"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

30 oct. 2009

La derecha gubernamental se une con la oposición para repartirse los territorios indígenas


Todo Estado gobierno mantiene lazos con todas las instancias organizativas de poder lícito o ilícito existentes, a variados niveles e intensidad según sea la ocasión y las circunstancias coyunturales, y esta propiedad del poder también funciona a la inversa. En ocasiones se rompen estas relaciones o entran en desuso pero de acuerdo a necesidades concretas se retoman nuevamente.

Verbigracias, en la micropolítica casera nunca ha dejado de existir vínculos orgánicos o funcionales, para hablar sólo de lo lícito, entre Manuel Rosales y el Gobierno Revolucionario, o de éste con los ganaderos de Machiques con los que el ministro Tareck mantiene un aguaje altisonante show mediático.

Control militar para entregarles a las transnacionales los minerales y el uranio

En el fondo del asunto, lo que está en juego en la Sierra de Perijá es el control de la frontera con Colombia por parte de la derecha criolla a pesar que las leyes nacionales, regionales e internacionales les aseguren a los pueblos o naciones indígenas su permanencia por ser sus territorios ancestrales. Por esta razón, los Sabinos y los ecologistas debían sacarlos del juego de manera ejemplar. Pero esta tendencia política es la que se impondrá en el país cuando la derecha no chavista retome casi la mayoría de los curules de la Asamblea Nacional. Por esta razón el necesario papel de los revolucionarios de fortalecerse en la resistencia contra la derecha criolla unida.

Ayer 28/10/09 y hoy se repite, salió la noticia en la prensa regional que la comisión de demarcación de las tierras Yukpa retoma su trabajo a partir del miércoles 28, e informa que GADEMA, parceleros wayuu representados en el Frente Campesino Revolucionario y un operador fronterizo de Manuel Rosales Jhoel Salas se reunirían en la sede del Ministerio del Ambiente para acordar la manera de abordar con el Gobierno la demarcación del pueblo Yukpa en los tres sectores restante a medir, a saber las comunidades asentadas en las cuencas de los ríos Tukuko, Yaza y Negro.

Parceleros y ganaderos se quedarán, por una parte con más de 90 mil hectáreas del lindero este de la poligonal autodemarcada y exigida por el pueblo Yukpa y, por otra los militares/gobierno con toda una amplia franja fronteriza con Colombia, tal como ya se hizo el pasado 12 de Octubre con los títulos entregados en Shirapta, Aroy y Tinacoa, donde los Yukpa perdieron en el lindero este y norte sus tierras planas al no pagarse las bienhechurías de parcelas y haciendas solicitadas e incluidas en su poligonal y unas 20 mil hectáreas de sus bosques y montañas en el lindero oeste y sur. La derecha criolla le robó al pueblo yukpa asentado en la cuenca del río Apón casi todas sus tierras ancestrales; realidad esta opacada por la fuerza mediática gubernamental manejada a su antojo por el ministro Tareck.

El estamento militar presente en todas las estructuras del Estado gobierno venezolano pretende no compartir con los pueblos originaros su ingerencia en la frontera, las comunidades indígenas quedaran atrapadas en un reducido corredor entre el sicariato ganadero este y el fuego militar oeste. Ahora se explica con mayor claridad las bases militares ubicadas pero rechazadas en las comunidades Tukuko y Toromo, y un Teatro de Operación en el Socuy,

Dominados los territorios indígenas por leyes y fuerzas militares, reducidos a su minima expresión sus espacios físicos y domesticada su dirigencia a través del asesinato y encarcelamientos los Gerónimos podría entrar los capitales multinacionales a constituir empresas mixtas con el Estado gobierno y capitales criollos.

El método impuesto fue la muestra de uno de los dientes del fascismo

Primero a través del Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas se usó el método de excluir a los lideres de mayor conciencia, halagando a otros a través de cargos tarifados de Caciques Mayores, de cargos de Viceministro indígena, nombramientos para dirigir la empresa de café, cargos a lideres indígenas en las misiones, etc., etc. Esta estrategia se inicia en febrero de 2008, pero fue mucho más cruel a partir de junio el papel del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia, su ministro monto una feroz persecución e interrogatorios con ciertos funcionarios con cargos menores en el aparato del estado que suponía mantener vínculos directos con directivos de la ONG Sociedad Homo et Natura o con la dirigencia indígena rebelde, ordenó cerrarle los canales del Estado, como la derecha en el Golpe de Estado y Paro Petrolero, para invisibilizar la lucha.

En todos los interrogatorios sólo mantenía acusaciones contra la ONG Sociedad Homo et Natura y su coordinador General profesor Lusbi Portillo, asegurando ser un hombre oscuro de frontera y propietarios de enorme superficies de tierra en la Sierra de Perijá.

