"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

8 oct. 2011

EL NIÑO MAPUCHE RECIBE REPRESIÓN , TORTURA Y BALAS


¿EL NIÑO MAPUCHE ES UN PELIGRO PARA EL ESTADO CHILENO?

La represión sistemática a una nueva generación que curiosamente juega al “paco y al mapuche”, reciben como respuesta el “juego de guerra” con torturas y balas de verdad.

En Chile, se ha mantenido una política de represión y criminalización de las demandas sociales del pueblo mapuche, reflejadas en la militarización de las zonas de mayor conflicto territorial, persecución judicial de sus dirigentes o autoridades tradicionales; y ésta violencia institucional ejercida por el Estado en las comunidades está afectando directamente a los niños y las niñas mapuche, repercutiendo en su vida cotidiana, en su desarrollo y en su integridad física y psicológica.

El viernes pasado la Alianza Territorial Mapuche a través de su vocero Mijael Carbone mostraba preocupación por el silencio cómplice en atención a lo que sucede con los ataques militarizados en el territorio en conflicto de la zona de Ercilla en las comunidades Rufuwe, Trapilwe, Budi , Temucuicui y Wanako Millao, y principalmente en relación al intento de asesinato de dos menores, Marillan Queipul y Regle Rucal ,de 16 y 13 años, por parte de la policía militarizada en conjunto ahora con los civiles que viven en los territorios usurpados al pueblo mapuche y que diariamente están reprimiendo a las comunidades sin importarles mujeres, ancianos y niños.

El día anterior, la represión policial a los estudiantes en Temuco había dejado un saldo de doce detenidos con el violento allanamiento de Carabineros al Hogar Mapuche Pelontuwe en el marco de las protestas estudiantiles.

En las comunidades mapuche y en sus los niños se evidencia con claridad una trayectoria de violencia institucional que se inicia con la vivencia de allanamientos masivos en sus comunidades, siendo uno de los elementos más graves la acción policial violenta y desproporcionada que actúa sin protocolos y ajena a procedimientos que garanticen el respeto y la protección de la niñez y adolescencia, conforme a los compromisos nacionales e internacionales suscritos por el Estado de Chile.
Prueba de ello es un documento elaborado hace unos meses, donde se señala que el único juego que tienen los niños del jardín infantil Pichi Ayen de Tirúa era el de jugar al “paco y al mapuche”. Un alarmante informe sicológico efectuado por la Unidad Salud Intercultural del Servicio Salud Arauco.

Y eso sucede en todas las escuelas que se ubican al sur del Bío Bío, como lo señala justamente hoy 3 de octubre Francisco Painevilo, un joven de 16 años que a los catorce fue secuestrado y torturado en un helicóptero por parte de la policía,
Francisco, se encuentra en Europa junto al machi Fidel Tranamil, y ha contado que el 5 de octubre de 2009 recogía hierbas medicinales mientras en tierras adyacentes se celebraba una protesta por la recuperación de tierras. Dos carabineros lo interceptaron y uno de ellos le disparó, lo subieron a un helicóptero tras correr tres kilómetros malherido y lo siguieron torturando para que les dijese nombres de los participantes en la protesta y para que se autoinculpara.
Francisco fue grabado por la televisión estatal y eso ha permitido dar a conocer su caso, pero él recuerda que existen "casos de niños que han perdido ojos por los perdigones, niños que tienen balas en su cuerpo y esto no se ha sabido por la falta de material audiovisual".
Por su parte Fidel Tranamil denuncia que "Un genocidio oculto es lo que está cometiendo el Estado chileno contra nuestro pueblo",

Son muchos los informes, documentos y declaraciones de instituciones públicas, privadas y organizaciones no gubernamentales que han constatado que los procedimientos policiales no garantizan ni resguardan la integridad de los niños y jóvenes en sus contextos comunitarios ni escolares. Por el contrario, éstos son objeto de violencia desmedida y acciones policíacas no reguladas ni enmarcadas en el debido proceso y esto ilustra una política del Estado de Chile que vulnera los derechos de los niños y niñas mapuche ya que no existe una política pública adecuada y con pertinencia cultural que repare los daños a la salud mental de niños, niñas y sus familias producto de la violencia institucional de las fuerzas policiales.

Heridas de balines a niños y niñas entre 9 meses y 16 años, asfixias por bombas lacrimógenas, encañonamientos con armas de fuego, golpes y patadas, golpes con armas de fuego, tortura, amenaza de muerte por inmersión, tratos degradantes, persecución, allanamientos a establecimientos educacionales, tratos inhumanos durante la detención, hostigamiento, rapto e incluso el homicidio de Alex Lemún, de sólo 17 años, el año 2002, son algunas de las acciones de violencia policial que han sufrido niños, niñas y adolescentes mapuche durante los últimos años.
Las acciones criminales por parte del estado chileno a través de sus políticas y leyes represivas y el accionar violento de la policía en las comunidades, con las agresiones a la población infantil mapuche, tienen como única objetivo el amedrentamiento de los niños y sus familias y el debilitamiento de la resistencia en generaciones más jóvenes, siendo el miedo un medio de control social ampliamente utilizado en conflictos políticos y sociales.

Me quedo meditando este “Inche ñi monguen” un mini escrito realizado por un niño de una escuelita del sur:
“Yo fui santiaguino gran parte de mi vida, yo estudiaba y vivía en esa ciudad, mis ex compañeros se burlaban de mi porque era de sangre araucana. Un año nos fuimos a vivir a esta tierra araucana que son preciosas y hermosas. Al anochecer en una ciudad de araucanos y españoles me pongo a pensar ¿Por qué, los españoles nos tuvieron que venir a conquistar?, en una parte pienso que está bien, porque primitivo no me gustaría ser, pero los españoles nos trataron con crueldad. Me habría gustado que nos hayan tratado con respeto y cariño, como saben si algún día podemos vivir como amigos. Al despertar con el silbido de los zorzales, me pongo a pensar ¿Qué será de mi? si siguiera viviendo junto a la araucanía o morir por una buena razón. Espero seguir viviendo junto al árbol nativo de esta región y disfrutar sus exquisitos piñones, compartiendo un aire puro con todo los araucanos de esta linda Región. Yo estudio en Maquehue y vivo en Molco Cautín, y ahora si me preguntan ¿De qué raza eres? yo diré, si es preciso gritando: mapuche seré hasta la muerte. Al igual que esos araucanos, que defendieron esta tierra que es preciosa y hermosa. Si es necesario defenderla ayudaré y lucharé, si es necesario dar la vida la daré con mucho orgullo y corazón, porque estas tierras Araucanas conquistaron mi corazón”. (Fabián Gregorio Gienlaf Cayún, 8º año Básico Esc. Part. N° 23, Maquehue).

Mientras leo, mis oídos escuchan a la Violeta: “…Hoy son los propios chilenos, los que les quitan su pan..Levántate Huenchullán!..”

Fuente: Gonzalo Manquepillán O. Publicado en MAPUEXPRESS
http://www.mapuexpress.net/?act=news&id=7569
Publicar un comentario