"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

16 may. 2007

A propósito del carbón y su desastre socioambiental en el Municipio Mara, al noroeste del Estado Zulia.


Desde Caracas – Machiques – Wayuúmana – Cusi (Municipio Mara) y el Criogénico de Jose (Estado Anzoátegui) viene el asombro, late la resistencia y la dignidad indígena.

2007 ha siso un año signado por nubarrones grises para la movilidad local del estado A propósito del carbón y su desastre socioambiental en el Municipio Mara, al noroeste del Estado Zulia.

Zulia que ha enfrentado, desde su humildad y digno accionar, la fachada tecnocrática del modelo de explotación del carbón en el piedemonte de Perijá.

El primer trimestre de este año convulso asoma por entre sus días y noches la amenaza casi sólida de la explotación del carbón en el río socuy (Mina Socuy).

La publicidad multimillonaria de la Corporación para el Desarrollo de la Región Zuliana (Corpozulia) embrolla mentes y juega a la alienación, a la embestida de la ignorancia por entre argumentos y luchas indígenas que profesan un discurso de respeto a la integridad de las aguas y de las montañas que están allí antes que la Corporación y sus colmillos.

La Corpozulia de proyectos agrícolas, pecuarios, forestales termina siendo absorbida por el sueño del fantoche y el oropel minero que tanta desgracia y escoria ha dejado en comunidades de América, Venezuela y el mismo Municipio Mara.

La minería, podría decirse, se alimenta de humanas almas y de desmemorias colectivas. Tiene la publicidad en sus manos. Tiene, la mentira reiterada, adornada en su rostro corporativo.

2007 convoca a no dejarnos cuadricular la mirada y el respiro y a no seguir siendo desplazados por gandólas y polvillos de carbón que infestan pulmones sanos. 2007 amenaza, insisto, con echar por tierra las mínimas conquistas constitucionales, que desde 1999 hasta acá, han insuflado de fe la defensa al los ecosistemas y a los pueblos indígenas que los habitan ancestralmente, antes que el Estado inclusive.

La prensa local juega en camaleónico e indigno periodismo a insuflar sobrevivencias e imaginarios conflictivos.

Los mineros de las actuales minas del Municipio Mara, asfixiados de polvo negro insisten en que la mina trae bienestar y progreso. Desconocen, debido a un trabajo publicitario de filigrana generado por la propia Corporación y sus filiales, que el aporte de esta actividad económica es irracional e irrelevante ya que sólo aporta al PIB (Producto Interno Bruto) de la República Bolivariana de Venezuela, el 0, 34 %.

Esto nos habla de un trabajo (el minero) que ha enajenado a estos seres y que los expolia hasta el punto de usarlos como mano de obra capaz de alabar en el terreno que sea, la magnificencia del mineral que mueve el mundo. ¡Cosas veredes, Sancho!!

Calentado el planeta de combustibles fósiles y empresarios corporativos a la saga del oxígeno natural, en el Zulia el mapa se llena de minas que conducen a un "bienestar" que no ve en la montaña la conexión con el agua, con la vida indígena. Comienzan pues a alborotarse los gigantes dormidos. Comienza la dignidad a diseñar escenarios de reclamo, de justicia, de visibilidad. ¡Toda acción, genera una reacción!

Marzo en su avance devela la jugada de “los corporativos del carbón” y es cuando vemos, para asombro inmenso y bochorno patrio, una manifestación en apoyo a la minería frente a las instalaciones del Ministerio del Poder Popular del Ambiente (¿?) secundado por sindicatos de trabajadores mineros confundidos por un cierre de las actuales minas. Jamás óigase bien, jamás este cierre de las actuales minas ha sido esgrimido por los ecologistas de la región zuliana. Recomendamos revisar la reseña de prensa del Diario Panorama sobre esta concentración de trabajadores mineros del día 19 de marzo de 2007 en El Silencio, Caracas.

Buses y dinero para comprar presencias: combinación fatal.

Logran desde Carbozulia (filial de Corpozulia) sumar seis buses repletos de gente que no terminan de impresionar y convencer a las autoridades ambientales, entre ellas la actual ministro del ambiente Yubirí Ortega y la Viceministra de Ordenamiento Territorial Merly García, quienes al atender a la movilización de trabajadores mineros del Zulia se muestran algo confundidas por las loas y vítores a un mineral que hace fenecer, desde su energía acumulada en la atmósfera, el pulso vital del planeta.

