"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

16 jul. 2007

Movilización Nacional por la Dignidad desde la Indignación


22 al 28 de Julio de 2007

EL SENTIDO QUE NOS CONVOCA

El sentido de la vida, el respeto por la naturaleza, los sueños de armonía, convivencia, la paz y solidaridad continúan siendo los sentimientos de la mayoría de los colombianos. La dignidad de uno sigue siendo la dignidad de todos y todas. Por eso, mientras haya un solo pueblo, un solo proceso, un solo colombiano o colombiana sometidos, agobiados y humillados por la miseria y la injusticia, ninguna persona en Colombia podrá conocer el sabor de la democracia o actuar con libertad.

Es tiempo de contribuir con todos los sectores a despertar las conciencias. Pues Cada dolor que no se comparte nos divide y nos fragmenta. La idea es levantarnos desde el sueño común de libertad siendo capaces de sentir y compartir para luchar y superar el dolor colectivo.

Nuestras tragedias señalan y reconocen al agresor, y hacen exigente el camino hacia la verdad, la justicia y la reparación. Hay que recoger la experiencia y la evidencia de todos para desenmascarar al agresor y encontrar la justicia. Los reclamos aislados de cada pena le ayudan al opresor a someternos. Por eso el principio es de unión y apoyo colectivo. Esa es la condición para levantarnos.

Estamos en proceso de movilización permanente, y no pararemos hasta lograr nuestro propósito de libertad y vida en dignidad para todos. Caminaremos recogiendo sabidurías, llamando a defender lo que se debe y lo que se quiere, haciendo lo que se deba en cada paso. Sin perder de vista lo que se quiere y haciéndolo cada vez más claro, hermoso, preciso y alcanzable, construimos superando las debilidades para hacer bien lo que se debe, lo indispensable, lo necesario.

Objetivo Central.

Marcharemos con rumbo a Bogotá para saber a cuál independencia se refieren cuando celebran el 20 de julio. Es decir, vamos a:

1. Cuestionar ante el país y el mundo la legitimidad del Congreso de la República por estar untado de la parapolítica lo cual no le permite capacidad moral para legislar para el pueblo colombiano
2. Mostrar la situación de crisis que viven las instituciones de justicia intervenidas por el ejecutivo lo cual no les permite mantener la imparcialidad que exige la ética y la constitución en Colombia.
3. Decirle al mundo que el Gobierno de Colombia no garantiza la convivencia de los colombianos, desconoce la constitución, y no atiende el llamado de las mayorías
4. Cuestionar las leyes emitidas por el Congreso de la República en contra de los sectores rurales, el TLC, la ley de transferencias y la fragmentación territorial planteada por las leyes ambientales y el favorecimiento a las multinacionales sobre las zonas mineras, planteando mecanismos que hagan exigible el reconocimiento de los derechos históricos de los pueblos indígenas.

En últimas, vamos a juntar esfuerzos entre organizaciones sociales y populares buscando fortalecer mecanismos para liberar nuestro país, en perspectiva de lograr un Estado de dignidad para todos y todas.

Objetivos Específicos:

• Desalambrar y Liberar pensamientos, animar conciencias, caminar la palabra y desencadenar la esperanza.
• Fortalecer grupos, equipos, procesos y movimientos comprometidos con la vida en cada lugar que visitemos para continuar abriendo camino.
• Tejer de manera conjunta la -jigra de la unidad- que nos permita definir agendas, etapas y acciones combinadas y coordinadas en el país.

Contexto Nacional.

La invasión ha cobrado vigencia y los gobiernos son cada vez más procónsules del poder imperialista y hoy más que nunca evidencian que jamás han representado a las bases sociales ni podrán hacerlo pues han sido y son simples capataces del poder económico transnacional.
Mientras la acción del ejército y la guerrilla afectan el Derecho Internacional Humanitario y la nueva delincuencia, producto de la desmovilización paramilitar actúan a sus anchas por toda la geografía nacional, la política de Seguridad Democrática contribuye a degradar el conflicto armado en Colombia con las detenciones masivas y el tratamiento militar a la movilización.
Revisando la acción de los diferentes gobiernos en los últimos años, en especial la de la administración actual encontramos que:

• Se ha fortalecido la estrategia neoliberal (privatización de empresas públicas, venta de nuestros recursos naturales, etc.)
• La mentalidad y el accionar paramilitar de han ocupado las instituciones públicas, alcaldías, gobernaciones, Congreso de la República y de sectores fuertes de la economía, la justicia y la política.
• Perdido el referendo, el presidente agiliza la Contrarreforma constitucional, mediante la aprobación gradual de leyes neoliberales.
• El Congreso contribuyó a la Entrega de la soberanía nacional al poder transnacional mediante la aprobación del TLC a pesar de la fuerte oposición.

