"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

6 sep. 2014

Carbón, carboeléctrica, Juya y Maikiraalasal

La energía limpia de la Venezuela del siglo XXI
Venezuela tiene todas las condiciones naturales para generar casi toda su energía eléctrica en base a la energía eólica y solar, y el Zulia reúne todas las condiciones para hacerlo, más cuando ya posee el inicio de las instalaciones del Parque Eólico de La Guajira, y científicos del IVIC tiene la técnica necesaria para hacer más eficientes los paneles solaras y las intenciones plenas de ser instalados debajo de los aerogeneradores de este parque en la Guajira, lo que significaría generar casi el doble de la energía que sale del Gurí (18.000 MV).
El siglo XXI es la era de la energía limpia, pues así los políticos de Brasil, Argentina, México, o Chile, por decir algunos de América Latina, lo entendieron, por no nombrar a los de Alemania, Francia, o España en la vieja Europa. Estos presidentes y sus organizaciones políticas comenzaron a entender que la era del imperio de la energía fósil (petróleo, gas y carbón) y nuclear debe ser superada en el Siglo XXI, pues es muy serio lo que más de 2000 científicos especialistas en clima nos anuncian todos los días: que la vida en y del planeta tierra está seriamente amenazada, que nos equivocamos en el uso ciego del concepto de desarrollo y progreso a partir de los combustibles fósiles, la ciencia y la tecnología; que la nueva civilización a venir desde ahora no puede estar montada en la energía fósil, pues genera muerte, guerra, hambre, sed y destrucción, sino en energía limpia y en el respeto de lo diverso, por supuesto incluyendo el pensamiento y las creencias.       
Intereses trasnochados del poder imperial de los combustibles fósiles
Tanto en nuestro país, como en todos los cinco continentes, existen intereses que se mueven en sentido contrario de las agujas del reloj, y se resisten en asumir esta verdad histórica, y por lo tanto vienen a escondidas proponiendo abrir en los estados Zulia y Táchira nuevas minas de carbón y plantas eléctricas en base al uso y consumo de esta sucia y contaminante energía a generar de este mineral fósil; sin percatarse que su tiempo pasó, simplemente ya no estamos en el inicio de la revolución industrial europea y del carbón, sino de los saberes de los pueblos y del hidrógeno, del astro rey sol y el viento tan relacionados con “Juyá” como nos dirían los wayuu del Socuy y del embalse Manuelote, sabia y pacientemente orientados por su democrática organización Maikiraalasalii.
Es en este lugar de wayuu y de Juyá, como cuando llegó el carnicero de indios, el conquistador alemán Ambrosio Alfínger en 1531, donde se librará el combate por el futuro y por el uso de la energía limpia, pues estas comunidades wayuu se oponen a entregar sus tierras tradicionales para que se abran enormes cráteres para sacar carbón (10 millones de toneladas métricas al año) como en el río Guasare (6 millones de toneladas métricas al año) y pase una vía férrea para llevarlo a tierras de los Añuu Puerto Bolívar a orillas del Mar Caribe y entrada del Lago de Maracaibo, o Estuario de Maracaibo, como tan acertadamente nos enseñan el biólogo Dr. Carlos Luis Bello y su inteligente compañera Dra. María Isabel Cabrera Fernández, que lo llamemos, por tratarse efectivamente de un estuario.
La batalla por el agua y la energía limpia
Ayer Alfínger trajo la cultura de la energía fósil y del pensamiento único, hoy Carbozulia/Pdvsa y la Gobernación del Zulia, patiadero del operador de capitales privados Luis Soto Luzardo, y por supuesto la China, el tigre asiático más depredador del mundo vienen a lo mismo: a traer la guerra, destruir las tierras de juya, sacar a sus hijos para abrir la Mina Socuy. Sólo que los depredadores de hoy no van a morir años después como Alfinger saliendo del río Magdalena en Chinacota, sino en las tierras de  Wayuuma’ana o Kasuusain de Mara. Allí, en ese punto, en el Socuy, morirá el ecosocialismo antes de nacer o fortalecerse junto con el Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas, si se sigue insistiendo en los planes de expansión carbonífera. Si todo estos augurios de muerte se impone en estas tierras de agua y dignidad ya no se seguirá hablando en esos espacios o en la academia colonial de Alfínger, sino de la Ministra Aloa Núñez, o sea la enorme serpiente guardiana del agua saldrá esta vez a morderse la cola, no podrá esta vez devorar a los wayuu de Maikiraalasalii. Sobrevivirán por ser fuerte como Yalayalama’ana donde se organizan también. 
Se quedarán con las ganas
Por supuesto los ministerios del Ambiente de Lenín Cardozo o del Ecosocialismo de Miguel Rodríguez, el ICLAM de Pedroza/Luis Soto Luzardo y el Ministerio de Aloa Núñez están de acuerdo con acabar con los pueblos wayuu del Socuy y Manuelote para que se realice con éxito la apertura de la mina Socuy, la vía ferroviaria para sacar carbón y construir puerto Bolívar, “cerrar” en Canal de Navegación del Estuario de Maracaibo. Todo por la codicia del carbón (16 millones de toneladas métricas al año) y la planta carboeléctrica en el Guasare para vender energía a Colombia y el occidente del país.
Los Wayuu, Maikirralasalii y Venezuela ganará
Pero ahora están permanentemente los wayuu en alerta, y como siempre van a pelear contra los colonizadores, ahora criollos gubernamentales o chinos mineros energéticos. Sepan que hoy estos wayuu que viven cerca de las tierras de Juya, no están solos, tienen  muchos aliados en Venezuela y repartidos en el mundo. Esta vez no pasarán, serán derrotados para que así se imponga en la patria mestiza el quinto objetivo histórico del Plan de la Patria y el eco socialismo wayuu. No se abrirán nuevas minas en estas tierras ni la carboeléctrica, sólo prosperaran las diez etapas del Parque Eólico de la Guajira para generar 10.000 MV (o 20.000 sumando la energía solar) más para socorrer el Gurí y darle energía a todo el país.
 Sociedad Homo et Natura
Publicar un comentario