"Para Tod@s, Todo. Para Nosotr@s NADA" web de solidari@s con la insurgencia chiapaneca y las luchas indigenas en Venezuela y otras partes

4 dic. 2016

Nación U'wa se declara en alerta permanente para defender su territorio



 Foto: ONIC

Servindi.- La Nación U´wa se declaró en alerta permanente para protegse er Zizuma, la montaña sagrada en la Sierra Nevada del Cocuy y Guican. Demandan que se mantenga el cierre de Zizuma hasta que se reestablezca el equilibrio espiritual, ambiental y cultural de los territorios ancestrales en el marco del acuerdo para proteger la Madre Tierra celebrado con el gobierno nacional el 27 de julio de 2016. Señalan que el primer paso es realizar un estudio intercultural de impactos socioambientales y que el equipo para desarrollar el estudio, la metodología y la implementación debe estar bajo la dirección autónoma de la Nación U´wa. Indican que el Gobierno Nacional debe modificar el régimen jurídico actual que sobrepone el interés privado sobre el interés general que ellos representan y protegen. Piden ser incluidos en los los diálogos de paz para discutir el modelo de desarrollo económico; recuperar los territorios ancestrales; sanear y titular sus resguardos y reconocer su soberanía integral en todas sus dimensiones físicas y espirituales. Recalcan qie con fundamento en su Ley de Origen continuaran luchando y resistiendo, en unidad con la Madre Tierra y sus pueblos hermanos. A continuación reproducimos la nota de prensa completa presentada por la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC). Foto: ONIC Foto: ONIC Declaración Política de la Nación U'wa Nosotros, la Nación U´wa de los departamentos de Boyacá, Santander, Norte de Santander, Arauca y Casanare; el Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia; la Organización Nacional Indígena de Colombia; Amazon Watch; Earth Rights International; Dejusticia; Kinorama Producciones; Endémica Estudios; el Comité Colombia por los derechos Humanos – Washington; GivePower; Mujer U´wa; la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento - CODHES, el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo –CAJAR-; el Grupo de Estudios TERRAE, nos hemos reunido en la Cumbre Por La Defensa Del Territorio, La vida y los Recursos Naturales en Tamaria el Chuscal, Resguardo Unido U´wa (Jurisdicción del Municipio de Cubará, Departamento de Boyacá, Colombia) en un ejercicio de intercambio de experiencias y saberes de los pueblos del mundo para fortalecer la unidad y la solidaridad tan necesaria en estos momentos. Consideramos que: 1. Nuestros territorios ancestrales se ven amenazados por los intereses de las industrias extractivas rompiendo el equilibrio espiritual, natural, biológico y cultural. Las acciones de las empresas y el Estado aumentan el riesgo de nuestro exterminio físico y cultural. 2. El Gobierno Nacional construye y acomoda el marco legal en beneficio del interés privado representado por las trasnacionales y las diferentes industrias extractivas. Todas estas acciones violan los derechos de nuestra Madre Tierra y nuestros pueblos. Un ejemplo de estas reformas inconstitucionales es el proyecto de ley de consulta previa que el gobierno del presidente Santos presentó en la Mesa Permanente de Concertación a finales de octubre de 2016. Esta iniciativa es una muestra clara de la violación de los derechos fundamentales de los pueblos indígenas. 3. El Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos viene desarrollando un proceso de paz con el propósito de terminar el conflicto armado. No obstante, en este proceso ha olvidado que en el país existen otros tipos de conflictos como los sociales, culturales, ambientales económicos y territoriales, los cuales en muchas ocasiones han generado más destrucción, muerte y dolor que las mismas armas. 4. Como nosotros otros pueblos del mundo se están articulando y resistiendo en contra de las políticas extractivas que atacan la vida de nuestros pueblos hermanos. Declaramos que: 1. Como guardianes de la Madre Tierra, la Nación U´wa nos declaramos en alerta permanente para la protección de Zizuma, nuestra tierra y territorios ancestrales. Recordamos a nuestros hermanos pueblos, la comunidad nacional e internacional, que desde la época de la colonia el Estado colombiano ha incumplido los acuerdos a los que ha llegado con la Nación U´wa para la protección de nuestra Madre Tierra. El 27 de julio de 2016, la Nación U´wa y el Gobierno Nacional acordaron proteger la Madre Tierra por medio del cierre de Zizuma. Este cierre se debe mantener hasta que se reestablezca el equilibrio espiritual, ambiental y cultural de nuestros territorios ancestrales. El primer paso, en el proceso de defensa de Zizuma, es la realización del estudio intercultural de impactos socioambientales (De U´wa Riowa). Reiteramos que la selección del equipo para desarrollar el estudio, la metodología y la implementación debe estar bajo la dirección autónoma de la Nación U´wa. Las decisiones futuras sobre Zizuma se basarán en las conclusiones de este estudio. Por tanto, el Gobierno debe reconocer que nosotros, la Nación U’wa, somos los guardianes de Zizuma, la autoridades sobre nuestro territorio. Debe ser la Ley de Origen la que se implemente en la protección de Zizuma y para eso, debemos ser nosotros quienes tengamos la soberanía sobre este territorio ancestral. La Nación U´wa sigue esperando que Riowa cumpla su palabra, como nosotros los hemos hecho hasta el momento. 2. Que la Nación U´wa es autónoma y por tanto nuestros derechos no son concesiones del gobierno de turno sino reconocimientos de nuestra Ley de Origen y nuestros derechos constitucionales. La Nación U´wa somos guerreros milenarios que desde la época de la colonia nos hemos movilizado y resistido para que el Estado reconozca nuestros derechos. Los avances a los que hemos llegado, en el derecho occidental, no son concesiones de los Riowa sino el resultado de nuestra lucha pacífica por la protección de nuestros territorios ancestrales y vidas. Incluso la Corona Española reconoció nuestra propiedad y soberanía sobre el territorio que hemos habitado y usado ancestralmente entregándonos los títulos coloniales de la nación de Tierradentro. El Gobierno Nacional debe modificar el régimen jurídico actual que sobrepone el interés privado sobre el interés general que nosotros representamos y protegemos. Para esto, debe construirse una nueva política basada en el respeto y el reconocimiento de nuestros derechos, especialmente del consentimiento previo, libre e informado. 3. En el proceso de implementación de los acuerdos de paz con las FARC y el desarrollo de la negociación con el ELN, se deben tener en cuenta todos los conflictos que vivimos en nuestros territorios. Para esto es preciso incluirnos dentro de los diálogos de paz; discutir el modelo de desarrollo económico; recuperar nuestros territorios ancestrales; sanear, ampliar y titular nuestros resguardos; reconocer nuestra soberanía integral sobre el territorio en todas sus dimensiones físicas y espirituales y garantizar nuestra autonomía política y territorial. 4. Con fundamento en nuestra Ley de Origen continuaremos luchando y resistiendo, en unidad con la Madre Tierra y nuestros pueblos hermanos, por la defensa de nuestros territorios y la pervivencia física y cultural de la humanidad. Todas estas acciones las realizamos en aras de fortalecer y globalizar la resistencia y la esperanza. ¡GUARDIANES DE LA MADRE TIERRA, PLANETA AZUL! ¡POR UNA COLOMBIA LIBRE Y SOBERANA, UNIDAD Y LUCHA!

Mujeres amazónicas proponen enfrentar cambio climático

Foto: AIDESEPFoto: AIDESEP
Servindi, 2 de diciembre, 2016.- El programa Mujer Indígena de la Asociaci´pon Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP) en coordinación con Conservación Internacional (CI) organizó el II Encuentro Nacional de Mujeres Indígenas en la región  San Martin.
El evento se realizó los días 24 y 25 de noviembre mediante una pasantía desarrollada en la Comunidad Shampuyacu donde se avanzó en la preparación del Plan de Adaptación Climática por cuenca.
El evento es la continuación del encuentro realizado en mayo de 2015  donde se prepararon propuestas sobre Crisis Climática, Adaptación y Mujeres Indígenas para impulsar acciones de respectiva incidencia y negociación con el gobierno nacional, regional y local.
El evento contó con la participación de dirigentas y lideresas de todas las organizaciones regionales amazónicas articuladas en la AIDESEP, miembros de la comunidad Shampuyacu y Alto Mayo y otras instituciones invitadas.
Rocilda Nunta Guimaraes, responsable técnica del programa Mujer Indígena de AIDESEP presentó la propuesta del Plan de Adaptación al Cambio Climático, destacando la conservación de la agrobiodiversidad, los recursos naturales y los servicios ecosistémicos.
También se resalta el fortalecimiento de las capacidades comunitarias y de la institucionalidad; la protección y el mejoramiento de la infraestructura social y productiva, comunitaria y familiar.
Nunta enfatizó que el encuentro nacional permite visibilizar el rol de las mujeres indígenas para la adaptación real y efectiva al cambio climático y así promover una adaptación real y no discursiva
Sostuvo que desde las organizaciones territoriales realizan acciones orientadas a la adaptación articulada, la mitigación y resiliencia.
Informó que cuentan con el Libro de Adaptación con el que realizaran iniciativas para enfrentar el desastre climático.
Asimismo, señaló que vienen participando activamente en los eventos climáticos organizados por el Ministerio del Ambiente, específicamente en el InterCLIMA 2016 donde se presentó la experiencia de la elaboración de Plan de Adaptación.
Finalmente llamó al gobierno nacional y a los gobiernos regionales y locales para que cumplan con los compromisos climáticos de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) financiando la elaboración de los planes de adaptación que promueve AIDESEP.
Las lideresas de las organizaciones regionales presentaron las iniciativas de adaptación que vienen desarrollando en su regiones.
Jackeline Binari, lideresa del Consejo Machiguenga del Rio Urubamba (COMARU), dijo: “Hoy tenemos responsabilidades compartidas y tenemos compromisos que nos permite afirmar que estamos en un camino de aporte efectivo ante la catástrofe climática y que debe ser valorada por el estado”.
Milagros Sandoval, gerente de Políticas Ambientales de Conservación Internacional agradeció a AIDESEP por el trabajo en conjunto y a los apus de Shampuyacu por acogerlos en su comunidad.
“La iniciativa del Bosque de las Nuwas (mujeres), nos permite resaltar el rol importante que tienen ellas para conservar el conocimiento ancestral en el manejo de plantas medicinales, el uso eficiente de los recursos naturales y la sostenibilidad ambiental, brindando oportunidades de desarrollo sostenible a las comunidades nativas”, manifestó.
El evento culminó con un pronunciamiento donde las participantes demandan impulsar Planes de Adaptación Climática en cada regional de AIDESEP.
También se reafirmó el compromiso de seguir avanzando en identificar las tres cuencas más afectadas por la catástrofe climática y los planes, estrategias y acciones alternativas.
Es deber del estado y derecho de las poblaciones indígenas, que esos planes sean respetados por los ministerios y gobiernos regionales, y valorar la sabiduría de las mujeres indígenas, y su rol, no como “víctimas” sino por su aporte estratégico.
En esa línea de trabajo cada organización regional de AIDESEP tendrá una lideresa responsable de la estrategia de género, que coordinará estrechamente con la dirigencia nacional y regional, y promoverá una red de lideresas en cada una de las 109 federaciones afiliadas.
Se tiene muchos planes y estrategias que quedan solo quedan en el papel, por lo que es urgente que el MINAM y el Estado Peruano pasen a la acción y destinen presupuesto público y generen alianzas con la cooperación.
Estamos contra el tiempo porque continuará y se agravará la alteración profunda de la Amazonía por lo que urge trabajar estrechamente con la mayor red territorial de pueblos y mujeres indígenas, articulada en AIDESEP concluyó el evento.
- Descargue el pronunciamiento aquí
----
Fuente: Con información de la AIDESEP: http://www.aidesep.org.pe/mujeres-indigenas-implementan-propuesta-de-plan-de-adaptacion-climatico-de-aidesep/

