"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

6 nov. 2007

CORPOZULIA pretende abrir más minas de carbón

El imperio y el Carbón

Lusbi Portillo*

A pesar de estar suspendidos los permisos para abrir nuevas minas de carbón en el estado Zulia por orden del Presidente Chávez y la Ministra del Ambiente, Yubirí Ortega, los personeros de Corpozulia/Carbozulia han continuado generando actividades encubiertas en la región del río Socuy contra los dirigentes wayuu y ecologistas, creado un circulo mediático acompañado de un lobby de políticos parlamentarios en función de cercar y estrangular las posiciones de resistencia socio ambiental y del Estado-gobierno de no abrir más minas de carbón.



Actividades encubiertas en las comunidades indígenas

Las actividades de exploración no han parado, ya no en las comunidades indígenas en resistencia, también en haciendas y parcelamientos campesinos ubicados entre las cuencas de los ríos Socuy, Maché y Cachirí donde maniobran operadores colombianos, irlandeses y criollos tarifados por las empresas trasnacionales del carbón y Corpozulia/Carbozulia.



Su política en esta zona fronteriza se caracteriza, entre otras cosas, por coordinar con otros entes gubernamentales la creación de los Consejos Comunales con personas afines a sus intereses, obstaculizando los Consejos Comunales impulsados desde las propias comunidades en resistencia ante la amenaza del carbón. Gestionando además la adquisición de nuevas haciendas donde los irlandeses o Carbozulia ya poseen o han proyectado sus concesiones mineras otorgadas en instancias por el Ministerio de Industrias Básicas y Minería (Mibam).



Prometiendo y realizando pequeñas obras de bajos desembolsos de dinero, contratando temporalmente jóvenes indígenas con bajo sueldos para trabajos de penetración social y exploración minera, comienza su inclusión a lo interno de estas comunidades, generando conflictos al interior con algunos indígenas ya captados para este fin y que viven dentro de dichas comunidades, pero también traídos de afuera o zonas aledañas dada la debilidad de sus propuestas frente a la resistencia de las comunidades. Otorgan dádivas a campesinos e indígenas para ir sumando adeptos a sus planes, convocando a los moradores a participar en los festejos o conmemoraciones de fechas nacionales, o acciones cívicas populistas cada quince días en distintos lugares del área, repartiendo bolsas con alimentos o entregando medicamentos rotulados con los nombres de las empresas mineras, labrando en la mediocridad así su inserción en la vida social de estas comunidades.



El Lobby político y el derroche mediático

Millones de bolívares gastan semanalmente Carbozulia y Corpozulia, así como las trasnacionales a través de las empresas mixtas Carbones del Guasare, S.A. y Carbones de La Guajira, S.A. en crear una matriz de opinión en toda la nacional haciendo creer que explotar carbón significa riqueza, bienestar y progreso para el pueblo; pero el fin último de esta campaña mediática mil millonaria es hacer invisible la opinión y las luchas de los indígenas y ecologistas, así como aislar al Presidente Chávez que en ocho oportunidades a manifestado en televisión que el explotar carbón no es negocio ni ético.



Su último derroche publicitario se expresa en llenar de fotos la revista Tendencia con una joven modelo posando sobre un cerro de carbón dentro de la mina Paso Diablo, generadora de contaminación, destrucción, muerte y desplazamiento e indígenas wayuu, hoy pobladores del Socuy, así como los desplazados de la mina las Carmelitas.



Los operadores mineros endógeno y exógenos apelan a la astucia política, antes el desespero de ver parado sus rentables negocios sustentados en los megaproyectos de enclave minero/exportador portuario/viales que engendra la apertura de las minas de carbón Caño Seco, Las Carmelitas, Socuy y Cachirí, sí como la construcción de plantas carboeléctricas, los puertos carboníferos Bolívar, en las aguas del Golfo de Venezuela, y Catatumbo en el poblado Encontrado en la desembocadura del río Catatumbo en el Lago de Maracaibo, los costosos dragados fluviales y lacustre y las vías minero ferroviarias que cruzarán todo el estado Zulia de Oeste a Este sacando de 36 a 46 millones de toneladas anuales de carbón de estas espacios de vida.



En estos espacios es donde Corpozulia amenaza construir su otra geometría del poder; alegando irónicamente una lucha antiimperialista, así según expresa en el Zulia la Comisión Permanente de Energía y Minas de la Asamblea Nacional a través de su asesor Fernando Traviezo, después de haber realizado para los operadores tarifados de los capitales mineros varios meses de antesala entre la Asamblea Nacional y Mibam.



En un principio, el miércoles 26 de septiembre de 2007 en un foro realizado en la Universidad del Zulia el señor Traviezo conjuntamente con Órangel Paz, vicepresidente de Corpozulia; Obis Prieto González, vicepresidente de Carbozulia, informó que este equipo promovería incluir al interior del debate por la Reforma de la Constitución la explotación del carbón dentro del propuesto artículo 302 referente a la soberanía del país en materia de hidrocarburos.



Pero el miércoles 24 de octubre en un nuevo foro realizado en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) sede Maracaibo Traviezo confiesa en público que esta propuesta no pasó porque los expertos en la Asamblea Nacional no aceptaron el carbón como un hidrocarburo; consideró antiimperialista en aras de la soberanía energética del país no exportar más carbón, pero apoya la construcción de una planta en el Zulia para generar energía en base de carbón. Cualquier argumento que justifique el uso del carbón en el estado Zulia, sabemos será la puerta de entrada para abrir las minas de carbón en la Sierra de Perijá.



Ante tal maniobra política no se hizo esperar la reacción por parte de profesores y estudiantes de la UBV. Se puntualizó que al contrario lo que se viene ventilando en la Subcomisión de Minas de la Asamblea Nacional y en el Mibam, bajo las presiones de la embajada del Reino Unido, Colombia, Chile, Estados Unidos, Brasil, la Vale do Rio Doce, Corpozulia, Carbozulia, entre otros, es abrir nuevas minas tanto para exportar carbón a granel como para el consumo energético interno y de Colombia, tal como en tiempos de Carlos Andrés Pérez I se ventilaba.



Se le aclaró a Traviezo interpelado públicamente que no se puede seguir planificando entre grupúsculos en oficinas la vida de los zulianos que todos los días se matan por un balde de agua, o el sometimiento y la desidia que viven los pueblos indígenas del Zulia ante la perdida de sus territorios y sus espacios de vida, una perdida ante los funcionarios gubernamentales pro imperialistas que gobiernan Corpozulia/Carbozulia.

*Coordinador de la ONG Sociedad Homo et Natura

La Razón. Domingo 4 de noviembre de 2007: A 5
Publicar un comentario