"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

20 ene. 2013

2013 será el Atenco de 2006

Sobre el nombramiento de Ardelio Vargas en el Instituto Nacional de
Migración (INM)

A quienes caminan sin papales por este continente
A la gente honesta que les da refugio

Puebla a 16 de enero de 2013

El 1 de diciembre Enrique Peña Nieto le dejó brutalmente claro a Francisco Kuykendall cómo va a responder a las protestas en contra de su gobierno.
El 11 de enero, con el nombramiento de Nuvia Mayora Delgado , dejó claro que los pueblos indígenas para él significan repartir despensas y hacer estadísticas (aunque la primera gráfica de su sexenio muestre a más de 40 mil indígenas marchando en silencio con pasos de dignidad y autonomía).
Ahora Peña Nieto le envía un mensaje a todos los centroamericanos que
circulan por nuestro país tratando de buscar un futuro mejor, y ese
mensaje va con un nombre, Ardelio Vargas Fosado.

Erique Peña Nieto le envía a los migrantes el mismo que con Vicente Fox le envió a Atenco y a la Otra Campaña en 2006, el mismo que Ulises Ruiz les envió al movimiento social en Oaxaca, el mismo que Rafael Moreno Valle le envió a los campesinos y periodistas en Chignahuapan y en cada ocasión en la que el descontento con su gobierno tomó las calles.

El mensaje es claro, el Instituto Nacional de Migración (INM) pasa a ser una instancia policial más, en manos de un personaje que dirigió
operativos policíacos que resultaron en torturas, asesinatos y detenciones arbitrarias.  Al de por sí cuestionado INM llega un personaje que mientras se dedicaba a golpear movimientos, bajo las órdenes de gobernador poblano,permitía el avance y el asentamiento del crimen organizado en el norte de Puebla.  Ardelio Vargas llega al gobierno de Enrique Peña Nieto para perseguir y reprimir a los migrantes por el grave delito de viajar sin papeles, porque si algo ha quedado claro en todos estos años es que Vargas Fosado la única forma de acción que conoce y disfruta es la violencia.

Nos queda claro que el PRI que nunca se fue, solo cambia de color de vez en cuando. Nos queda claro que en esta ocasión, ante las cámaras,  el PRI firmará leyes en favor de las víctimas, dará premios a defensores de migrantes, creará comisiones de diálogo y negociación con los pueblos indígenas; y nos queda claro que cuando las cámaras dejen de mirar, o sean obligadas a mirar a otro lado, vendrá la sangre, vendrá la brutalidad.

Como en 2006 en Atenco, vuelven a estar juntos Enrique Peña Nieto y
Ardelio Vargas Fosado, uno para posar ante las cámaras y el otro para
golpear detrás de ellas. Ahora, la Centroamérica de 2013 será el Atenco de 2006.

Nodo de Derechos Humanos
http://nodho.org
Publicar un comentario