Por su parte la Política del presidente Uribe ha generado:
• Fortalecimiento de la imagen presidencial de protector, mediante la repartición de prebendas politiqueras en los Consejos Comunitarios.
• Fomento del asistencialismo y del rompimiento de la unidad social con los programas de la red de informantes, los soldados campesinos, las familias guardabosques y las familias en acción, entre otros.
• Empobrecimiento del pueblo a pesar que la cifras muestran que la banca y la inversión extranjera crecen
• Crecimiento de la violencia como resultado de la política Seguridad Democrática, la cual en vez refomentar la paz ha aumentado el desplazamiento forzado, el secuestro, las masacres de fuego amigo y los homicidios selectivos a pesar del incremento presupuestal del Estado para el fortalecimiento del aparato militar. En el tema de derechos humanos, el país ha padecido sanciones de los órganos internacionales por crímenes de lesa humanidad.
• Emisión de normas como la denominada “Ley de Justicia y Paz” que premia a los victimarios e ignora a las víctimas. Proceso de evidente fracaso, dada la reparamilitarización del país (águilas negras entre otros).
• Superposición del poder ejecutivo sobre el judicial para favorecer a sus aliados presos por el fenómeno de la parapolítica. El caso más representativo ha sido la excarcelación de guerrilleros, sin previo acuerdo con la guerrilla de las FARC lo cual no favorece la iniciativa de un Acuerdo Humanitario
• Violación al derecho a la intimidad, buscando el Control absoluto de la población mediante la interceptación de conversaciones a través del Departamento de Inteligencia.
• Manejo de estadísticas para justificar la política errada de empleo cultivos y producción de drogas de uso ilícito,
• Disminución de recursos para la educación que ya era uno de los menores presupuestos en América Latina, agravado con la aprobación de la Ley de recorte a las transferencias y la aplicación del plan nacional de desarrollo PND.

Para el caso Indígena.

Es tradición de los pueblos indígenas el respeto y cumplimiento de la palabra, sustentada en todo acuerdo que tenga que ver con el bienestar de los pueblos, sin embargo continúa la vulneración de los derechos plasmados en la ley 21 de 1991, y con la nula aplicabilidad de los principios constitucionales, en especial los contenidos en los artículos 7º y 8º de la Carta Magna. No hay procesos de consulta y concertación de acciones y programas, y el Estado desconoce las particularidades socioculturales de cada pueblo.

El conflicto social armado dentro de los territorios indígenas, el Plan Colombia, y las políticas implementadas desde la visión hegemónica occidental, acompañadas de las respuestas represivas a la movilización social sigue siendo la característica del gobierno actual.

Las estadísticas muestran claramente que en los últimos años se han aumentado las violaciones de los derechos humanos de los pueblos indígenas. Entre 1974 y 2006 (ocho periodos de gobierno) se registraron oficialmente 2036 asesinatos, lo que significa un promedio de 254 violaciones por período de gobierno y 63 por año. De las cuales el gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez, registró entre los años 2002 y 2006 un número de 584 asesinatos de indígenas por motivos políticos o sociales, lo que significa un promedio de 146 por año. Registros que llegan a más del doble en el último periodo, mostrando una dramática tendencia a incrementarse.

Otras violaciones, como las desapariciones forzadas (101 en el último cuatrienio), detenciones arbitrarias, amenazas, señalamientos, reclutamiento forzado, ocupación territorial, atropellos a la población civil, impunidad absoluta, y desplazamientos por la violencia han aumentado de manera alarmante.

Convocatoria.

Por todo lo anterior, el único camino que nos queda es la ORGANIZACIÓN Y LA MOVILIZACIÓN SOCIAL como únicas herramientas para exigir el respeto a nuestra integridad sociocultural, por lo cual convocamos a las comunidades indígenas a los grupos afrodescendientes, a los sectores campesinos y urbanos a definir mecanismos con términos específicos, tareas con agendas construidas para que la movilización avance hacia el levantamiento popular en Colombia por el país que queremos.

Fases del proceso.

1. Preparación: compartir el sentido y organizarnos para consolidar grupos coherentes, cohesionados, fuertes y comprometidos con los procesos sociales.
2. Hablar directamente con quienes pueden y deben hacer parte de este proceso.
3. Contagiar y promover el sentido de la movilización, con visitas, encuentros, foros, movilizaciones, talleres, etc., que permitan consolidar el compromiso con otros pueblos y procesos.
4. Definir agendas coordinadas con responsabilidades y tiempos, las agendas deben contemplar aspectos como lo económico y la gestión, la comunicación, lo educativo, lo logístico.
5. Fortalecer las mingas de comunicación que inspiren y provoquen al pueblo colombiano a lo largo y ancho del país.
6. Lanzamiento y proclama que saldrá de nuestro imaginario, después de recoger las voces del pueblo y la comunidad.

Lo que sigue en adelante es fortalecer, de forma articulada, el proceso nacional de consulta para tejer con las organizaciones sociales y populares el Plan de Vida nacional, eje del país que soñamos.
Hoy el Mandato Indígena y Popular, el proceso de Consulta Popular contra el TLC, la Cumbre Itinerante de los Pueblos y las movilizaciones de estudiantes y trabajadores son más vigentes que nunca. Es hora de la resistencia y la lucha en unidad con todos los sectores sociales.

Popayán, 5 de Julio de 2007

CONSEJO REGIONAL INDÍGENA DEL CAUCA-CRIC

"Siempre nos sirvió volver a las raíces,
echar mano de la sabiduría contenida en
nuestras memorias colectivas, escuchar a
los mayores y acercarnos a la naturaleza
para hacernos parte de la vida toda y
defendernos defendiéndola…"
(Mandato Indígena y Popular)

Fuente:http://www.nasaacin.net/
Publicar un comentario