Todo esto ocurría mientras en la oscuridad el responsable del Ministerio del Ambiente Zulia Edgardo Reina (sacado de PDVSA) responsable de la demarcación del hábitat y tierras indígenas del Zulia negociaba en nombre de la ministra con Diego García sacar de la poligonal autodemarcada por los Yukpa la hacienda El Capitán, después de la toma de Miraflores por Carrillo del llamado Frente Campesino Revolucionario por la Defensa del Pequeño y Mediano Productor y tras bastidores por un grupo de hacendados de Machiques el Viceministro del Ambiente Sergio Rodríguez en nombre de la Ministra Ortega de Carrizales negocia la permanencia de los parceleros en las tierras Yukpa y Barí y el resto de las haciendas, que hacen un total de 90 mil hectáreas del piedemonte de la Sierra de Perijá. Esta propuesta fue defendida por Francisco Inciarte y Mauro Carrero en nombre de la Comisión Regional el 24 de agosto de 2008 en la reunión de Kasmera; la Defensora del Pueblo Nery Gómez fue testigo como todos los Yukpa del Yaza, en especial Sabino rechazó dicha propuesta, el 12 de Octubre en reunión de cacique de la cuenca del Tukuko también se rechazó dicha propuesta.

Pero ese día fuimos testigos como más de 60 camionetas a la margen derecha del río Yaza ganaderos y parceleros llamaban a la guerra contra Sabino y Lusbi Portillo por el supuesto robo de 120 cabezas de ganado extraídas para amanecer el 12 de Octubre a parceleros cercanos al Tukuko; y exigían al Ministro Tareck mano dura o tomarían parceleros y ganaderos la justicia en sus manos. Desde el 13 de octubre abre el fascismo el fuego mediático a nivel nacional por radio, prensa y TV.

Desde el 12 de Octubre activan con mayor intensidad a Olegario Romero al interior de las comunidades del Yaza acusando directamente a Sabino de haberse robado las 120 vacas, los 38 becerros, de violador…, en fin repetía todo el formato aprendido; le buscan pleito al yerno de Sabino al pasar frente a la comunidad Guamo-Pamocha, lo golpean y al regresar con Sabino se activa el desenlace final del fascismo.

Desde el 24 de agosto se comienza a notar un cambio en los caciques vecinos de la comunidad Chaktapa y las dos últimas semanas los caciques de Guamo-Pamocha y Kasmera se llenaron de odio contra Sabino, manteniendo una relación más estrecha con altos personeros del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicias por teléfono. En llamadas personales realizadas por estos dos caciques aseguraban que Sabino debería ir preso por haberse robado 38 becerros y una vaca de la hacienda Medellín ya que las huellas así lo indicaban, al hablar con el Presidente de GADEMA y luego con el inspector de CICPC de Machiques nos manifestaron que no se estaba acusando a Sabino, se realizó una inspección a la comunidad Chaktapa por parte de la Defensoría del Pueblo de Machiques, y ningún becerro encontraron en su recorrido por la comunidad, cuando le argumentamos estas razones al cacique Olegario Romero de Guamo-Pamocha, reconoció que no había pruebas en verdad, unas dos horas antes del accidente llamamos a Olegario y muy enojado y nervioso nos aseguraba que iba a denunciar a Sabino porque ahora se le acusa del robo de 120 vaca a campesinos ubicados en territorio del Tukuko.

En la fascista campaña mediática encabezada por el Frente Campesino Revolucionarios por la Defensa del Pequeño y Mediano Productor en la persona de Oscar Carrillo y el Consultor Jurídico de GADEMA se satanizaba a Sabino como asesino, ladrón de vaca, violador, desforestador y al profesor Lusbi Portillo por apoyarlo, llevarle arma y licor un día antes del suceso del 13 de octubre. Estos son los señores y los de Manuel Rosales los que el Gobierno invita a formar parte de la restructuración de la comisión para demarcar las tierras de Sabino del Tukuko y de río Negro.El fascismo se repartió el territorio del pueblo Yukpa. Maldito descaro.

Este trabajo conjunto de difamación e injurias ha servido para afianzar los vínculos con el Gobierno, de tal manera que ahora ya forman parte del proceso de demarcación del territorio Yukpa, poseyendo tierras en territorio indígena.

Cuando a eso de las 8 de la noche del mismo día de los acontecimientos sangrientos llamamos al inspector del CICPC Machiques Víctor Vivas para decirle lo que a una compañera le habían informado desde Chaktapa que Sabino estaba herido y unos hijos, el señor Vivas nos dijo que al contrario que era Sabino el que había disparado.

Sabino, su pequeña hija y su sobrinito desangraron toda la noche y todo el día, todas las instituciones en la noche del martes 13 se negaron a subir Fiscalía, Defensoría del Pueblo y CICPC, nunca llegaron a Chaktapa.

Al ser trasladado Sabino por otras personas al Hospital Coromoto de Maracaibo, a la dos horas se aparecieron cinco policía del CICPC a torturarlo amenazándolo de muerte, al poco tiempo fue secuestrado por un comando con más de 50 efectivos del la Guardia Nacional y lo privaron de libertad encerrado por cinco días en el Hospital Militar, nunca le sacaron los plomos de la espalde, los dos último día se los iban a entregar a nuestros abogados y nunca sucedió, lo sacó el CICPC a la Primera Guarnición de Infantería de Maracaibo, para ser trasladado al segundo día al Tribunal de La Villa.

Sabino es un preso político del Gobierno. Se le cobra, como se le pretende cobrar a Lusbi Portillo su digitad y no complacencia a la política fascista del Estado gobierno venezolano en la frontera. Ya los territorios Yukpa y Barí están entregadas a los capitales mineros y del uranio.
Publicar un comentario