Premiarán en Derechos Humanos a Rodolfo Stavenhagen

Fuente: ProcesoFuente: Proceso
Servindi.- El sociólogo y antropólogo Rodolfo Stavenhagen recibirá de manera póstuma el Premio Nacional de Derechos Humanos 2016.
La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México lo condecorará por su labor de defensor de los derechos de los pueblos y comunidades indígenas.
La oficialización de la premiación se hizo mediante un acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación y en la que se detalla que la ceremonia de entrega del Premio se realizará en día que determine el Titular del Poder Ejecutivo Federal, en los términos que señala la Ley.
En el documento también se informa que la mexicana Sharon Zaga Mograbi recibirá una Mención Honorífica por su dedicación en la enseñanza y divulgación de una cultura de tolerancia, no discriminación y respeto a los derechos humanos.
Rodolfo Stavenhagen falleció el 5 de noviembre a los 84 años de edad. Fue fundador del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y El Caribe (FILAC).
En el 2001, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas lo nombró como el primer Relator Especial sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.
Fue investigador emérito de El Colegio de México, Investigador Nacional Emérito del Sistema Nacional de Investigadores, y presidente fundador de la Academia Mexicana de Derechos Human

CNI/EZLN:A PESAR DE LAS AGRESIONES, LA CONSULTA VA

JPEG - 22.2 KB
COMUNICADO CONJUNTO DEL CONGRESO NACIONAL INDÍGENA Y EL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
2 de Diciembre del 2016.
AL PUEBLO DE MÉXICO:
A LOS PUEBLOS DEL MUNDO:
A LOS MEDIOS LIBRES DE COMUNICACIÓN:
Son grandes los pasos de nuestros pueblos, son sabios cuando son colectivos y el Congreso Nacional Indígena voltea con sus oídos atentos para escucharnos en el pensamiento de los que somos la palabra y los acuerdos del V CNI, y que seguimos en asamblea permanente recorriendo en este momento todos los rincones de nuestro país México.
Nuestra asamblea permanente brota y sesiona en los pueblos, naciones y tribus de todas las lenguas que habla el Congreso Nacional Indígena, en grandes y pequeñas asambleas, en reuniones de concejos comunales, en reflexiones profundas de familias dispersas, en foros regionales y en espacios ceremoniales. En palabras colectivas seguimos concluyendo que es la hora de los pueblos y de que retiemble en sus centros la tierra.
Y es tanto el miedo de los poderosos, de las empresas extractivas, de los militares, de los narcoparamilitares que nuestra consulta está siendo agredida y hostigada donde nuestros pueblos nos estamos reuniendo para discutir y decidir los pasos a seguir como CNI, por lo que denunciamos:
– Que en la comunidad indígena nahua de Santa María Ostula, Michoacán, se ha recrudecido el hostigamiento narcoparamilitar por parte del cartel de los caballeros templarios, quienes mediante un papel firmado con fecha 19 de noviembre de 2016, misma fecha en que una asamblea regional discutía en la costa michoacana los resolutivos de la primera etapa del V CNI, amenazan con hacer “una limpia” de quienes participen en movilizaciones junto a los comandantes de la policía comunitaria.
– Que los compañeros que por acuerdo de la asamblea del V CNI en el mes de octubre de 2016, se han desplazado por diferentes geografías del país donde los pueblos originarios han querido dialogar con delegad@s de otros pueblos respecto de nuestra propuesta política, han sido víctimas de agresiones y hostigamiento por parte de bandas delictivas o por desconocidos, como es el incendio de viviendas en sus lugares de origen, o agresiones de otros vehículos para tratar de sacarlos de las carreteras donde deben trasladarse.
– Que mientras empresas extranjeras pretenden apoderarse de 12 pozos petroleros en el territorio Zoque del Norte de Chiapas, el pasado 23 de noviembre de 2016, un grupo de hombres armados haciéndose pasar por profesores del gobierno y con anuencia del Subsecretario de Educación Federalizada de Chiapas, Eduardo Campos Martínez y el jefe, Delfino Alegría García, secuestraron a un grupo de profesores indígenas de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) de la zona norte de Chiapas, además de que los atacaron con armas de alto poder a las afueras de la oficina de la Secretaría de Educación en el municipio de Ixtacomitán, Chiapas. El artero ataque cobró la vida del profesor zoque Roberto Díaz Aguilar, originario de Chapultenango, Chiapas y otras tres personas más resultaron heridas.
– Que el profesor Irineo Salmerón Dircio, Coordinador de la Casa de Justicia de San Luis Acatlán y miembro de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PC) fue secuestrado- desaparecido por un grupo armado en el municipio de Tixtla, Guerrero; y dos días después su cuerpo fue encontrado sin vida en el municipio de Chilapa, Guerrero, unos días después de que en ese mismo municipio al menos 15 comunidades del Concejo Indígena y Popular de Guerrero – Emiliano Zapata celebraran una asamblea como parte de la consulta en la que estamos caminando.
– Desde el corazón colectivo de los pueblos originarios del Congreso Nacional Indígena, nos pronunciamos por el respeto absoluto al territorio del pueblo Sioux, en Standing Rock, Dakota del Norte, donde más de 200 tribus se organizan para detener el despojo que pretenden los capitalistas para la imposición de Oleoductos que destruyen las fuentes de agua y lugares ceremoniales. Repudiamos la brutal represión de la que fueron objeto el pasado 20 de noviembre y la que pretenden realizar anunciando un ultimátum para desalojar sus tierras. Si los pueblos originarios hubiésemos respondido a los ultimátum de los poderosos, hace siglos ya no existiríamos. Al Pueblo Sioux enviamos un abrazo fraterno y le reiteramos que no están solos, que su dolor y rabia son nuestros también. Llamamos a los pueblos originarios de Estados Unidos y de México, a los medios libres de comunicación y a la sociedad civil a fortalecer la solidaridad con esta histórica lucha.
Enviamos un saludo solidario a l@s compañer@s de la comunidad Chanti Ollin, adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, que fueron desalojados violentamente la madrugada del 22 de noviembre de 2016 del edificio donde promueven la cultura, las artes y las alternativas necesarias para un mundo nuevo, y repudiamos la políticas entreguistas y represivas que representa el mal gobierno de la Ciudad de México.
Saludamos las movilizaciones que realiza el Comité de Defensa de Derechos Indígenas (CODEDI) provenientes de la región de la Costa de Oaxaca, en contra de las políticas represivas de los malos gobiernos que ven en la criminalización su único camino ante la falta de razones más que la imposición de 11 proyectos hidroeléctricos en la Región de la Costa de Oaxaca, incluido el Proyecto de Aprovechamiento Hidráulico de Usos Múltiples Paso de la Reyna.
De la misma forma los pueblos, naciones y tribus del CNI, manifestamos nuestro profundo respeto y solidaridad al pueblo cubano, quienes han dado una muestra al mundo que con dignidad se pueden reconstruir los tejidos desechos por el capitalismo. Sabemos que con su resistencia y rebeldía seguirán brillando y cimentando la esperanza.
ATENTAMENTE
DICIEMBRE DE 2016
POR LA RECONSTITUCIÓN INTEGRAL DE NUESTROS PUEBLOS
NUNCA MAS UN MÉXICO SIN NOSOTROS
CONGRESO NACIONAL INDÍGENA
EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL

Standing Rock: La mayor movilización indígena en un siglo

Por Silvia Arana
Standing Rock, en el estado de Dakota del Norte, forma parte de la Reservación Sioux, como se llama comúnmente a los pueblos originarios dakota, lakota y otras tribus de las praderas.
El río Missouri, fuente de agua potable de unos 17 millones de personas, atraviesa el territorio, que está bajo jurisdicción de las autoridades indígenas de la Reservación Sioux de Standing Rock según los tratados firmados con el gobierno de EE.UU.
Protectores del agua
En violación de los tratados y en contra de la voluntad de los sioux, la corporación petrolera Energy Transfer Partners está construyendo un oleoducto que destruiría el sitio sagrado y cementerio indígena de Standing Rock y cuyo tramo subterráneo pasaría por debajo del lecho del río Missouri.
El proyecto es una inversión de 3.800 millones de dólares, financiado por Goldman Sachs, Bank of America, HSBC, UBS, Wells Fargo y otros grandes bancos. Tiene una extensión de 1880 km, va desde los yacimientos de petróleo de Bakken en Dakota del Norte, pasando por Dakota del Sur, Iowa hasta llegar a Illinois.
Desde la primavera de 2016, se han congregado en Standing Rock miles de personas, muchas de ellas de diversas naciones indígenas, para protestar por la construcción del oleoducto que destruiría sitios sagrados y contaminaría el agua. Se autodenominan “protectores del agua”.
Se estima que se producen unos 300 derrames de petróleo por año en los oleoductos del país (1), y por tanto los defensores del agua no creen en las promesas de la empresa, del Cuerpo de Ingenieros del Ejército y de las autoridades de que "este oleoducto es seguro".

La mayor movilización indígena en más de cien años

“Standing Rock es la mayor congregación indígena que ha ocurrido en el transcurso de mi vida; día a día se fueron agregando nuevas banderas de las diferentes tribus... A partir de la sexta semana, dejó de ser un campamento para transformarse en una comunidad… Tomamos una postura contra el oleoducto, no sabíamos que tendríamos este inmenso apoyo... Esta tierra es un sitio sagrado del pueblo lakota; además el oleoducto contaminará el agua del río Missouri... El Cuerpo de Ingenieros del Ejército no hizo una consulta apropiada con las tribus. El oleoducto Dakota Access Pipeline tiene trechos subterráneos en el lecho del río Missouri. Los oleoductos tienen un historial de derrames, han contaminado el suelo, el aire, y las napas subterráneas... Si se construye destruirá no solo el río en esta área, sino río abajo también. Las tribus asumen su responsabilidad como protectores. Hay que cuidar de la tierra, el agua, el aire… Un día en nuestra caminata diaria hacia el sitio sagrado, las abuelas y madres les dijeron a los excavadores que no iban a permitir que destruyeran un sitio sagrado. En respuesta, los custodios de seguridad privada lanzaron los perros contra la gente. Varios protectores del agua fueron al hospital por las heridas… Después de los perros, traerán las armas…".
Esto decía en octubre pasado Dennis Banks (79 años), histórico líder indígena y co-fundador de American Indian Movement (Movimiento Indígena de América del Norte). (2)
Tal como lo predijo Dennis Banks la represión contra la comunidad de protectores del agua fue creciendo en las semanas siguientes hasta alcanzar su pico el domingo 20 de noviembre. En temperaturas gélidas de cinco grados bajo cero la policía reprimió a los manifestantes lanzando chorros de agua y provocando cientos de casos de hipotermia. También usaron gases lacrimógenos, gas pimienta y balas de goma que lesionaron a unos trescientos manifestantes. El caso más grave fue el de Sophia Wilansky (21 años) que fue herida por una granada que le impactó en el brazo y le destrozó el hueso y los tejidos. En estos momentos se prepara para la tercera cirugía, y deberá sobrellevar otras adicionales en el esfuerzo por salvarle el brazo que fue prácticamente separado del cuerpo por la granada. Esta joven de Nueva York, que como numerosas otras personas acudieron a Standing Rock para solidarizarse con los pueblos originarios fue víctima de abuso de fuerza cuando ejercía el derecho a la protesta, garantizado por la primera enmienda a la Constitución.  Un derecho que está siendo sistemáticamente violado por la policía de Morton (Dakota del Norte) y la Guardia Nacional.
Foto: AguaEsVida-Indigenous Rising Media
Linda Black Elk, integrante del cuerpo médico de Standing Rock, que presenció la represión del domingo pasado, afirmó: "La policía ha incrementado el nivel de violencia contra los protectores del agua. Yo he visto las diferentes armas usadas en contra nuestro: gas lacrimógeno, balas de goma, granadas. Parece que están poniendo a prueba sus armas contra nosotros en una creciente militarización de la represión". Agregó: "Sentimos una gran decepción con el presidente Obama. Estuvo aquí, hizo promesas y no cumplió ninguna de ellas."
Esta conducta gubernamental contra los derechos de los pueblos originarios no es sorprendente, sino coherente con la conducta histórica del gobierno de EE.UU., que ha cometido y/o permitido abusos en tierras indígenas desde el inicio de la colonización. Ejemplos de los abusos contra los pueblos lakota y dakota son la apropiación de terrenos en Black Hills (Montañas Negras) de Dakota del Sur después del descubrimiento de oro en la década de 1870, y la construcción de embalses en el río Missouri que causó inundaciones en poblados, en zonas forestales y en granjas en Dakota del Norte y del Sur durante la década de 1950.

