"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

26 sep. 2008

Emanación de gas amenaza a indígenas en Mesa de Guanipa


Casi tres mil habitantes de Tascabaña, Freites, viven atemorizados porque desde el río que lleva el mismo nombre y otros acuíferos brota hidrocarburo. El gobernador kariña, Neptalí Tamanaico, y el edil freitiano Benito Machuca indicaron que el problema tiene 9 años, pero desde hace dos y medio se agrava

Las imágenes de una tragedia que sucedió hace 20 años en el sector San Juan de Laya, en Guárico, llega todas las noches a la mente del docente kariña, José Ávila.

El educador relató que allí explotó un pozo de gas que dejó como saldo varios muertos y heridos. La situación, según indicó, es similar a la que hoy se vive en la comunidad indígena de Tascabaña, ubicada en la Mesa de Guanipa, entre la carretera nacional Cantaura-El Tigre.

Acotó que ha perdido el sueño. “Aquí puede ocurrir cualquier cosa. Estamos asentados en una especie de bomba de tiempo. No sabemos si vamos a amanecer vivos”

Y es que como Ávila, casi tres mil aborígenes, agrupados en 470 familias de esta comunidad, están atemorizados, pues desde hace dos años y medio, aumentaron los reventones de gas metano dentro del río Tascabaña y otras vertientes (pozos de agua) que lo surten

El gobernador de Tascabaña, Neptalí Tamanaico y el concejal de Freites, Benito Machuca coincidieron en señalar que el problema de emanaciones de hidrocarburo tiene nueve años (desde 1999), pero desde 2006 se ha venido incrementando de forma alarmante.

“En el río comenzaron a verse cuatro puntos. Se observaban burbujas como cuando uno pone a hervir caraotas, pero ahora son incontables y las bombitas tienen más presión. Cuando hicimos el primer alerta, la situación no estaba tan grave”, dijo Tamanaico.

El edil indígena Benito Machuca aseguró que ahora el río y acuíferos están contaminados y no cuentan con otros afluentes de agua. “Esta situación afectó el modo de vida de los kariñas y el desarrollo agropecuario de la zona”.

Indicó que desde un principio denunciaron el caso ante la Fiscalía, Pdvsa Gas, Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, Defensoría, Consejo Legislativo Estadal. Hace cuatro meses acudieron ante la Asamblea Nacional.

Destacó que no fue sino hace 15 días que de Caracas llegó a la comunidad una comisión de estos organismos y decretaron la emergencia en la zona. Prohibieron el consumo del agua, porque está contaminada”.

El gobernador apuntó que desde 1999 el gas empezó a faltar en la comunidad.

“Este año, Pdvsa perforó un pozo petrolero a pocos metros del pueblo, se fue el gas y lo selló. En 2000 abrieron otro más cerca del río y ocurrió lo mismo. Pese a estar sellados, por ahí se escapa el hidrocarburo, y ha buscado salida por los acuíferos”.

Machuca agregó que en 2002, Pdvsa perforó un pozo de agua dentro del caserío y también reventó en gas. Luego fue sellado. En 2005 y 2007, excavó otros dos pozos del vital líquido y tuvieron el mismo destino.

“Estamos bajo una bomba de tiempo, si recordamos que otros 15 pozos petroleros que están ubicados a pocos kilómetros de Tascabaña, fueron sellados por Pdvsa hace muchos años atrás y también deben estar filtrando.”

Ecosistema
El equipo de El Tiempo hizo un recorrido por el afluente y de lejos se evidencia el daño que el gas ha causado al río y alrededores.

Los morichales y plantas como rábano, se están secando. El río, que era ancho y tenía grandes caños, ahora se redujo, el agua clara se tornó sucia, de color negro y aceitosa.

Los kariñas acostumbraban a sembrar en las márgenes del río yuca, topocho, cambur, ají, pero esta siembra se perdió. Ahora cultivan en la sabana, muy lejos de este afluente. Pero son suelos ácidos y las semillas no brotan.

La aborigen Rosa Martínez, expresó que tenía un conuco de yuca, ají y plátano en uno de los márgenes, pero lo perdió.

El concejal aseveró que la contaminación ha provocado una mortandad de animales que bebían agua del río. Ya no se ven venados, chigüires, lapas, conejos. Ha muerto el ganado y hasta caballos.”

Del río desaparecieron peces como toporo, guabina, sardinitas, rayados, boquini y otros”.

Tamanaico y Machuca, esperan una pronta salida al problema, “que una vez más no se quede en promesas”. Se preocupan por el futuro de la comunidad. No quieren ser evacuados.

El Tiempo intentó pulsar la opinión de la gerencia de Pdvsa Gas, pero fue imposible obtener respuesta. Sin embargo, técnicos de la industria de San Tomé, que se encontraban en los alrededores del río, se pronunciaron. Pero pidieron que no señalaran sus nombres.

Advirtieron que no hay peligro de explosión de los pozos, y que la situación se va a controlar. Pdvsa contrató un equipo especializado de bomberos del extranjero llamados “De Rojo” y ya están trabajando en la zona.

“Al nuevo pozo de agua, se le está colocando una pieza llamada chimenea, para que salgan los gases hacia la atmósfera. Se estudian los 15 pozos inactivos y los mas recientes perforados en Tascabaña”.

Reacciones
La alcaldesa de Freites, Evelyn Urdaneta, consultada al respecto indicó que el problema de Tascabaña es grave. “Ya nosotros nos reunimos con Pdvsa Gas San Tomé, llevamos el problema al CLE y otras instancias. La industria está haciendo inspecciones en el sitio. La solución debe ser urgente, la comunidad está asentada en una bomba de tiempo. Si no se resuelve, a esas familias hay que evacuarlas”.

Técnicos de Pdvsa Gas San Tomé, dijeron que la empresa giró instrucciones a la comunidad para que sólo utilice el agua para lavar. Además le está instalando el electrificado nuevo, acondiciona el sistema de riego para la siembra. Aseguraron que el problema de filtración de esos pozos es de hace 40 años.
fuente: http://www.eltiempo.com.ve/noticias/default.asp?id=164453
Publicar un comentario