Esta apuesta mediática le destina a los embaucados trabajadores mineros una derrota moral luego de 24 horas, cuando los ecologistas y amigos de diversas organizaciones colectivas, alternativas y comunicacionales del país se suman al humilde bus que logramos traer (con esfuerzo) desde Maracaibo para dejar claro que las minas a ser explotadas y anunciadas con “bombos y platillos” por Corpozulia no contaban con los permisos de afectación de territorio mínimos para seguir en avance mediático. Revisar las siguientes notas publicadas en la red en relación a la marcha del día 20 de marzo de 2007:
http://www.soberania.org/Articulos/articulo_3036.htm http://www.soberania.org/Articulos/articulo_3038.htm
http://www.soberania.org/Articulos/articulo_3037.htm

Esta búsqueda de verdad nos acerca a la vida y no a la mentira de la muerte que cree en la cuota de poder, en la farsalia, en el embrollo, en la sobrevivencia, en la agonía de los colectivos que enmudecen para no ser despedidos.

La defensa y la vocería, el color y las denuncias fueron escuchadas a nivel ministerial y los acuerdos se concentran a dar el paso de la beligerancia a la construcción de alternativas idóneas que fomenten, en las zonas amenazadas por el fantasma minero del carbón, escenarios de autonomía y de crecimiento espiritual que empodere las propuestas agroforestales, educativas y socioculturales tantas veces soñadas.

La movilidad ecológica se agrupa para leer y defender estos espacios conquistados. Crecen las propuestas, se inventan (desde el amor robinsoniano a la originalidad y al ocio creativo) espacios plenos de eco-aldeas, de museos arqueológicos comunitarios, senderos eco-turísticos repensados y manejados con criterio de sustentabilidad ecosistémica y de paz social.

Marzo convoca en sus días finales a un histórico conversatorio con las comunidades de la Sierra de Perijá donde los compañeros indígenas de la etnia yukpa, barí y wayuú dejan bien claro su rechazo a un modelo económico (el de la explotación del carbón) que agrede el tejido natural, el orden social asentado en estos espacios de humedad y clorofila. Revisar la siguiente nota publicada en la red en relación al encuentro del día 29 de marzo de 2007 en la ciudad de Machiques, Municipio Machiques de Perijá, Estado Zulia:
http://www.aporrea.org/ddhh/n92799.html
http://www.soberania.org/Articulos/articulo_3064.htm
http://www.soberania.org/Articulos/articulo_3083.htm

La presencia de las instituciones del Estado como el Ministerio del Ambiente, el Ministerio para la Economía Popular, los viceministerios de pueblos indígenas avalan la sola voz indígena, la digna y valiente posición indígena de apagar la voz corporativa, neoliberal que mantiene a favor del carbón (y sus dólares) la irracional Corpozulia y filiales lacayas.

La mirada y luz indígena comienzan de nuevo a revitalizar la gruta oscura de estos períodos donde los movimientos indígenas y ecologistas estuvieron en resistencia casi hasta el desespero. La verdad florece y toca amarrar las ideas para que el viento y “los oportunistas de todas las horas” no “ganen indulgencias con escapulario ajeno”.

Abril convoca de lunes plenos las miradas de los jóvenes universitarios, de los anarquistas viajeros, de los profesores incansables en la didáctica de la vida como ejercicio de amor permanente.

Internet abraza a amigos del centro del país, de oriente y occidente. Comienzan los viajes por el planeta herido de tanta receta y cadena tecnocrática de signo neoliberal. Vemos videos, nos alfabetizamos ecológicamente hablando, polemizamos, nos tensionamos, rayamos sobre hojas blancas y el tecleo incesante fragua sueños y presupuestos a ser construidos con nobleza y con pluralidad digna.

Este abril despierta al debate eco socialista e indo americano, se nutre de los indígenas mapuches e wichis en el Sur Argentina, de los movimientos de los cocaleros en el Sur Bolivia, de los movimientos de los sin tierra en el Sur Brasil, de los dignos ecuatorianos cansados de pactos neoliberales “entre cantos de gallos y madrugadas” que enlutan de petróleo la dignidad mujer, la dignidad niño y niña, la dignidad indígena, la dignidad ave, reptil, mamífero, mariposa, escarabajo, piel del agua.

Revisamos el Plan Puebla Panamá y lloramos ideas libertarias. Revisamos la IIRSA y sus enclaves de mega infraestructuras. Hacemos pancartas, tejemos sueños con leche fría y nos dejamos seducir por la posibilidad de un derogamiento definitivo de las viejas y nuevas concesiones mineras de carbón a trasnacionales irlandesas, japonesas, norteamericanas, sudafricanas, brasileñas y holandesas en suelo perijanero.

La posibilidad de creer, de soñar, de sudar por un derogamiento oficial que dé respiro final a la batalla que ya lleva 22 años en el cuerpo del hombre y naturaleza que es Lusbi Portillo (profesor universitario zuliano y antropólogo) nos mueve cotidianamente.

Sabemos que la palabra y el accionar coherentes son senderos a transitar con paciencia y lucidez crítica. Esto, sin duda alguna, nos ha llenado de coraje y movilidad, nos plena un clamor que afianza el respeto a los modos de vida diversos, al cosmos indígena que nos habita, al agua y a las pieles de la autonomía hecha montaña verde, libélula viajera.