Mni Wiconi: El agua es vida

El jueves 24 de noviembre medios alternativos como Unicorn Riot e Indigenous Rising Media transmitieron en vivo desde Standing Rock. Es el día en que en EE.UU. se celebra Thanksgiving (Acción de gracias). Según la historia oficial los indígenas salvaron a los peregrinos de la muerte ofrendándoles comida (versión tildada de falsa por historiadores como Roxanne Dunbar-Ortiz, quien dice que los indígenas jamás recibieron con los brazos abiertos a sus opresores).
Como un recordatorio irónico de la fecha, los protectores del agua pusieron mesas con comida. A pocos metros de ellos, varias decenas de policías cortaban la ruta, de uno y otro lado, a modo de cerco. Hay carteles con la frase: “No alimenten a los peregrinos” (Don’t Feed the Pilgrims). La consigna del día es: “No peregrinos, no oleoductos, no prisiones, no problemas”.
Cae una nieve ligera en la pradera desértica, la gente con sus abrigos gruesos, la cabeza cubierta con gorros o capuchas se mantiene en movimiento, algunos empiezan a entonar los poderosos cantos tradicionales lakota, y el grito “Mni Wiconi” (¡El agua es vida!)
Finalizó otra jornada en la larga batalla por Standing Rock, la mayor congregación de pueblos indígenas en más de un siglo, desde la Batalla de Little Bighorn -o Greasy Grass - que tuvo lugar en 1876. Fue una gran victoria de la alianza de tribus de las praderas -lakotas, cheyenes y arapahos- que derrotó al Séptimo Regimiento al mando del general Custer. Se dice que una visión del jefe lakota Sitting Bull fue la inspiración de los guerreros; un sueño en el que los soldados del ejército de EE.UU. caían del cielo. Fue la última victoria de los indígenas de las praderas. Hoy la comunidad de Standing Rock protagoniza una movilización histórica que por su capacidad de convocatoria, diversidad, continuidad y espíritu de lucha está plasmando una nueva y gran victoria.
Nota: Hace algunas horas, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. envió una orden de desalojo -a cumplirse el 5 de diciembre- a las autoridades de la Reservación Sioux. El jefe sioux Dave Archambault, al igual que otros representantes de la comunidad, respondieron que no se moverán.
Notas:
(1) More Than 300 A Year... Common Dreams: http://www.commondreams.org/news/2014/11/17/more-300-year-new-analysis-shows-devastating-impact-pipeline-spills
(2) Entrevista realizada por Abby Martin, Empire Files, TeleSur. Traducida del inglés por Silvia Arana: http://youtu.be/KqanmctAoLs
----
Fuente: Alainet: http://www.alainet.org/es/articulo/182010

26 nov. 2016

LA COMISIÓN DE DDHH DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS DENUNCIA GRAVES VULNERACIONES DE DERECHOS EN DESALOJO DE COMUNIDAD WAYÚU











Sin previa notificación, la comunidad fue víctima del uso desbordado de la fuerza por parte del ESMAD y la Policía, al recibir golpes, amenazas, malos tratos, uso de gases lacrimógenos, destrucción y quema de sus viviendas y modos de subsistencia y alimentación, pérdida y muerte de los animales, violencia contra sus usos y costumbres y la profanación de su cementerio ancestral.
Se registraron hechos de ataques violentos en contra de adultos mayores, niños, niñas, mujeres embarazadas, mujeres lactantes y personas con discapacidad, etc. Se registra el caso de un ataque violento en contra de una bebé de 5 meses quien fue tomada del cuello por parte de una mujer policía para sacarla de la casa con su madre. También, la señora Aracely Uriana, matrona de la comunidad, recibe una patada en su vientre presentado hasta el día de hoy un fuerte dolor abdominal. Asimismo, la Autoridad Tradicional Luís Uriana presenta dificultad respiratoria y una contusión en la cabeza como consecuencia del uso de gases lacrimógenos y los golpes recibidos. De igual manera, un persona con discapacidad fue brutalmente atacado por 4 integrantes del ESMAD, presentando hasta hoy contusiones y heridas.
Como consecuencia de estos hechos los 15 núcleos familiares, 74 personas, 50 niños(as) y 7 mujeres embarazadas afectadas; perdieron todos sus enceres y se encuentran en el territorio a la intemperie, sin nada de comer, beber y vestir debido a que los chivos murieron producto de los gases lacrimogenos y se dispersaron y todas su pertenencias fueron quemadas y destruidas.
La comunidad se vio en la necesidad de volver a enterrar los restos profanados debido a que los dejaron expuestos y este hecho juntos con las demás violaciones a sus derechos humanos han provocado miedo, temor y zozobra en la comunidad porque están preocupadas de que estos hechos se vuelvan a repetir.
Cabe resaltar que este no es el primer intento de desalojo violento, debido a que el 18 de enero de 2010 la comunidad fue atacada por la fuerza pública, producto de los hechos perdieron sus viviendas al ser quemadas, la pérdida de los animales y la agresión a la comunidad.
Hoy se encuentran en la ciudad de Bogotá, 8 integrantes de la comunidad Jarin-jiamana, denunciando los graves hechos de los que fueron víctimas y demandando una respuesta institucional URGENTE y articulada. Dos de los mayores que acompañan esta comitiva requieren atención en salud inmediata ya que presentan contusiones y fiebre.
@ComisionDDHHPI

Agresión sexual empañó III Cumbre de Comunicación

Servindi.- Tras la culminación de la III Cumbre Continental de Comunicación Indígena, uno de los sucesos que más empañó dicho encuentro fue el episodio de agresión sexual sufrido por cuatro delegadas de Chile, Colombia, Ecuador y Guatemala.
Las agraviadas, quienes en un primer momento guardaron reserva de sus identidades, el sábado 19 de noviembre dieron lectura a un comunicado público en rechazo a la agresión y en demanda de justicia para sancionar al agresor.
Las denunciantes fueron Sofía Del Carmen Painiqueo (Chile), Elizeth Libertad Peña (Colombia), Julieta Pérez Felipe (Guatemala) y Erika Lucía Lincango (Ecuador) quienes indicaron que la agresión se efectuó en el complejo polideportivo Evo Morales, en Cochabamba, Bolivia.
Los hechos ocurrieron alrededor de la 1 de la madrugada del 17 de noviembre, mientras pernoctaban junto a delegaciones nacionales e internacionales, en el marco de la III Cumbre Continental de Comunicación Indígena.
Informaron que el agresor fue identificado como Gary Roger Roque Quispe (29), quien además, según indicaron, es camarógrafo editor de la Dirección de Comunicación del Municipio del Alto.
Roque Quispe fue denunciado por el suceso de violación en grado de tentativa de acuerdo al Código Penal de Bolivia y actualmente cumple una prisión preventiva según determinaron las autoridades que ven el caso.
El agresor es considerado un individuo peligroso, al que además no se le ha podido confirmar un domicilio permanente, se puede escuchar en el comunicado.
Las agraviadas indicaron que la Cumbre oficialista decidió no darles un espacio para efectuar la denuncia y que los organizadores optaron por ocultar el hecho, debido a que el agresor era un empleado público.
Muy distinta fue la reacción del espacio propio alternativo de los pueblos indígenas que no solo acogió la denuncia sino que expresó su solidarifdad a través de una declaración.
Al trascender el hecho, el Ministerio de Comunicaciones de Bolivia, a través de cuenta de twitter, negó una vinculación laboral con Roque Quispe.
Las víctimas indicaron que por haber dado a conocer la agresión recibieron ataques verbales por parte de mujeres simpatizantes del partido oficialista MAS. A pesar de esto, destacaron que la autoridad competente actuó con justicia.
Finalmente, expresaron su rechazo a todo tipo de violencia en contra de las mujeres y los varones indígenas.
El comunicado fue difundido a través de la cuenta de Facebook de la comunicadora Marlene Rodríguez Aguilar y ha sido compartido hasta el momento por decenas de usuarios. Puede ser escuchado en su totalidad a continuación.

 https://www.facebook.com/marlene.rodriguezaguilar/videos/10154735619589805/

Explotación petrolera afectará 5 pueblos indígenas del norte de Puebla

Imagen: e-consultaImagen: e-consulta
- De acuerdo con el Centro de Investigación y Análisis FUNDAR, los pobladores afectados no fueron consultados por las autoridades federales para los proyectos incluidos en la Reforma Energética
Por Leticia Ánimas Vargas
- Sin consultarlos, la Reforma Energética comprometió en las Rondas Cero y Uno más de 600 mil hectáreas de terreno de cinco pueblos indígenas incluidos los huastecos, náhuatl y totonakus de la Sierra Norte del estado de Puebla, para la extracción de hidrocarburos, señaló un estudio del Centro de Investigación y Análisis FUNDAR.
En el documento “El Sector de Hidrocarburos de la Reforma Energética, retrocesos y perspectivas”, los académicos indicaron que tanto en la aprobación de este cambio estructural, como en el de sus leyes secundarias y su puesta en marcha, se violaron los derechos de los pueblos originarios, específicamente a la consulta previa y al consentimiento libre e informado.
Aunque la concesión de los territorios y la afectación de los bienes naturales de los pueblos originarios fue la consecuencia de la instrumentación de estas reformas, las violaciones a estos derechos iniciaron desde la aprobación de las mismas, estableció FUNDAR.
El “Estado mexicano tenía la obligación de consultarles y de buscar un acuerdo o su consentimiento antes de dar luz verde a este conjunto de regulaciones, de conformidad a lo establecido en el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas y la propia Constitución mexicana. Sin embargo, dichos instrumentos se transgredieron con la promulgación de esta legislación a puertas cerradas y en forma expedita”, indicó el documento.
A pesar de que en las leyes secundarias se incluyeron algunos principios de derechos humanos y declaraciones de respeto a las comunidades, en los hechos terminaron anulados con figuras legales como la ocupación superficial y temporal y la servidumbre legal, que privilegian el acceso de las empresas a tierras, territorios y recursos naturales sobre esas garantías, expuso.
Así, las reformas permitieron en la Ronda Cero, la entrega de 281 mil hectáreas de los pueblos chontal de Tabasco que tiene un 85 por ciento de su territorio ocupado, mientras que fue concesionado a Pemex un 38 por ciento del de la etnia totonaku tanto de Puebla como de Veracruz y el 31 por ciento del popoloca.
Mientras que en la Ronda Uno son cinco los pueblos que tienen ocupada una porción de su territorio, con poco más de 320 mil hectáreas concesionadas a empresas extranjeras. Entre ellos, los pueblos huasteco, náhuatl y totonaku con la ocupación de una quinta parte de sus territorios, ubicados en la cuenca Tampico-Misantla, se explicó.
Derivado de algunas protestas y acciones legales de los pueblos indígenas, se han instrumentado algunas consultas sobre todo en el sector eléctrico, pero estos ejercicios no han cumplido los estándares internacionales, como los realizados a la comunidad zapoteca de Juchitán, en Oaxaca o a la comunidad totonaca de San Felipe Tepatlán, en la Sierra Norte de Puebla.
“Por tanto, no es de esperar que para el caso del sector de hidrocarburos las dependencias responsables de realizar estos procesos −que son las mismas del sector eléctrico− no apliquen la consulta con la misma lógica de simulación y con el propósito de validar, por medio de la consulta, proyectos que ya fueron aprobados previamente, sin el consentimiento de las comunidades”, se expuso.
----
Fuente: Municipios: http://m.municipiospuebla.mx/index.php/nota/2016-11-21/huauchinango/explotaci%C3%B3n-petrolera-afectar%C3%A1-5-pueblos-ind%C3%ADgenas-del-norte-de-puebla

