"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

19 dic. 2007

Aumenta violencia parapolicial contra comunidad Wentru Trawel Lewfu


CONFLICTO CON PETROLERA PIEDRA DEL AGUILA

Por Mauricio MONTIEL, desde Pikun Lewfu I

Garantizar el cumplimiento de los derechos fundamentales debería ser una práctica cotidiana para las autoridades de los tres poderes del Estado, pero esto es una utopía a la luz de los últimos acontecimientos.
Para los comuneros la “empresa Piedra del Águila es la más verduga, usurera, de tipos chantas que lo único que hacen es perjudicar a la comunidad, al que trabaja dignamente sin pedirle nada a nadie”.

PUELMAPU / Hacer cumplir los derechos en la provincia de Neuquén se ha convertido en toda una hazaña heroica donde la vida de las personas pende de un hilo, bien lo saben los movimientos sociales, sindicales y de derechos humanos. Los docentes nucleados en Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (ATEN) conocen en carne propia lo que entendía el gobierno de Jorge Sobisch (MPN) por derechos, prueba de ello es el “absurdo y cobarde” asesinato del docente Carlos Fuentelalba, ocurrido el 4 de abril a manos de un funcionario policial, que marcó un antes y un después en el movimiento social neuquino.

Garantizar el cumplimiento de los derechos fundamentales debería ser una práctica cotidiana para las autoridades de los tres poderes del Estado, pero esto es una utopía a la luz de los últimos acontecimientos acaecidos en Pikun Lewfu, ubicado a 131 km de Neuquén capital. El domingo 9 en horas de la madrugada María del Carmen Jofre Curruhuinca, integrante de la comunidad mapuche Wentru Trawel Lewfu, sufrió un ataque incendiario por parte de personas identificadas como “matones de la petrolera Piedra del Águila”; ocurrió en el hogar de su madre, Inan Lonko de la comunidad, ubicado en calle Sarmiento, Casa 5, Barrio Platense y que dejó como saldo su vehículo, Renault 19, destruido. Tres días antes los crianceros mapuce, que exigen se respeten y reconozcan sus derechos sobre el territorio comunitario, se enfrentaron “a los tiros con los desocupados que la empresa tiene con chalecos antibalas y armas”, según denunciaron.

Esta historia de abuso de poder tiene un principio y Azkintuwe e Indymedia, acompañando a integrantes del lof Lonko Puran, estuvo por un día y una noche en Pikun Lewfu compartiendo las risas, el asado, los cigarros y los mates en un territorio que exige estar libre de contaminación. El lof Wentru Trawel Lewfu - los hombres del río unidos - está ubicado a la vera de la ruta nacional Nº 237, en el paraje Cerro León, departamento Pikun Lewfu.

“El nombre Wentru Trawel Lewfu se da porque estamos rodeados por el arroyo Pikun Lewfu, el Embalse Ezequiel Ramos Mexía, el río Limay y aquí, al mismo puesto, en la puerta del territorio, llega el arroyo China Muerta”, nos cuentan. La comunidad está conformada desde hace tres años por 20 familias aproximadamente, pero pese a que legalmente no estaban constituidos - dice Rufino Curruhuinca, de oficio criancero y payador por vocación: “descendemos del origen mapuce por nuestros abuelos y por los tatarabuelos. Siempre nos sentimos mapuche, lo que pasa es que siempre nos negaron ese derecho. Nunca el gobierno quiso reconocer nuestra identidad, pero bien o mal hemos sido reconocidos por la gente que dice cuando vamos al pueblo: ahí vienen los mapuche… los indios”. Por su parte Juan Curruhuinca, criancero, talabartero y ex combatiente - obligado a pelear en las Islas Malvinas - coincide con su hermano y reafirma: “siempre fuimos comunidad, toda una vida estuvimos juntos, siempre pensamos en pelear por la tierra conseguir el derecho de los títulos”.

Cerro León le trae muchos recuerdos al veterano de guerra porque el paraje fue pastoreo de su abuelo “allá en el otro siglo pasado”. Nos recuerda a aquel abuelo luchador que a los 73 años la muerte un día lo encontró en este territorio. “Cuando mi viejo se asentó en esta zona allá en el año 1930 tuvo muchos inconvenientes, sufrió mucho la discriminación por su color de piel, su origen, su raza y tuvo muchos choques con la justicia, hasta pagó una condena con tres meses de cárcel en la U9 por defender sus derechos, por defender su identidad. Él solía recorrer de Pikun a Limay Centro, donde está la familia Kilapi y muchas familias conocidas que sabían ir a lo de Gramajo a los encuentros de los gijatun”.

Antes que la empresa Piedra del Águila S.A, cuyos socios son ex empleados jerárquicos de la desaparecida YPF estatal, iniciara la explotación hidrocarburífera en el área Ramos Mexía estuvo Ingeniería SIMA, momento en el cual un abogado de la oficina de Tierras los intimó a firmar unos “papeles bajo amenaza”. “Si nosotros no firmábamos ese convenio que ellos nos decían nos quitaban 600 hectáreas, nos sacaban de ahí y venían con la fuerza pública. Nos llevaban presos y nos echaban la casa abajo, porque según ellos esas tierras no nos correspondían a nosotros”, denuncia el payador. “Dicen ellos que las tierras eran fiscales, pero son mentiras no son fiscales. Por aquí pasó el mapuce disparando, pasó la Conquista del Desierto y mataron a los dueños de las tierras. El único dueño es el mapuche, el originario”, asegura Juan

LEER REPORTAJE COMPLETO EN >> http://www.azkintuwe.org
Publicar un comentario