Cusi es agua revuelta en idioma wayúunaiki, la voz indígena que se ha resistido a los alisios y a los desmanes imperiales por siglos en la península colombo - venezolana al norte de la suramérica continental.

En Cusi sigue el agua revuelta, la memoria que no deja de arrojar ventiscas al presente difícil, sudado, complejo.

Asistimos como seres del mundo, invitados por el amor y la búsqueda de nuestras verdades, allá adentro de la Perijá que queremos, a una manifestación del poder popular digno. La conformación de un Consejo Comunal distinto, sin franelas unicolores de roja tez.

Asistimos a un convite de ideas y de voces indígenas. Asistimos a una demostración de la necesidad de seguir creyendo en la revolución afectiva, popular, real, emancipatoria que no es todavía entendida en la mayoría de los puntos urbanos de lo que llaman Venezuela.

Estar allí, plenos de miradas y aplausos, en la rueda de la voz que va y viene y que gestualmente es poder para defender la verdad del agua y de los árboles enseña a tantos confundidos de incertidumbre. Enseña a acicalar el alma con silencios y enseña a seguir insistiendo en todos lados por una integración desde los pueblos, sean estos indígenas, afrodescendientes o campesinos.

Desde la autonomía, desde la endogenicidad del alma que "se muere por abrazar al prójimo" y festejar la comunión.

El movimiento social que se encabrita de juventud y de lecturas. El movimiento ecológico que suda su lomo de caballo blanco (bello Caballito Blanco de Aquiles Nazoa) sigue recordando la voz de Alí en la Nicaragua Sandino de 1983, sigue latiendo firme, en la barricada del amor y en el cerro repleto de semerucos. Las propuestas se cocen como el barro de esta tierra llenita de sangre noble. Las alternativas se piensan con la mano llena de tinta colorida. Por eso, querido lector, que hasta ahora vuelas en este decir junto a nuestras lágrimas de sal, seguimos empecinados en creer en la voz que un día, desde nosotros, inundó de dignidad, la acción del primer mandatario, Hugo Chávez Frías, al referirse con justicia en el discurso del 1 de Mayo de 2007, a la defensa de Perijá y sus bosques. A la defensa de la vida, de los ríos, de los niños de Mara en el Zulia:

“Entre el bosque y el carbón, me quedo con el bosque, con el río, el ambiente [Aplausos] ¡¡¡que se quede ese carbón allá abajo!![…] contamina el agua, contamina el aire (¿no?) hay un polvillo allí de ese carbón que lo va.. Además lo va dejando por la carretera los camiones y se le mete a los pulmones a los niños, a todos pero sobre todo a los niños. Allá en el Zulia hay un alto grado de enfermedades pulmonares en todos esos pueblos que son cruzados por las gandolas y gandolas de carbón.” (El subrayado es nuestro).

Nos quedamos con los bosques, decimos también pero jugamos al color de lo posible al avanzar desde las propuestas hacia escenarios donde los ostrones tecnócratas de siempre, los empecinados en un discurso de mega -infraestructuras (antes que un discurso incluyente, sabio, respetuoso, digno, amigo del agua y las almas vivientes) no tengan más nada qué añadir al luto que sus gandolas y cifras neoliberales ya han derramado sobre cielo y suelo venezolano.

Seguimos movilizados, activos en la acuarela de los días, avivando olores de la miel, de la piña, de la savia vegetal, avivando los sonidos del río crecido.

Seguimos mirando a los ojos, creyendo en Bolívar, en el Bolívar que pensó, desde el Alto Perú (hoy Bolivia) en el Decreto de Chuquisaca para poblar de verdor vegetal los cauces de los ríos ya amenazados por el hombre desligado de su madre creadora, la tierra mujer.

Con la mirada limpia seguimos, empoderados, con argumentos, con corazón y silencios necesarios.

Acompáñanos a seguir siendo libres en medio de la construcción que nos construye a la vez. Desde el Zulia, desde el agua, los enamorados de Perijá y sus frutos.

Unión de Colectivos Alternativos. Sociedad Homo et Natura. Colectivo Mafias Verdes. Comunidad Wayuúmana y Comunidad Cusi, Municipio Mara (Estado Zulia), Comunidad de El Bajo, Municipio San Francisco (Estado Zulia). Medios Comunitarios Alternativos Zulianos. Individualidades - colectividades poéticas y científicas de la región lacustre abrazadas en la creencia de que poesía y ciencia convergen en el asombro frente a la vida

Maracaibo, a los 12 días del mes de mayo de 2007.

1.Discurso del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías en el acto con motivo de la Recuperación de la Plena Soberanía Petrolera desde el Complejo Industrial G/D José A. Anzoátegui, Estado Anzoátegui. 1 de Mayo de 2007.
Publicar un comentario