Ecuador: Reprimen y militarizan territorio ancestral Shuar

La militarización del territorio shuar provoca mayor violencia y violaciones de derechos humanos. La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) exige cese al terror impuesto por las operaciones de las FFAA en Nankints.
Servindi.- La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) denuncia las agresiones que vienen sufriendo comuneros de Nankints, en la Cordillera del Cóndor, por parte de las fuerzas armadas que están militarizando la zona. 
El martes 22 de noviembre numerosos comuneros del pueblo shuar que regresaban a su territorio ancestral en Nankints fueron atacados por aire y tierra por cientos de efectivos militares y policiales, denunció la CONAIE.
Además de comuneros y efectivos heridos numerosos miembros shuar fueron apresados y existen miembros de la comunidad cuyo paradero es desconocido.
El miércoles 23 de noviembre fue detenido Adrián Chumpi de la comunidad Kutukus y Cristóbal Sanchim de la comunidad Yukuteis mientras transitaban por el puente nuevo de San Carlos sobre el río Zamora.
La CONAIE expresa su profunda preocupación por la militarización de la zona intensificada desde las 7 p.m. del miércoles 23 lo que incrementa el riesgo de que se produzcan violaciones a los derechos humanos.
La CONAIE expresa su temor de que el incremento de la presencia militar en el territorio Shuar de Nankints derive en la pérdida de vidas humanas en caso se produzcan enfrentamiento entre miembros de las Fuerzas Armadas y la población civil indígena.
La organización nacional indígena denuncia que la operación busca militarizar las cabeceras de Panantza y San Carlos
El 21 de noviembre la población Shuar retomó su presencia en la comunidad Nankints luego que fue desalojada en agosto de este año para dar paso a la construcción de un campamento para el proyecto minero San Carlos-Panantza.
El citado proyecto se ubica sobre territorio ancestral shuar y nunca fue consultado a sus integrantes, violandose de manera flagrante el Convenio sobre Pueblos Indígenas núm. 169 de la Orgnización Internacional del Trabajo (OIT).
Cabe recalcar que hasta el pasado mes de agosto la Comunidad Nankints se encontraba en diálogos con diferentes instancias de gobierno para llegar a un acuerdo y la posibilidad de una consulta previa, libre e informada, de acuerdo con el ordenamiento legal.
Lamentablemente el diálogo fue interrumpido por el violento desalojo de las familias shuar a manos de la misma fuerza pública y la invasión de su territorio por parte de la empresa china Explocobres SA. (EXSA).
La CONAIE ha enviado comunicaciones al Ministerio del Interior, al Ministerio de Defensa, al Comando Conjunto de las FFAA y a la Defensoría del Pueblo exigiendo un alto a la violencia para precautelar la vida y buscar una salida dialogada al conflicto.
Jorge Herrera, presidente de la CONAIE, demanda la desmilitarización del territorio shuar para evitar cualquier situación de violencia y llama a las organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales a precautelar los derechos, la vida y la integridad de los comuneros shuar en esta delicada situación.
Asimismo, convoca la solidaridad de la ciudadanía, para exigir la desmilitarización y el cese a las acciones violentas que van en beneficio de las empresas mineras chinas.
Finalmente, a nombre del Consejo de Gobierno de la CONAIE, respalda a los hermanos de la Comunidad Shuar Nankints en el ejercicio de su derecho a la libre determinación, a su existencia como pueblo en su propio territorio ancestral, y a la resistencia frente a la violación de sus derechos.

Represión contra sioux deja 167 heridos por oleoducto en Dakota

Tras una corta calma, la situación en torno del oleoducto Dakota Access vuelve a tornarse violenta. Esta semana un enfrentamiento terminó con 167 personas heridas producto de la represión policial. Esto mientras continúan los estudios para determinar el impacto ambiental y cultural de la construcción de la obra.



- Hace unas semanas se informaba la paralización de la construcción del oleoducto Dakota Access en la reserva Standing Rock, una noticia que parecía traer de nuevo la calma en región de Estados Unidos habitada por tribus sioux. Sin embargo, esta semana un nuevo acto de represión policial tuvo lugar alrededor de la obra.

Y es que justo cuando los manifestantes, la mayoría nativos sioux y organizaciones civiles, se empiezan a alistar para afrontar el invierno en la reserva, se produjo un nuevo enfrentamiento con la policía. El saldo final ha sido de 167 personas heridas, entre ellos algunos ancianos amerindios quienes se encuentran hospitalizados.

Las versiones sobre el origen de los enfrentamientos están encontradas. Y es que el reporte oficial del alguacil de la zona afirma que todo empezó producto de provocaciones de los activistas quienes habrían lanzado piedras y palos a los efectivos que resguardaban la obra.

Sin embargo, un video grabado desde un dron muestra a los miembros de la policía norteamericana agrediendo a los manifestantes con chorros de agua y balas de goma. Lo que más ha llamado la atención de este enfrentamiento que terminó con un saldo negativo para los defensores de la reserva Standing Rock, es que se dio en horas de la noche.
El ducto de la discordia

Cabe recordar que de momento la construcción del oleoducto de la compañía Energy Transfer Partners se encuentra suspendida por orden del gobierno central de los Estados Unidos tras la ola de protestas en su contra. El objetivo será realizar mayores estudios para confirmar si su ubicación pone en riesgo las fuentes de agua de las tribus sioux.

Se estima que la obra costaría 3.700 millones de dólares y que el oleoducto tendría la capacidad de transportar 500 mil barriles de petróleo al día a lo largo del estado de Dakota del Norte. Esto hacia una refinería ubicada en Illinois.

Según los abogados defensores de la reserva Standing Rock, la construcción de oleoducto pondrá en riesgo el curso de 209 arroyos cuyas aguas sirven para la subsistencia de las tribus amerindias. Además de atravesar zonas consideradas patrimonio cultural como los cementerios de distintas poblaciones nativas.

José Carlos Díaz Zanelli

21 nov. 2016

UNA HISTORIA PARA TRATAR DE ENTENDER.

17 de noviembre del 2016.
A la Sexta nacional e internacional:
A quienes simpatizan y apoyan la lucha de los pueblos originarios:
A quienes son anticapitalistas:
Compañeras, compañeros, compañeroas:
Hermanas y hermanos:
Este extenso texto lo hicimos conjuntamente con el Subcomandante Insurgente Moisés, vocero y actual jefe del EZLN, y consultando unos detalles con algunas de las Comandantas y Comandantes de la delegación zapatista que asistió a la primera etapa del V congreso del Congreso Nacional Indígena.
Aunque en ésta, como en otras ocasiones, me toca a mí la redacción, es el Subcomandante Insurgente Moisés quien lee, agrega o quita, aprueba o rechaza no sólo este texto, sino todos los que aparecen a la luz pública como auténticos del EZLN. No pocas veces, a lo largo de estos escritos, usaré el primer pronombre del singular. La razón de esto se entenderá más adelante. Aunque la destinataria principal de estas líneas es la Sexta, hemos decidido ampliar su destino a quienes, sin ser ni estar con nosotras, nosotros, tienen idénticas inquietudes y parecido empeño. Va pues:
  • -

TAMPOCO NUESTRAS PESADILLAS.

Hace algunos años, la creatividad y el ingenio de algún colectivo de la Sexta produjo una frase que, al paso del tiempo, fue adjudicada al zapatismo. Bien saben que estamos en contra del copyright, pero no solemos adjudicarnos ni palabras ni acciones que no son nuestras. Sin embargo, aunque no de nuestra autoría, la sentencia sí refleja en parte nuestro sentir como zapatistas que somos.
Enarbolada por la Sexta contra quienes, con chantajes burdos y amenazas, atacaban (como ahora) al escepticismo frente al “poder” de las urnas electorales institucionales, la frase va más allá y define los límites y carencias de una forma de lucha, la electoral:
“Nuestros sueños no caben en sus urnas”, se decía y se dice.
Nosotros, nosotras, como zapatistas que somos la suscribimos entonces… y ahora. Tiene la virtud de decir mucho con pocas palabras (un arte ahora olvidado). Pero, desde este lado del pasamontaña, desde nuestro ser lo que somos, agregamos: “tampoco nuestras pesadillas”.
Cierto, pudimos haber puesto “y tampoco nuestr@s muert@s”, pero resulta que, en estos tiempos aciagos, el dolor se ha extendido aún más allá. Ya no sólo es la muerte natural la responsable de alejarnos de quienes nos hacen falta hoy; como, en nuestro caso, del subteniente insurgente de infantería Hernán-Omar (parte nuestra desde antes del alzamiento, y arrebatado por el cáncer de nuestro lado y del de su compañera e hijo -a quienes abrazamos especialmente en este primer cumpleaños sin él-).
Ahora son, y en forma creciente, los asesinatos, las desapariciones, las cárceles, los secuestros.
Si usted es pobre es vulnerable, si usted es mujer es todavía más vulnerable. Como si el sistema no se conformara con agredirla por lo que es, y se diera a la macabra tarea de eliminarla. Es decir, ya no sólo es objeto de acoso y violencia sexual. ¿Qué ha pasado en este sistema que vuelve “natural” y hasta “lógico” (“sí, ellas se lo buscaron”, dice la sociedad entera) ya no sólo la violación, también el secuestro, la desaparición y el asesinato de mujeres? Sí, mujeres. La democratización del odio de género iguala edades, razas, colores, estaturas, pesos, credos, ideologías, militancias o no; todas las diferencias, menos las de clase, diluidas en una falta mayor: ser mujer.
Y vaya usted agregando potencias según su diferencia: color, estatura, peso, indígena, afrodescendiente, niña, niño, ancian@, joven, gay, lesbiana, transgénero, su modo suyo de usted, cualquiera que sea. Sí, un sistema empeñado ya no sólo en segregar y despreciar las diferencias, ahora decidido a eliminarlas por completo. Y no sólo exterminarlas, ahora haciéndolo con toda la crueldad de que es capaz una modernidad. Sigue la muerte matando, pero ahora con mayor sadismo.
Entonces, lo que queremos decir es que no sólo nos faltan las muertas y los muertos, también l@s desaparecid@s (y con la arroba incluimos no sólo al masculino y al femenino, también a todo lo que rebasa la falsa dicotomía de género), l@s secuestr@das, l@s encarcelad@s.
¿Cuántos de los ausentes de Ayotzinapa caben en cuántas urnas? ¿En qué proyecto partidario se encuentran?
¿Cuál logotipo institucional es el que se cruza pensando en quienes nos faltan?
¿Y si ni siquiera hay la certeza de que murieron? ¿Y si no sólo es la ausencia la que duele, sino que también se agregan la incertidumbre y la angustia (¿comió?, ¿tiene frío?, ¿se enfermó?, ¿ha dormido lo suficiente?, ¿alguien lo consuela?, ¿sabe que aún le busco, que siempre le buscaré?)?
¿En qué aspiración a un cargo, un puesto, un gobierno, caben las mujeres agredidas, desaparecidas, asesinadas por todo el espectro ideológico?
¿A cuántas boletas electorales equivalen los infantes asesinados, por el Partido Acción Nacional, en la guardería ABC?
¿Por quién votan los exterminados, por el Partido Revolucionario Institucional y sus réplicas mal disimuladas, en toda la extensión de las geografías y calendarios del México de abajo?
¿En cuál conteo de votos aparecen los perseguidos, por el Partido de la Revolución Democrática, acusados del delito de ser jóvenes?
¿En cuál partido político se representan las diferencias sexuales perseguidas en público y en privado, para las que hay como condena el infierno en vida y en muerte?
¿Cuáles son los partidos políticos institucionales cuyos logos y consignas manchan los muros que deben saltar miles de migrantes, hombres, mujeres y niños para caer en manos de gobernantes-criminales-empresarios de la trata de personas?
Y se podrán encontrar ejemplos en crónicas, blogs, reportajes, notas periodísticas, artículos de opinión, hashtags, etc., pero siempre quedará la certeza de que son más los hechos criminales que no alcanzan siquiera una mención pública.
¿Dónde está la casilla electoral para que ahí se exprese la explotación, la represión, el despojo y el desprecio a los pueblos originarios?
¿En cuál urna se depositan los dolores y las rabias de …
el Yaqui, el Kumiai,
el Mayo,
el Cucapá,
el Tohono O´odham,
el Raramuri,
el Kikapú,
el Pame,
el Totonaca,
el Popoluca,
el Nahua,
el Maya Peninsular,
el Binizáa,
el Mixteco,
el Hñähñü,
el Totonaca,
el Mazateco,
el Purépecha,
el Mixe,
el Chinanteco,
el Mazahua,
el Me´phaa,
el Téenek,
el Rarámuri,
el Chontal,
el Amuzgo,
el Ópata,
el Solteco,
el Chatino,
el Papabuco,
el Triqui,
el Cora,
el Cuicateco,
el Mame, el Huave,
el Tepehuano,
el Matlatzinca,
el Chichimeca,
el Guarijío,
el Chuj,
el Jacalteco,
el Lacandón,
el Comca´ac,
el Wixárika,
el Kanjobal,
el Chontal,
el Chocho,
el Tacuate,
el Ocuilteco,
el Kekchí,
el Ixcateco,
el Motocintleco,
el Quiché,
el Kakchiquel,
el Paipai,
el Pápago,
el Cochimí,
el Ixil,
el Kiliwa,
el Aguacateco,
el Mame,
el Chol,
el Tzotzil,
el Zoque,
el Tojolabal,
el Tzeltal?
¿Dónde cabe todo eso?
¿Y cuándo obtuvieron su registro legal la dictadura del terror y su lógica perversa invadiendo todo y reajustando los criterios?
Tuve suerte, dice cualquier mujer u hombre asaltado en la calle, en su casa, en el trabajo, en el transporte, no me dispararon-acuchillaron.
Tuve suerte, dice la mujer golpeada y violada, no me secuestraron.
Tuve suerte, dice el infante sometido a la prostitución, no me quemaron vivo.
Tuve suerte, dice el gay, la lesbiana, el transexual, loa otroa con los huesos rotos y la piel lacerada, no me asesinaron.
Tuve suerte, dice el obrero, la empleada, el trabajador sometido a más horas de trabajo y menor salario, no me despidieron.
Tuve suerte, dice el líder social torturado, no me desaparecieron.
Tuve suerte, dice el joven estudiante asesinado y tirado en una calle, mi familia ya no tendrá que buscarme.
Tuve suerte, dice el pueblo originario despojado, no me exterminaron.
Y más:
¿Qué encuesta toma nota de la destrucción de la Tierra? ¿Por quién votan las aguas contaminadas, las especies animales acorraladas hasta la extinción, la tierra estéril, el aire sucio? ¿Dónde se deposita la boleta de un mundo agonizante?
Entonces tienen razón: “nuestros sueños no caben en sus urnas”.

