"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

15 ago. 2007

El gobierno mexicano hostiga y detiene ilegalmente a un grupo de europeos en Oaxaca

Carta de Laia, Nuria, Ari y Mon [13 agosto]

Centro de internamiento de inmigrantes en situación irregular de Iztapalapa, Ciudad de México, 12 de agosto de 2007:

A todas las personas, colectivos e instituciones que nos han entregado su confianza y apoyo incondicional.
En primer lugar queremos agradecer infinitamente vuestro esfuerzo y proximidad que han blindado nuestra fuerza durante todos estos días. Nos habéis hecho sentir un inmenso cariño y una solidaridad que nos halaga y nos hacer sentir parte de una gran familia llena de complicidades.
Agradecemos también que hayáis respetado nuestras decisiones y la gestión de los momentos, aunque algunos/as quizás no las hayáis entendido del todo, como nuestra pugna por la libertad incondicional, por encima del retorno inminente a casa.
Nos debemos a todos y todas aquellas a quienes se les ha -y probablemente se les estarán- violando sus derechos y persiguiendo por su defensa, con motivo de sus ideas, pertenencia étnica o definición sexual.
Hemos vivido en carne propia tan solo el portal del horror experimentado por todas aquellas personas reprimidas y torturadas.
Somos conscientes que nuestra condición de extranjeros vuestro apoyo nos han proporcionado una oportunidad única para atrevernos a denunciar la violación de nuestros derechos, que pocos y pocas pueden realizar por miedo a las represalias y debido al muro infranqueable de la eterna impunidad. Denunciando el abuso de poder de las autoridades, podemos mostrar al mundo la cotidianidad silenciada de todos los y las reprimidas.
Combatir la injusticia es tarea y deber de todas, porque a todas nos beneficia. El respeto es patrimonio de la humanidad.
Queremos dedicar también estas palabras a todas las personas presas junto con nosotros en el centro de internamiento. Ha sido una experiencia dura y maravillosa convivir con ellas. Admiramos la valentía y fortaleza de todas ellas, que arriesgan cada día su integridad para realizar su sueño y para sustentar a sus familias. También nos debemos a ellas, que están solas y sin recursos. Todos juntos hemos generado una harmonía de apoyo y ternura y de dignificación dentro de la precariedad, que solo puede entender quien se enfrenta cada día a la incerteza futura y a la impotencia de cualquier reclusión.
Vuestro apoyo es nuestra fuerza. Un fuerte abrazo y hasta pronto!
Laia, Nuria, Ari y Mon

Comunicado [de las cuatro personas detenidas] 10 de agosto

Somos cuatro personas de nacionalidad española que el pasado 5 de agosto del 2007 nos encontrábamos pasando por el centro de la ciudad de Oaxaca, en la calle Independencia, pasadas las 21:30, de repente nos vimos rodeado por elementos parapoliciales algunos de ellos con armas de largo calibre con uniforme azul oscuro y elementos de protección antibalística, dos de ellos quiénes daban las órdenes iban vestidos de civil, estos iban acompañados de unas pick-up blancas marca Nissan.
En ese instante, nos obligaron a ponernos de cara a la pared y con las manos en la cabeza a nosotros cuatro y a un chico mexicano, a pesar de la presencia de personas que se encontraban en la calle en ese momento.
Sin pedirnos identificaciones y explicación alguna nos obligaron a subirnos violentamente a una de las pick-up’s.
Durante el trayecto les pedimos el por que de este hecho a lo que contestaban con golpes e insultos. Fue entonces cuando uno de nosotros les mostró su credencial de prensa. Seguidamente, nos obligaron a estirarnos y nos taparon con una lona impidiendo todo contacto visual entre nosotros y estos y entre los transeúntes.
Después del trayecto de unos diez minutos aproximadamente, llegamos a un espacio que parecía ser un cuartel en donde habían personas uniformadas de verde y azul. Al bajarnos de las camionetas nos encapucharon y nos llevaron a rastras a una pared en donde nos obligaron a arrodillarnos y nos despojaron de nuestras mochilas, cangureras, documentación y dinero.
Progresivamente se nos llevaron de uno en uno a un cuarto oscuro y vacío. Una vez dentro nos empezaron a tomar fotos de frente y de perfil. A las tres chicas nos obligaron a permanecer de pie de cara a la pared y con las manos en la cabeza. Y a los chicos de rodillas y también de cara a la pared.
Durante este período de encierro algunos de nosotros recibimos golpes, humillaciones, insultos y amenazas, una de las chicas recibió agresiones sexuales y el chico mexicano fue obligado a realizar flexiones mientras un grupo de agentes se reían de él y le amenazaban con “aplicarle el puñal”. Así mismo, se acentúo el climax de terror psicológico al oír la carga de y descarga de armas, tenernos a oscuras en todo momento, tomándonos fotografías aleatoríamente enfocándonos con unas linternas a la cara, dándonos empujones, etc.
Posteriormente, (al cabo de una hora aproximadamente) nos hicieron salir con las cabezas agachadas y nos separaron chicos y chicas. Nos subieron de nuevo a las pick-up obligándonos a agachar nuevamente las cabezas.
En ningún momento nos dijeron donde estábamos y a donde nos llevaban. De ahí nos condujeron a otro lugar que parecía una comisaría, nos metieron a uno por uno a una dependencia donde nos tomaron nuestros datos personales y nos preguntaron por nuestro estado de salud.
Paralelamente dos señores de civil con una libreta nos hicieron muchas preguntas sobre nuestra estancia en el país. Después se nos condujo a una sala con la juez calificadora, durante este tiempo oímos que se nos acusaba de escándalo publico, pero en ningún momento se nos comunico el motivo de nuestra detención, de que se nos acusaba, y no se nos permitió llamar, ni comunicarnos con el consulado español.
La juez nos dijo que estábamos indocumentadamente y que se nos trasladaría a unas estancias de migración, nosotros replicamos que la policía nos había robado nuestra documentación, dinero y pertenencias, ante lo que se desentendió.
Posteriormente, a la una treinta, nos trasladaron de la comisaría a la estación migratoria del INM (Instituto Nacional de Migración de Oaxaca). Ahí les informamos de nuestro robo y les exigimos de comunicarnos con el Consulado Español. El lunes 6 de agosto prestamos declaración de los hechos, el martes 7 de agosto se nos traslado obligatoriamente con un vehículo oficial custodiado por la PFP (Policía Federal Preventiva), a la estación Migratoria del INM de la Ciudad de México, donde nos encontramos actualmente.
El miércoles 8 de agosto nos dirigimos custodiados al Consulado Español donde nos expidieron un nuevo pasaporte que no se nos ha entregado. Así es que desde el miércoles 8 de agosto a las cuatro de la tarde somos extranjeros documentados ilegales. Aún así, permanecemos privados de nuestra libertad y al día de hoy la autoridad competente no nos ha informado de nuestra situación.
Desde el centro de Internamiento INM de Ciudad e México (Iztapalapa)
Afirmamos la absoluta ilegalidad de nuestra privacidad de Libertad, denunciamos la vulneración de nuestros derechos fundamentales por parte de las autoridades mexicanas, exigimos nuestra inmediata puesta en libertad y la devolución de nuestras pertenencias, así como que se depuren las pertinentes responsabilidades.
Firman:
Laia S. (abogada)
Ramón S. (profesor)
Ariadna N. (periodista)
Nuria M. (antropóloga)
Publicar un comentario