"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

3 feb. 2014

“Somos wayuu, no somos bachaqueros”. Rechazan creciente criminalización y atropellos contra el pueblo wayuu

Archivo
Archivo
Jose Quintero Weir, profesor coordinador de la Unidad de Culturas Indígenas de la Facultad de Humanidades de la Universidad del Zulia, y los estudiantes Nelson Zeballos y Eudomar Rincón, miembros de la Asociación de Consejos Estudiantiles Indígenas de la Universidad del Zulia, denunciaron en conversación con Provea, la criminalización y persecución de que son víctimas los miembros de la etnia wayuu en el estado Zulia, por parte de efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana bajo la excusa del combate a los “bachaqueros”.
José Quintero Weir advirtió que va a recrudecer un proceso de criminalización directa contra el pueblo wayuu bajo la justificación del combate al “bachaquerismo”. En su opinión el fenómeno del contrabando forma parte de una realidad producida por una economía nacional deprimida, que posibilita la aparición de mafias asociadas al tráfico de alimentos y gasolina. “Los wayuu no son los responsables de la situación, el responsable es la economía. Aquí hay grupos de poder involucrados, sin embargo, el Estado criminaliza a priori a los indígenas” dijo Weir.
Nos allanan las casas y detienen arbitrariamente a muchos wayuu, sin respetarles el debido proceso. Las leyes indígenas ya no existen para ellos, hay una discriminación muy grande
El profesor de LUZ dijo que la escasez de alimentos genera una crisis de gobernabilidad y acelera el descontento de numerosas capas de la población, lo que –según afirmó- es utilizado por el gobierno nacional y regional para cargar sobre los wayuu la responsabilidad por la crisis alimentaria que viven los habitantes de la región. “Para el gobierno todo wayuu es sospechoso de ser un criminal. Van alrededor de 25 muertos, solo ayer mataron 2 en un supuesto enfrentamiento” denunció.
Quintero Weir apuntó que detrás de este acelerado proceso de criminalización y persecución contra los wayuu, se esconde la intención de despojarlos del territorio que habitan, para entregarlos en concesión a las transnacionales carboníferas. “Tenemos que llamar la atención sobre esta arremetida contra el pueblo wayuu, que es el pueblo que está ocupando los territorios en donde se pretende explotar dos grandes minas de carbón, para la creación de carboeléctricas en el estado Zulia, en eso es que hay que llamar la atención” enfatizó.
Por su parte, Nelson Zeballos y Eudomar Rincón señalaron las limitaciones que tienen para acceder a sus territorios. “Se nos ha afectado el acceso a la Guajira, prácticamente no podemos transitar libremente. La extrema militarización del territorio indígena nos impide acceder a nuestros territorios”, comentó Zeballos.
Denunciaron que los fuertes controles militares se han traducido en atropellos y discriminación contra las comunidades indígenas, señalaron que estas comunidades tienen un acceso limitado a los alimentos regulados por el gobierno nacional, por lo que afirman que es imposible que los Wayuu dirijan las mafias del contrabando, como lo han querido hacer ver muchos funcionarios gubernamentales.
“Si vamos a un velorio nos revisan el ataúd para ver si de verdad llevamos un muerto. Nos allanan las casas y detienen arbitrariamente a muchos wayuu, sin respetarles el debido proceso. Las leyes indígenas ya no existen para ellos, hay una discriminación muy grande” lamentaron los denunciantes.
Dijeron que los altos mandos de la Guardia Nacional y el Ejército someten al hambre a los wayuu al impedirles el uso de medios de transporte para desplazarse entre la baja, media y alta Guajira. Alertaron que se quiere criminalizar a todo el pueblo wayuu para convertirlos en delincuentes “todos nos llaman bachaqueros, no todos somos bachaqueros”.
Las denuncias de atropellos presuntamente cometidos por militares contra comunidades indígenas en el Zulia es de larga data. El año pasado, el 16.07.13, el Comité de Derechos Humanos de la Guajira denunció el asesinato de Zoe López, de 26 años de edad y perteneciente a la etnia wayuu, quien presuntamente fue víctima de un ataque realizado por efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, quienes habrían disparado en su contra.
Las organizaciones defensoras de derechos indígenas en el Zulia, han exhortado reiteradamente a la Fiscalía General de la República y a la Defensoría del Pueblo, a que se investiguen los hechos en donde efectivos militares se han visto involucrados en atropellos contra los pueblos originarios de la zona.
Activistas y defensores han denunciado constantemente el uso desproporcionado de la fuerza por parte de miembros de la FANB en ejecución de la lucha contra el llamado bachaqueo y el contrabando. Cifras extraoficiales advierten que el número de wayuu asesinados en estos operativos militares, ascienden a 25 personas y más de veinte heridos, lo que en palabras del Comité de Derechos Humanos de la Guajira “evidencia la gran vulnerabilidad de los Derechos Humanos y Culturales del Pueblo Wayuu en la Guajira Venezolana”.
En agosto de 2013, comunidades indígenas wayuu junto a ONG defensoras de DDHH, realizaron una caminata contra la militarización del territorio indígena y los atropellos de la FANB. “No queremos más muertes en la Guajira, exigimos respeto a nuestro territorio”, se leía en las pancartas y consignas de los manifestantes, quienes relataron la realidad que amenaza diariamente a los wayuu. “No más balas, tenemos derechos. No más familiares muertos”, fue el reclamo principal de la actividad.
También en dicha ocasión, se emitió una declaración pública “en defensa del pueblo, espiritualidad y dignidad del territorio ancestral Wayuu”, entre los aspectos más resaltantes del pronunciamiento se encontraban el rechazo al creciente proceso de militarización del territorio, y la complicidad de efectivos militares con mafias dedicadas al contrabando en la frontera colombo-venezolana.
Asimismo se solicitó la “investigación, reparación e indemnización de las víctimas de violaciones de Derechos Humanos en la Guajira, que se traduce en asesinatos, allanamientos ilegales, heridos y detenciones arbitrarias violatorias del debido proceso y el derecho a la defensa”.
“Exigimos respeto a la vida, que cesen las balas, no más atropellos ni allanamientos ilegales a nuestras casas y cementerios, queremos la paz y el dialogo”, expresó el documento.
El delito de contrabando de alimentos y gasolina en la frontera colombo-venezolana se ha convertido en un serio problema que afecta el abastecimiento de productos de primera necesidad en las regiones fronterizas, sin embargo, en nuestra opinión no es la principal causa de la escasez de alimentos y productos. Además, la lucha contra este flagelo no puede convertirse en una política orientada a criminalizar y perseguir a sectores sociales.
Deben atenderse las causas reales de este fenómeno para elaborar medidas de consenso, con respeto a los DDHH, y apegadas a la Constitución Nacional y la legislación venezolana, que permitan avanzar en una solución al problema. El Estado venezolano debe investigar las denuncias de atropellos por parte de efectivos militares contra ciudadanos, y las acusaciones acerca de la presunta participación de altos funcionarios militares en el delito de contrabando. (Prensa Provea, 01.02.14)

Publicar un comentario