Pero tampoco nuestras pesadillas.

Cada quien puede ser responsable de sus sueños. Falta pedirle cuentas a quien es el responsable de nuestras pesadillas. Falta lo que falta…

UN “SÍ”, VARIOS “NO”.

Sí, la propuesta inicial y original es nuestra, del ezetaelene. Nosotras, nosotros, se la hicimos saber a las delegadas y delegados al Quinto Congreso del Congreso Nacional Indígena. Esto sucedió los días 9, 10, 11 y 13 de octubre del año 2016, en la sede del CIDECI-Unitierra, en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México. En esas fechas hubo delegadas y delegados de colectivos, organizaciones, barrios, tribus, naciones y pueblos originarios de las lenguas amuzgo, binni-zaá, chinanteco, chol, coca, náyeri, cuicateco, kumiai, lacandón, matlazinca, maya, mayo, mazahua, mazateco, mixe, mixteco, nahua, ñahñu, ñathô, popoluca, purépecha, rarámuri, tlapaneco, tojolabal, totonaco, triqui, tzeltal, tzotzil, wixárika, yaqui, zoque, y chontal. El día 13 de octubre del 2016, la plenaria de ese Quinto congreso del CNI decidió hacer suya la propuesta y someterla a una consulta entre quienes lo integran. El día 14 de octubre del 2016, en horas de la mañana, el CNI y el EZLN hicieron pública esa decisión en el documento llamado “Que retiemble en sus centros la tierra”.
  • -
No, ni el EZLN como organización, ni ninguna, ninguno de sus integrantes, va a participar por un “cargo de elección popular” en el proceso electoral del 2018.
No, el EZLN no se va a convertir en un partido político.
No, el EZLN no va a presentar a una mujer indígena zapatista como candidata a la presidencia de la República en el año del 2018.
No, el EZLN no “ha dado un giro” de los grados que sean, ni seguirá su lucha por la vía electoral institucional.
Entonces ¿el EZLN no va a postular a una indígena zapatista para presidenta de la República? ¿No van a participar directamente en las elecciones de 2018?
No.
¿Por qué no? ¿Por las armas?
No. Se equivocan rotundamente quienes piensen que es por eso: las zapatistas, los zapatistas tomamos las armas para servirnos de ellas, no para ser esclavizados por ellas.
Entonces, ¿porque el sistema político electoral institucional es corrupto, inequitativo, fraudulento e ilegítimo?
No. Aunque fuera diáfano, equitativo, justo y legítimo, las zapatistas, los zapatistas no participaríamos para alcanzar y ejercer el Poder desde un puesto, un cargo o un nombramiento institucional.
Pero, en determinadas circunstancias, por cuestiones estratégicas y/o tácticas, ¿no participarían directamente para ejercer un cargo?
No. Aunque “las masas” nos lo demanden; aunque la “coyuntura histórica” necesite de nuestra “participación”; aunque lo exijan “la Patria”, “la Nación”, “el Pueblo”, “el Proletariado” (ok, eso ya está muy demodé), o cualquiera que sea el concepto concreto o abstracto (tras el cual se esconde, o no, la ambición personal, familiar, de grupo o de clase) que se enarbole como pretexto; aunque la coyuntura, la confluencia de los astros, las profecías, el índice bursátil, el manual de materialismo histórico, el Popol Vuh, las encuestas, el esoterismo, “el análisis concreto de la realidad concreta”, el etcétera conveniente.

¿Por qué?

Porque el EZLN no lucha para tomar el Poder.
  • -
¿Ustedes creen que antes no nos han ofrecido eso y más? ¿Que no nos han ofrecido cargos, prebendas, puestos, embajadas, consulados, viajes al extranjero con “todo incluido”, además de los presupuestos que vienen adjuntos? ¿Creen que no nos han ofrecido convertirnos en un partido político institucional, o ingresar a alguno de los ya existentes, o a los que se formarán, y “gozar de las prerrogativas de ley” (así dicen)?
¿Aceptamos? No.
Y no nos ofendemos, entendemos que la ambición, o la falta de imaginación, o la cortedad de miras, o la ausencia de conocimientos (y, claro, el no saber leer), lleven a más de uno a urgirse a sí mismo el entrar a un partido político institucional, luego salirse y pasar a otro, luego salirse y formar otro, luego lo que siga. Entendemos que, a más de uno, una, todavía le funcione la coartada de “cambiar el sistema desde adentro”. A nosotras, nosotros, no.
Pero, en el caso de la dirección y tropa zapatista, no sólo es frente al Poder institucional nuestra negativa, también frente a las formas y procesos autonómicos que las comunidades crean y profundizan día con día.
Por ejemplo: ningún insurgente o insurgenta, sea de la comandancia o sea de tropa; ni ninguna comandanta o comandante del CCRI pueden siquiera ser autoridades en comunidad, ni en municipio autónomo, ni en las diferentes instancias organizativas autónomas. No pueden ser consejas ni consejos autónomos, ni juntas de buen gobierno, ni comisiones, ni ninguna de las responsabilidades que se designan por asamblea, creadas o por crear en la construcción de nuestra autonomía, es decir, de nuestra libertad.
Nuestro trabajo, nuestra tarea como ezetaelene es servir a nuestras comunidades, acompañarlas, apoyarlas, no mandarlas. Apoyarlas, sí. A veces lo logramos. Y sí, cierto, a veces estorbamos, pero entonces son los pueblos zapatistas quienes nos dan un zape (o varios, según) para que corrijamos.
  • -
Todo esto no necesitaría ser aclarado y reafirmado si se hubiera hecho una lectura atenta del texto titulado “Que retiemble en sus centros la tierra”, hecho público la mañana del 14 de octubre del 2016.
No, no participamos en la redacción del pronunciamiento. El texto lo hizo la comisión provisional nombrada por la asamblea del CNI y nos lo dieron a conocer. No le pusimos ni le quitamos ni una coma, ni un punto. Tal y como lo escribieron las delegadas y delegados del CNI, así lo hicimos nuestro.
Pero, como está visto, el analfabetismo funcional no reconoce fronteras ideológicas ni signos partidarios, pues de todo el espectro político han surgido algunas expresiones, valoraciones y opiniones que se debaten entre el racismo y la estupidez. Sí, hemos visto a parte de la intelectualidad de la izquierda institucional, y alguna marginal, coincidir con el paladín panista “del feminismo”, “la honradez”, “la honestidad”, “la inclusión” y “la tolerancia”: Diego Fernández de Cevallos, quien ahora se dedica, junto a la versión esotérica de “La Ley y el Orden”, Antonio Lozano Gracia, a esconder a ¿ex? gobernadores en fuga. ¿Alguien olvida a La Calderona aplaudiendo a rabiar cuando el referido Fernández de Cevallos, siendo candidato presidencial en 1994, llamaba a las mujeres con el “cariñoso” nombre de “el viejerío”, y a los campesinos les decía “los calzonudos”? ¿Es La Calderona el símbolo del empoderamiento de las mujeres de arriba o una simple prestanombres de un psicópata insatisfecho? ¿Todavía engaña a alguien el que se presente con su nombre de “soltera”?
Como les contaremos más adelante, las delegadas y delegados del CNI al V congreso, advertían que el profundo racismo que hay en la sociedad mexicana era un obstáculo para llevar adelante la iniciativa.
Nosotros les dijimos que no era sólo racismo. Hay también, en la clase política mexicana, un profundo desprecio. Para ella, los pueblos originarios ni siquiera son ya un estorbo, un mueble viejo que hay que arrojar al pasado adornándolo con citas del Popol Vuh, bordados multicolores y muñequitos de ocasión. La política de arriba ve a través de los indígenas, como si fueran las cuentas de vidrio olvidadas por algún conquistador, o los restos anacrónicos de un pasado atrapado en códices, libros y conferencias “magistrales”. Para la política institucional los pueblos originarios no existen, y cuando “reaparecen” (así dicen), entonces es una sucia maniobra de una mente perversa y todo poderosa. Después de 524 años sólo conciben al indígena como incapaz, tonto, ignorante. Si los originarios hacen algo, es porque alguien los manipula; si piensan lo que sea, es porque alguien los mal orienta. Para los políticos de arriba de todo el espectro ideológico, siempre habrá “un extraño enemigo” detrás de los pueblos indígenas.
El mundo de la política institucional no es sólo increíblemente cerrado y compacto, no. También es donde reina la “popularidad” sobre la racionalidad, la bestialidad sobre la inteligencia, y la desvergüenza sobre un mínimo de decencia.
De que los medios de paga trampeen la información para convertirla en mercancía, vaya y pase. De todas formas, de algo tienen que comer los reporteros y es comprensible que, para ellos, venda más la “nota periodística” de que el EZLN va a participar en las elecciones con una mujer zapatista; en lugar de decir la verdad, a saber, que el CNI es quien va a decidir si participa o no con una delegada propia, y, dado el caso, contará con el apoyo del zapatismo.
Eso se entiende, la falta de información es también una mercancía. Los reporteros y redactores se ganaron el pan de cada día, ok (sí, de nada colegas, no, no hay por qué darlas, no, en serio, paso).
Pero que personas que se dicen cultas y pensantes, que se supone que saben leer y escribir, y tienen un mínimo de información, dan clases en centros de estudios superiores, son eméritos, cobran sin falta sus becas y sueldos, y viajan vendiendo “conocimiento”, no lean lo que el documento “Que retiemble en sus centros la tierra” dice claramente, y digan y escriban toda clase de boberías pues es, ¿cómo decirlo suavemente?… bueno, es de sinvergüenzas y charlatanes.
Como que los 140 caracteres y la casa de cristal plomado de los medios de comunicación, se convirtieron ya en un muro que niega la realidad, la expulsa y la declara ilegal. Todo lo que no quepa en un tuit no existe, se dicen y conforman. Y los medios de paga lo saben: “nadie va a leer con atención un documento de 6 cuartillas, así que hacemos un resumen de lo que sea y los “líderes de opinión” en las redes sociales lo darán por cierto”. Se presentan así una serie de barbaridades que, ya, precipitan una histeria de borrado que tal vez provocará que se colapse el inmenso reino del pájaro azul.
Cuánto será el desprecio que le merecen los pueblos originarios a estas personas, que ni siquiera les conceden existencia. Aunque el texto dice claramente “una mujer indígena delegada del CNI”, la magia de la estupidez borra “del CNI” y lo suplanta por “del EZLN”.
¿Después? Bueno, pues una cascada de posicionamientos, comentarios, opiniones, críticas, descalificaciones, likes y dislikes, pulgares arriba y abajo, y no pocos dedos medios levantados.
Cuando alguien, que sí se tomó la molestia de leer el texto original, tímidamente señala que la posible candidata sería del CNI y no del EZLN y que, ergo, el EZLN no es quien participa en las elecciones, le cae el mundo encima: “nah, todo es una burda manipulación del cara de trapo”.
Luego los que reclamaron, casi inmediatamente, que por qué no se “liberaba” (sí, así escribieron) primero Chiapas. Claro, como en Chiapas están los territorios de Yaquis, Kumiai, Rarámuris, Nahuas, Zapotecos, Mixtecos, Chinantecos, Totonacos, Popolucas, Mayas Peninsulares, Wixaritaris, por mencionar a algunos. A las primeras burlas, trataron de corregir y al menos, se pusieron a consultar en google quiénes rayos eran esos otros indígenas “manipulados por el cara de calcetín”, y se dieron cuenta de que no sobreviven en Chiapas (lo que, dicho sea de paso, implicaría que las habilidades manipuladoras del finado rebasan ya las fronteras de “las montañas del sureste mexicano”).
Después de consultar a compas abogados, le pregunté al Subcomandante Insurgente Moisés y no. No habrá demandas ante la CONAPRED (Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación) por violar el artículo primero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, ni ante los tribunales por divulgar información “inexacta o falsa” que causa “un agravio, ya sea político, económico, en el honor, vida privada y/o imagen”.
No, no sabemos si el Congreso Nacional Indígena (quien tiene en sus filas a no poc@s especialistas en jurisprudencia) procederá a las demandas respectivas.
Tampoco sabemos si l@s alumn@s, lector@s, seguidor@s y quienes les pagan sueldos y becas procederán judicialmente en su contra por fraude (fraude: engaño, dar apariencia de verdad a lo que es mentira), según el artículo 386 del Código Penal Federal: “Comete el delito de fraude el que engañando a uno o aprovechándose del error en que éste se halla se hace ilícitamente de alguna cosa o alcanza un lucro indebido”.
  • -
Sin embargo, ha habido, hay, y habrá dudas y cuestionamientos legítimos y racionales (la inmensa mayoría provenientes de compas de la Sexta, pero no sólo). A esas dudas y cuestionamientos es que, en lo posible, trataremos de dar respuesta en este texto. Es seguro que nuestras palabras no serán suficientes. Todas las críticas, desde todo el espectro político e ideológico, hechas con un mínimo de racionalidad, respeto y con información verídica, las tomaremos en cuenta hasta donde nos toca.
Y aquí es necesario dejarles claro algo a tod@s: la propuesta ya no está en manos del zapatismo. Desde el 13 de octubre del 2016, la propuesta dejó de ser sólo nuestra y se convirtió en conjunta en el Quinto Congreso del CNI.
Y más: desde el día en que inició la consulta del CNI, la aceptación, el rechazo y/o la modificación de la propuesta, corresponde única y exclusivamente a los colectivos, organizaciones, barrios, tribus, naciones y pueblos originarios organizados en el Congreso Nacional Indígena. Ya no al EZLN. El resultado de esa consulta y las decisiones conducentes, si las hubiere, se conocerán en la segunda etapa del Quinto Congreso, los días 29, 30 y 31 de diciembre del 2016 y el primero de enero del 2017, en Chiapas, México. O antes, si así lo decide el CNI.
  • -
Claro, usted se está preguntando por qué hicimos esa propuesta, si seguimos pensando como hemos dicho desde el inicio de nuestra lucha y ahora lo ratificamos. Bueno, ahora les platicamos.
Cuando el Subcomandante Insurgente Moisés me dijo que me tocaba explicarle a la Sexta, le pregunté cómo debía hacerlo. “Muy sencillo”, me respondió, “cuéntales lo que pasó”. Así que eso haré…

