién detalló que la versión difundida por medios informativos el domingo 22 de febrero hizo aparecer a los jefes indígenas como renuentes al diálogo cuando esto no es cierto.
Recuerda que son las organizaciones indígenas las que han iniciado y sostienen el diálogo. Solo esperan que las autoridades del gobierno tengan la apertura suficiente para reconocer el derecho de los pueblos indígenas a una compensación justa por el uso de su territorio ancestral.
Se trata de un derecho colectivo al cual las organizaciones nativas y -en consecuencia su equipo técnico- no pueden renunciar.
La posibilidad de alcanzar un acta histórica y reivindicativa de acuerdos es posible pero con remediación ambiental, compensación ecosistémica y desarrollo social amazónico con participación indígena.
Los pueblos originarios no se oponen de manera intransigente al desarrollo y pueden aceptar convivir con las actividades de hidrocarburos pero con mayores estándares socio ambientales, remediación ambiental integral y desarrollo social.

Cruel actitud del Estado peruano

Minam aprobó Guía de Valoración Económica del Patrimonio Natural pero no lo quiere aplicar para valorar los daños al territorio indígena.
El viernes 20 de febrero luego de 18 horas de intensa negociación casi se escribe una histórica página orientada a intentar curar 43 años afectación social y ambiental en las cuatro cuencas de la región Loreto.
Sin embargo resulta cruel que “el Estado condicione el 95 por ciento de acuerdos a que [los indígenas] renuncien a su compensación histórica por la pérdida de servicios ambientales y biodiversidad” y acepten “solo recibir el mísero valor comercial de un predio ajeno al mercado inmobiliario”.
Fue increíble escuchar de parte del ministro del Ambiente, antes reconocido ambientalista, la propuesta oficial de que los indígenas se olviden de la compensación por el valor económico de los servicios ecosistémicos en las cuatro cuencas.
El flamante ministro sostuvo la imposibilidad de aplicar la Guía Nacional de Valorización Económica del Patrimonio Natural aprobada por su sector (RM 409-2014-MINAM) para determinar el pago por la biodiversidad y servicios ambientales perdidos por la servidumbre petrolera.

Indiferencia clamorosa

Para IDLADS existe una clamorosa indiferencia del Estado expresada en sus tantas veces negativas a reconocer o hacer algún esfuerzo por analizar y declarar la emergencia ambiental de las cuencas denunciadas por las federaciones indígenas.
Recuerda una reunión del 8 de octubre de 2011, cuando luego de casi diez horas sin descanso ni alimento, en la instalaciones del Ministerio del Ambiente, se confrontó al funcionario del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) para que asuma su obligación de identificar los pasivos ambientales de hidrocarburos.
El funcionario se negó categóricamente hasta que se le muestre la norma que se lo ordenaba específicamente. Cuando se le explicó que se desprendía de su Reglamento de Organización y Funciones (ROF), mantuvo su reticencia para aceptar su competencia.
Tuvo que expedirse una Sentencia Judicial del Segundo Juzgado Constitucional de Lima (Exp. No 07808-2012) para que el OEFA se hiciera cargo de reconocer lugares contaminados por petróleo antes del inicio de las operaciones de una empresa concesionaria.
Ese fallo judicial sería la base para el histórico Informe N° 411-2014- OEFA/DS/HID que identifica 92 pasivos ambientales no declarados, y que actualmente Pluspetrol quiere dejar sin efecto por la vía judicial.
Por esto cuando el 20 de febrero el ministro del Ambiente concluyó de manera abrupta la reunión sin arribar a acuerdos recordó la misma escena del 2007 cuando funcionarios del OEFA desconocían su competencia para reconocer lugares contaminados.
Publicar un comentario