UNA PEQUEÑA Y CORTA GENEALOGÍA.

No hemos podido precisar la fecha. Ambos coincidimos en que es entre los años 2013-2014. Aunque el finado Supmarcos no estaba difunto todavía, su muerte ya había sido decidida, el Subcomandante Insurgente Moisés ya tenía la jefatura del EZLN y los primeros avistamientos de la Hidra empezaban a hacerse más claros.
No sé allá, pero acá las ideas no surgen en un momento particular, ni tienen un autor o autora precisa. Nacen y luego se van moldeando, a veces alcanzan a convertirse en una propuesta, luego en una iniciativa. Otras, las más, se quedan en ideas solamente. Para pasar el límite entre idea y propuesta se necesitan meses, años, a veces décadas. Y, si eso ocurre, basta que la idea se concrete en la palabra de alguien para que empiece su accidentado caminar.
Tampoco surgió de una reunión exprofeso. Si me apuran, diré que comenzó una madrugada de café y tabaco. Analizábamos lo que los distintos puestos de vigía detectaban, y los cambios profundos que, aunque iniciados tiempo antes, ya se manifestaban en los pueblos y parajes zapatistas.
Yo digo que la idea empieza a andar por el Subcomandante Insurgente Moisés. Estoy casi seguro de que a mí no se me hubiera ocurrido algo tan descabellado y absurdo.
Como quiera que haya sido, fue hasta que el SubMoy la habló que nos pusimos a pensarla en serio, con el famoso método zapatista de ir vuelteando y vueltando, hasta llegar a donde queremos, es decir, hasta “el día después”.
Empezamos por el principio, es decir, por las dificultades y los obstáculos. Si unas y otros son suficientemente grandes como para que sean dignas de un desafío, entonces se pasa a la siguiente fase: lo que tiene en contra. Después, y sólo después, se analizan los pros, lo que tiene de bueno. Es decir, no se decide hasta no saber si vale la pena. O sea que primero va el qué, luego todo lo que va en contra y a favor del cómo, luego dónde y cuándo (el calendario y la geografía), y, ya al final del principio, quién.
Todo esto no es de una persona, sino que se va abriendo a colectivos cada vez mayores. Ahí se va “completando” a partir de las preguntas, primero de los comités “más viejos” (nos referimos a quienes tienen más antigüedad y conocen de primera mano nuestra historia), luego con los que se han ido incorporando al trabajo de dirección organizativa, luego quienes están ya como “suplentes” (es decir, los que van relevando a las jefas y jefes), por último, a quienes están en formación, l@s “candidat@s” (o sea los que se están preparando para hacer el trabajo). Aquí ya estoy hablando de cientos de cabezas, de pensamientos, del ir y venir de la palabra, del oído; hablo ya de un corazón colectivo que se va ensanchando, haciéndose más y más grande.
El siguiente paso tiene que ver con la respuesta a la pregunta “¿Quién lo va a hacer?”. Si corresponde a las autoridades autónomas, entonces la consulta pasa a ellas; si a las comunidades, entonces se hace una consulta general: a todas y todos. Si no le toca a ninguna de esas instancias, entonces se tiene que preguntar a quien lo va a hacer, a veces en forma indirecta, a veces directamente. Si ese “quién” responde afirmativamente, entonces se consulta con tod@s para definir si sí se apoya y cómo.
En eso anduvimos 2 o 3 años al menos. Es decir, la idea iba y venía, pero sin pasar más allá. Después, me dijeron que hiciera un sondeo con gente cercana. Lo hice.
Tiempo después, amaneciendo este año del 2016, el subcomandante insurgente Moisés me llamó y me dijo: “Hay un trabajo, hay que hablarlo”.
El tono me provocó inquietud: la última vez que lo escuché, terminé muerto y renacido en una sola jornada, hará ya poco más de dos años. No obstante, acudí a la reunión.
Debió ser el primero de enero de este año del 2016, en el 22 aniversario del alzamiento. No había nadie más en la champa de la Comandancia General del EZLN que, desde hace ya más de 3 años, ocupa el SubMoy. El café estaba frío, pero había tabaco suficiente. Él me explicó a grandes rasgos, como suele hacer: como si estuviera pensando en voz alta. Expuso los contras, los pros, y esperó. Entendí que era mi turno. La idea, como ya expliqué, tenía tiempo madurándose, así que me limité a acotar los contras y añadir interrogantes a los pros. El “quién” nos rebasaba, y todo lo que no tiene que ver directamente con nosotros, nosotras, es un enigma. Cuando el SubMoy respondió a mi pregunta de “¿quién?”, con un lacónico “el cumpleañero” (es decir, el CNI, que cumpliría 20 años), lo inseguro se redujo: llevábamos 2 décadas de conocernos y el Congreso Nacional Indígena era la iniciativa más sólida desde que salimos a la luz pública: el CNI se había mantenido, con sus altibajos, leal a su esencia, y, aunque lejano su dolor de los medios de comunicación, representaba al sector más golpeado por la Hidra. Sin embargo, todo eso no hacía sino acrecentar las dudas.
“En realidad”, le dije, “no es posible saber qué va a pasar. Eso va a desatar varios nudos y, cierto, lo que de ahí resulte es, en el mejor de los casos, una incógnita. No sabemos si va a aceptar el Congreso Nacional Indígena, ni mucho menos si la Sexta va a entender. Y, bueno, los otros de allá arriba no piensan, reaccionan con el hígado, y van a romper cosas que tal vez sea imposible rearmar. Es muy arriesgado. Ahora mismo, mirando y analizando lo que hay afuera, te digo que es más probable que salga mal a que salga bien”.
El SubMoy dejó de lado la taza de café y encendió un cigarrillo. “Por eso, ahí es donde entras tú. Sabes bien que nuestro modo es prepararnos primero para que salga mal, recuerda cómo fue el alzamiento y todo lo que le ha seguido. Entonces si sale mal, necesitamos…”
Me precipité y lo interrumpí: “¿un plan alterno?”.
Se rió de buena gana y dijo: “No, necesitamos a quién echarle la culpa de que salió mal”.
A grandes rasgos, el Subcomandante Insurgente Moisés fue recordando pedazos de la película “La Ley de Herodes” y, cuando pensaba yo que se detendría en el discurso final del diputado Vargas (la historia de un mediocre que se hace criminal y luego gobernante, ¿les suena?), se refirió a la parte de “Hay una noticia buena y una mala”.
(Nota ociosa: “La Ley de Herodes” es un filme de Luis Estrada, con Martín Torres como ayudante de dirección, historia y guion de Jaime Sampietro, Fernando León, Vicente Leñero y el mismo Luis Estrada, fotografía de Norman Christianson, música de Santiago Ojeda, maquillaje de Alfredo Mora y Felipe Salazar. Junto con “El Infierno” -también de Luis Estrada, con el gran Joaquín Cosío en el reparto, con el papel del “Cochiloco”-, son las únicas películas que han logrado desplazar a las de Jean Claude Van Damme del “top” cinéfilo en las comunidades y los campamentos zapatistas).
Luego añadió: “necesitamos planear primero qué vamos a hacer con la noticia mala”.
No se necesitaba mucho para adivinar que la noticia mala era el fracaso de la iniciativa. Y no me refiero a que no tuviera éxito en sí, sino a que fuera rechazada por el CNI, quien, de aceptarla, se convertiría en el protagonista indiscutible de algo que habría de asombrar a México y al mundo.
El Subcomandante Insurgente Moisés fue avanzando en los detalles.
“Mira, lo primero que le va a preocupar al CNI es que los acusen de que traicionan su palabra, de que se van a meter a la mierda, que se van a desviar del camino, que están claudicando. O sea que ya se dejaron convencer por el sistema y que quieren la paga, o sea el Poder, mandar, ser como los otros. Que se rindieron, que se vendieron. Esas críticas, pues de por sí las van a tener, pero estoy seguro de que tienen la cabeza y el pensamiento para responder cabal. Pero el problema es que quién los va a escuchar. Los van a atacar muy fuerte y no les darán la oportunidad siquiera de defenderse.
Pero ahí les podemos echar la mano. Si nosotros, o sea tú, se pone para recibir las críticas y los ataques, entonces el CNI podrá ver no sólo quiénes saltan, también podrá ver puntos a favor y en contra que no se podrían ver hasta que se hace público. Todo eso les va a ayudar a decidir si sí o si no”.
Siguió hablando. Casi que hizo un retrato hablado de lo que ha pasado en las 4 últimas semanas. Dijo quién iba a decir qué, quién se iba a poner en contra y por qué, cuál iba a ser el pensamiento del Mandón, quiénes se iban a confundir, quiénes se iban a esperanzar, quiénes iban a extender sus alas de buitres, y quiénes iban a apoyar con todo porque iban a entender cabal lo que se ponía en juego.
Después de unas horas de preguntas y respuestas, le dije: “Pero para eso no es necesario que esté presente. Bastarán algunos comunicados, tal vez alguna entrevista. Los medios son así, pensarán que nada ha cambiado, que se puede hacer lo mismo. Los de arriba, bueno, son tan predecibles que hasta dan flojera. Saldrán con lo del protagonismo, la manipulación, el divisionismo. Eso sí, se concentrarán en una persona, en eso tienes razón. Pero, te repito, para eso no es necesario que asista. Es más, son tan cuadrados que sin siquiera decir nada, irán en contra de mí”.
“No”, dijo el SubMoy, “tienes que presentar la propuesta tú. No sólo porque si te ven ahí pensarán que es tu maña y la contra va a caer redondita, también y sobre todo porque los compas del CNI tienen que entender que no es algo que sólo tenga que ver con los pueblos indígenas. Es más grande, muy grande”.
Entonces, después de encender otro cigarrillo, agregó:
“Tan grande, o más, que el primero de enero de 1994”.
No era nada despreciable la aseveración, sobre todo viniendo de quien venía. El Subcomandante Insurgente Moisés no sólo es veterano de guerra, llegó al EZLN desde mucho antes del inicio de la guerra. El primero de enero de 1994 le tocó asumir el mando de un regimiento y tomar la plaza de la cabecera municipal de Las Margaritas, al mismo tiempo que cargaba el cuerpo ya sin vida del Subcomandante Insurgente Pedro. Años después, se encargó de las comunidades zapatistas. El 26 de octubre del 2010 fue ascendido al grado de Subcomandante Insurgente, el más alto en la jerarquía militar del EZLN. En el año de 2012, “el día del fin del mundo”, fue él quien organizó y coordinó la movilización silenciosa de más de 40 mil hombres, mujeres, niños y ancianos zapatistas que, en esa fecha, sorprendieron al mundo. El 14 de febrero del 2013, asumió la vocería y jefatura del zapatismo. Desde entonces, toda nuestra palabra pública, y cualquier iniciativa nacional o internacional, debe pasar por su aprobación.
Y tuvo y tiene razón: el empeño es tan, pero tan terrible y maravilloso, que podría ser más grande que aquel primero de enero del año 1994 que nos marcó indeleblemente.
“Aunque el CNI rechace la propuesta, con sólo ponerse a pensar, a discutir, a dialogar, ya no será igual, porque se pasará del “esto nos hacen” a “vamos a hacer algo”, y eso ya lleva a otro pensamiento”, siguió diciendo el Subcomandante Insurgente Moisés.
“Y no estarán solos ni solas”, dijo casi al final, “además de nosotras y nosotros, tendrán de su lado las artes y las ciencias”.
Antes de retirarme, le pregunté por qué el Congreso Nacional Indígena. El Subcomandante Insurgente Moisés se levantó para acompañarme a la salida y me respondió:
“Porque son los únicos que pueden hacer lo que nosotros no podemos”.
Luego pasó lo que pasó. El magisterio democrático refrendó su rebeldía, los pueblos originarios siguieron padeciendo golpes, despojos y desprecios, la Hidra siguió devorando mundos, y el CompArte estalló en colores, sonidos, formas y movimientos que no fueron sino el preludio de lo que vendría después: un temblor terrible y maravilloso.
Todavía la víspera le pregunté al Subcomandante Insurgente Moisés si había algún cambio. “De por sí como dijimos, prepárate para salir”, me respondió sin añadir más.
Llegamos el día 9 de octubre al CIDECI, cuando la tarde ya colgaba sus ropas manchadas en árboles y casas. Más tarde, cuando la noche ya era ama y señora del calendario y de la geografía, las delegaciones del CNI llegaron espaciadas. No era corto el camino que debían recorrer para llegar.
Habíamos seguido con atención todos y cada uno de los procesos en el seno del CNI, su palabra pública y privada. El CNI es el único espacio donde los originarios pueden hacerse escuchar. Sabíamos ya que, a la cuenta de asesinados, desaparecidos, encarcelados, golpeados, se sumarían ahora los cadáveres de territorios enteros.
“Cuando un territorio de un pueblo, nación, tribu o barrio originario es despojado o destruido”, decía el Tata Grande, Juan Chávez Alonso, un indígena purépecha que fue maestro y guía del CNI y del EZLN, “entonces mueren con él los originarios que tiene en él raíz y casa. Y cuando muere un pueblo originario, un mundo se apaga”.
Sabíamos ya entonces que en las mesas de trabajo y las relatorías de ese congreso habría menos mundos. No eran pocos los que llegarían a despedirse, aunque no lo supieran todavía.
“Hay que empezar ya”, me dijo el Subcomandante Insurgente Moisés, “hay que compartir la carga”…

NACE UNA PROPUESTA

El día 9 de octubre del 2016, ya noche, pedimos unas primeras reuniones con quienes iban llegando. Nos reunimos en un apartado de las instalaciones del CIDECI-Unitierra. La delegación zapatista se sentó frente a las delegadas y delegados del CNI que estaban llegando. Permitan que les hable un poco de la delegación zapatista: eran 34, 17 mujeres y 17 varones; de ell@s, sólo 7 eran de “l@s viej@s”; el resto, 27, eran comandantas y comandantes que eran niñas y jóvenes cuando nos alzamos el primero de enero de 1994.
Saludamos con un apretón de manos. Tod@s se sentaron, menos el Subcomandante Insurgente Moisés y yo. Él me hizo una señal.
Empecé a hablar, tratando de recordar todo lo que habíamos hablado antes, explicando lo que, palabras más, palabras menos, habría de repetir al día siguiente, 10 de octubre, en la plenaria cerrada, y luego en la plenaria abierta del 13 de octubre:
“Pensamos que tenemos que tomar una decisión como CNI y EZLN. Tenemos que decidir si este Quinto Congreso es como otras reuniones, donde decimos nuestros dolores, platicamos de nuestras resistencias, nos quejamos, maldecimos al sistema, declaramos que no nos vamos a rendir, y nos vamos cada quien a su tierra a seguir llevando la cuenta de agresiones, despojos, injusticias, muertes.
Nuestro dolor cada vez llega a menos personas. Nuestras muertes no encuentran eco como antes. Y no es que la gente de afuera se haya hecho cínica o apática. Es que la guerra que padecemos desde hace tiempo como pueblos originarios, ya les llegó, ya está en sus calles, en sus casas, en sus escuelas, en sus lugares de trabajo. Nuestros dolores son ya uno más entre muchos otros. Y, aunque el dolor se extiende y se hace más hondo, estamos más solos que nunca antes. Cada vez vamos a ser menos.
Pronto el CNI no podrá reunirse porque no se pueda salir de sus territorios, sea por la paga, sea por el mal gobierno, sea por las empresas, sea por la delincuencia, sea porque la muerte natural o la muerte mala lo impidan. En un tiempo más estaremos hablando sólo entre nosotros mismos, sabiendo ya lo que vamos a decir.
Ustedes, delegadas y delegados al CNI, están aquí porque los mandataron, porque sus pueblos, naciones, tribus y barrios buscan apoyo, palabra y oído que les alivie y conforte. Vienen a hablar y a escuchar. Ustedes se deben a sus pueblos, a nadie más. Todo está muy mal y, ustedes y nosotros los sabemos, se va a poner peor. Tienen que hacer algo.”
Les conté entonces una anécdota sucedida al finado Supmarcos cuando la otra campaña, hace 10 años.
Contó él que, en una nación originaria en el noroeste de México, se reunió con un jefe indígena. Como en otras veces, el finado fue criticado porque el dicho jefe había recibido antes a gobiernos institucionales. El finado dijo que a él no lo habían mandado a juzgar y a condenar o absolver, sino que debía escuchar porque un día se iba a necesitar. El jefe indígena lo recibió por aparte y en privado.
Le dijo el jefe al finado: “Sé bien que no querían que te reunieras conmigo, que te presionaron para que no estuvieras aquí. A mí también me presionaron para que no te recibiera. No sé por qué estás aquí. Me imagino que quienes te mandaron así te dijeron, que nos vieras y escucharas. No lo sé. Pero te voy a decir por qué te recibí. Yo he recibido a los gobiernos. Han venido de todos los colores y de todos los tamaños. Llegan, se toman su foto, dicen unas palabras, se van, no vuelven. Yo los he recibido porque mis anteriores me dijeron que mi deber era ver que mi gente, mi pueblo, no muriera, que sobreviviera. Por eso los recibí a ésos, por eso te recibo a ti. No creo que me traigas ni consejos ni enseñanzas, aunque es bueno que no busques foto y escuches en lugar de hablar. A ésos los recibí porque pienso que así mi pueblo sobrevive un tiempo más y no muere. Por eso te recibo a ti, porque creo que algo se verá de lo que somos y esa mirada, aunque sólo por poco tiempo, ayudará a mi pueblo a sobrevivir.” El finado anotó todo en su cuaderno, por eso tenía cabal las palabras del jefe indígena.
Después de esas palabras, el jefe quedó callado. El finado pidió entonces permiso para hablarle. El jefe le concedió la palabra. El finado dijo, palabras más, palabras menos (no las anotó en el cuaderno porque no podía hablar y apuntar al mismo tiempo): “Gracias por recibirme. Sólo tengo una pregunta: ¿no le preocupa haberse equivocado, es decir, que el recibir a los gobiernos o a mí, no le haya ayudado a su pueblo a no morir y sea juzgado como un mal jefe?”
El jefe indígena esperó a ver si era toda la pregunta, luego respondió: “A mí sólo me puede juzgar mi propio pueblo. Si mi pueblo me condena por eso que hice y hago, quiere decir que no me equivoqué. Porque para que me juzgue y condene, mi pueblo tiene que haber sobrevivido. Así que habré cumplido mi deber y daré buenas cuentas a los muertos, aunque los vivos me condenen”.
Aquí termina la anécdota del difunto. Seguí hablando:
“Por eso ustedes tienen que tener claro a quién le deben. Al EZLN no le deben nada. Tampoco a la Sexta. A nadie que no sean sus propios pueblos, a quienes representan, le deben nada. Tienen que hacer algo, porque pronto para muchos no habrá nada y será demasiado tarde.”
Les dijimos que tenían que hacer algo, que su deber era para con sus barrios, tribus, naciones y pueblos originarios, para con sus colectivos y organizaciones.
Les dijimos que hicieran algo, lo que fuera; que, si lo veían necesario, se entraran en Morena (está en las grabaciones y lo pueden certificar las delegadas y delegados asistentes; fue la única vez que, por nuestra parte, se mencionó a quienes después, y antes que nadie, deslegitimaron y condenaron la propuesta, haciendo gala de estupidez, racismo, intolerancia, desprecio y franca esquizofrenia. Sí, la primera opción que el zapatismo le presentó al CNI fue apoyar al Partido Movimiento de Regeneración Nacional). O que entraran a cualquier otro partido político. O que hicieran su propio partido político.
Que en todo eso no los íbamos a seguir, pero íbamos a comprender por qué lo hacían y no tendrían, de parte nuestra, ni juicios ni condenas.
Les dijimos que si les estorbaba la Sexta, que la dejaran.
Que si les estorbaba el EZLN que cortaran la relación con nosotros.
No necesito decirles que, a cada una de esas opciones, las delegadas y delegados hacían gestos como de estarse espantando moscas impertinentes. Todas y todos se mantenían callados. Seguí:
“Hagan algo, eso u otra cosa.”
Aquí voltee a ver al Subcomandante Insurgente Moisés. Él hizo un gesto de que continuara:
“Nosotros les venimos a proponer otra cosa: estamos golpeados, con muertes, desapariciones, secuestros, encarcelamientos, despojos, injusticias, territorios enteros destruidos y otros en vías de extinción. Estamos acorralados, sin esperanzas, sin fuerzas, sin apoyos, débiles, agonizantes. Para los políticos y los medios, aunque sean de izquierda o progresistas, no existimos.
Así que nosotros, nosotras, zapatistas, pensamos que es el momento de pasar a la ofensiva. Llegó la hora del contra ataque. Y hay que empezar golpeando uno de los corazones del sistema: la política de arriba.
Por eso les proponemos que el CNI forme una Junta de Gobierno Indígena (así se llamaba en nuestra propuesta original; ya en asamblea, y a propuesta de una delegación indígena magonista de Oaxaca, pasó a llamarse “Concejo Indígena de Gobierno”), un colectivo, formado por delegados del CNI, que aspire a gobernar el país. Y que se presente a las elecciones presidenciales del 2018 con una mujer indígena del CNI como candidata independiente.”
No, ante esa propuesta las delegadas y delegados no hicieron como si se espantaran un insecto molesto, sino que francamente se enojaron. A algunos les molestó mucho (bueno, más bien se encabronaron). Otros más dijeron que como chiste era muy malo, que no les daba risa sino dolor de estómago. Pero la mayoría guardó silencio.
Debo decirles que, en el modo de los originarios, el silencio no significa acuerdo, convencimiento o falta de argumentos. Significa que escuchan y, ojo, piensan y analizan antes de hablar (sí, a más de un@ le haría mucho bien seguir ese método).
¿Por qué nos escucharon? Porque nos consideramos hermanos y hermanas. El respeto que nos tenemos mutuamente hizo que nos escucharan hasta el final.
Y entendieron que no era una ocurrencia, sino una idea que podría llegar a ser una propuesta. Y como tal empezaron a pensarla.
Después de un alargado silencio, alguien inició diciendo algo como: “estoy pensando que así podríamos reconstruir el CNI, que la iniciativa le daría otra vez visibilidad a los indígenas. Porque, hay que decirlo claro compas, no existimos para la clase política. Ya ni como objeto de limosna nos mencionan. Y creo que con esta propuesta no sólo podríamos encontrarnos con otros indígenas, también nos encontraríamos con mucha gente de abajo que está jodida. Hay mucho descontento en todo el país, y no hay alternativa para los indígenas, y tampoco para los que no son indígenas. Claro, la propuesta tiene varias cosas en contra que tenemos que analizar con seriedad”.
Alguien más tomó la palabra y mencionó dos contras: el racismo que hay en la sociedad mexicana; y que los iban a criticar y atacar por buscar el Poder. Ambos puntos en contra se repitieron en las valoraciones posteriores. No, ni en esa reunión, ni en las subsiguientes, nadie mencionó como punto en contra que se acusara de querer “dividir a la izquierda”.
Así fue como la idea empezó a dejar de ser sólo nuestra. Así es como el CNI empezó a pensarla y a hacerla suya. La palabra fue ensanchándose a más y más. Pronto, todas las delegaciones estaban pensando, opinando, valorando. La absurda idea empezaba a convertirse en una propuesta colectiva.
En la asamblea plenaria cerrada del día 10 de octubre y en las mesas de trabajo del día 11, la palabra iba y venía. Sin dejar de cumplir con el mandato que llevaban las delegaciones, el tema central dejó de ser la denuncia. La posibilidad de pasar a la ofensiva se convirtió en lo más importante. En las mesas de trabajo (fueron 4), a las que podían asistir como observadores, algun@s compas de la Sexta, cuando se tocaba el tema, se movían nerviosos en sus asientos, se miraban un@s a otr@s (no podían hablar, sólo escuchar), volteaban a ver a la delegación zapatista (nos habíamos repartido para cubrir las 4 mesas y tener así cabal el apunte de todas las denuncias y experiencias de las delegaciones del CNI). Más de un@ se salió con molestia manifiesta.
Un movimiento febril recorría reuniones grandes y pequeñas. Quienes podían, llamaron por teléfono a sus pueblos contándoles lo que se discutía, pidiendo opiniones, pareceres. Los pros y los contras eran analizados y discutidos. Se hacían listas de unos y otros. Se pesaban. Se buscaba la respuesta a una pregunta: “¿Valdría la pena?”.
La idea había ya dejado de ser del EZLN. Era ya del Congreso Nacional Indígena. En el corazón colectivo de los pueblos originarios crecía el eco de las palabras iniciales del Subcomandante Insurgente Moisés, a nombre de todas y todos los zapatistas:
“Ahora es la hora del Congreso Nacional Indígena. Que a su paso retiemble en su centro la tierra. Que en su sueño se derroten el cinismo y la apatía. Que en su palabra se levante la de quien no tiene voz. Que en su mirada se ilumine la oscuridad. Que en su oído encuentre casa el dolor de quien se piensa solo. Que en su corazón encuentre consuelo y esperanza la desesperación. Que con su desafío se asombre de nuevo el mundo”
  • -
Pero faltaba lo que faltaba.
Además de valorar los pros y los contras, para el CNI tenía que quedar claro cuál era el papel del zapatismo en esa iniciativa.
Con la antelación debida, el Subcomandante Insurgente Moisés y el Comité Clandestino Revolucionario Indígena, habían organizado una pequeña fiesta para homenajear al cumpleañero, el Congreso Nacional Indígena, que ese día 12 de octubre del 2016 llegaba a los 20 años de ser casa, oído, palabra y eco de los pueblos originarios de México.
¿El lugar? El caracol de Oventik, en las montañas del sureste mexicano.
Se recibió a las delegaciones del CNI conforme a los protocolos zapatistas para invitados especiales. Claro, hubo un esfuerzo extra por honrar a esas visitas. No todos los días se podía recibir a nuestros familiares más cercanos, a quienes tienen en común con los pueblos zapatistas la sangre, el dolor, la rabia, la resistencia y la rebeldía. Es decir, la historia.
Al principio no entendí por qué el Subcomandante Insurgente Moisés había dispuesto el acomodo de las delegaciones de esa forma: en el templete principal acomodó a las delegaciones del CNI, y enfrente puso una pequeña tarima donde se colocó la dirección zapatista, encabezada por él mismo.
Yo pude ver todo porque me movía de un lado a otro, tratando de convencer a las compañeras y compañeros del CNI que podían subirse a las bancas para ver mejor. “Es que traigo lodo en los zapatos y voy a manchar la banca”, argumentó una delegada. “Compañera”, le dije, “aquí lo que sobra es lodo, así que no tengas pena”.
El CNI nombró a una mujer indígena delegada para tomar la palabra en la ceremonia. Habló el Comandante David para dar la bienvenida. Luego habló la compañera del Congreso Nacional Indígena. Ella habló como se habla entre familiares: con el corazón en la mano. No voy a repetir sus palabras, ni las que luego el Subcomandante Insurgente Moisés dijo a nombre de todas y todos nosotras. Ya se iba a retirar la compañera del CNI cuando el Subcomandante Insurgente Moisés le pidió que se quedara.
Ahí quedó la compañera durante todo el acto, rodeada de la jefatura indígena zapatista, de frente a las delegaciones del Congreso Nacional Indígena.
Entonces entendí.
Yo miraba desde un costado, pero con la perspectiva visual de las delegaciones del CNI, quienes pudieron ver cómo una mujer, indígena como ellas y ellos, del Congreso Nacional Indígena como ellos y ellas, era acompañada por la máxima autoridad del EZLN, cubriéndola, protegiéndola, acompañándola, apoyándola, marcando lo que nos hacía diferentes, pero compañeras y compañeros.
Fue así como, con ese símbolo, el Subcomandante Insurgente Moisés respondió a la pregunta que rondaba a las delegaciones del CNI desde el primer día: “¿Qué lugar iba a tener el EZLN en la iniciativa si se aprobaba?”
Hubo después bailables, obras de teatro, canciones y poesías.
Al final del acto, una compañía miliciana zapatista presentó un comunicado completo sin decir una palabra.
¿Después? La comida: res y guajolote, a elegir, café y pozol. Luego se retiraron.
Al otro día, el 13 de octubre, fue la asamblea general resolutiva…
¿POR QUÉ?
El 13 de octubre inició con buenos augurios: una de las mesas de trabajo no había terminado y la apertura de la asamblea plenaria se fue retrasando. Después se inició con la presentación de las relatorías. Sí, una de las mesas no había terminado de transcribir. Siguió el retraso, como debe ser en cualquier decisión importante. Oh, lo sé. De balde lo decimos, si nosotros somos la actualización constante del software “la rebelión de los colgados”.
Por indicaciones del Subcomandante Insurgente Moisés, en las tres asambleas plenarias (la cerrada, la de inauguración y la de cierre) la delegación zapatista se sentó hasta atrás, al fondo del auditorio del CIDECI-Unitierra. Así quedaba claro de qué iba el asunto: era la hora del Congreso Nacional Indígena.
Cuando al fin se llegó al tema de “Propuestas para el fortalecimiento del CNI”, el Subcomandante Insurgente Moisés pidió la palabra para la delegación zapatista. Le fue concedida y el SubMoy pasó al frente. Inició sus palabras más o menos así:
“Me contaron una película, creo que se llama “La Ley de Herodes” (risas generales, menos mi mueca particular porque ya sabía lo que seguía). Entonces en esa película que me contaron hay una parte donde el Vargas dice: traigo una noticia buena y una mala (más risas generales, más muecas particulares). Entonces tenemos que ver cómo vamos a hacer con la noticia mala. O sea, a quién le vamos a echar la culpa de que salió mal. Entonces le voy a pedir al SupGaleano que pase a explicar la propuesta” (más risas generales, ya ninguna mueca particular).
Pasé al frente. Después de aclarar de que hacía con mucho gusto mi trabajo de “punching bag”, o de “plan alternativo”, y que para mí era un poderoso afrodisíaco el recibir críticas e insultos (bueno, lo dije en forma más prosaica, pero ése era el tenor), dije lo que tenía encomendado decir. Lo haré de forma sintética, puesto que ya son varias cuartillas y, si usted ya ha llegado hasta ésta, merece un poco de consideración. Además, ahora sabrá usted el por qué el ezetaelene hizo esa propuesta y por qué al CNI.
Primero insistimos en que nuestra propuesta original era la de una mujer indígena, delegada del CNI, de sangre indígena, que hablara su lengua y conociera su cultura. Y abrimos con esto porque lo referente a “una mujer” se había ido diluyendo en los conversatorios y mesas de trabajo. Primero pasaron a decir “la candidata o candidato”, luego “el candidato o candidata”, luego sólo “el candidato”.
Luego les recordamos que no se podía tomar una decisión ahí, en ese Quinto Congreso, porque era un compromiso desde su nacimiento, que el Congreso Nacional Indígena consultaba con quienes lo forman las propuestas que se presentaban en las reuniones. Los siete principios obligaban al CNI a consultarse a sí mismo, según el modo de cada quien.
Después les dijimos lo que creemos respecto a la iniciativa:
Que el Concejo Indígena de Gobierno debería estar formado por delegados y delegadas de todos los colectivos, organizaciones, barrios, tribus, naciones y pueblos originarios organizados en el Congreso Nacional Indígena.
Que no van a ganar porque el sistema electoral en México está hecho para beneficiar a los partidos políticos, no para la ciudadanía.
Que, si ganan, no se los van a reconocer, porque el fraude no es una anomalía del sistema electoral mexicano, es su columna vertebral, su esencia.
Que, si ganan y se los reconocen, no van a poder hacer nada trascendental, porque allá arriba no hay nada que hacer. Las cuestiones fundamentales de la maltrecha nación mexicana no se deciden ni en el poder ejecutivo, ni en las cámaras legislativas, ni en el poder judicial. El Mandón no tiene cargo visible y despacha en las catacumbas del Poder financiero internacional.
Y que, no a pesar de todo lo anterior, sino precisamente por todo lo anterior, podían y debían hacerlo.
Porque su acción iba a significar no sólo un testimonio de inconformidad, sino un desafío que seguramente encontraría eco en los muchos abajos que hay en México y en el mundo; que podría generarse un proceso de reorganización combativa no sólo de los pueblos originarios, también de obreros, campesinos, empleados, colonos, maestros, estudiantes, en fin, de toda esa gente cuyo silencio e inmovilidad no es sinónimo de apatía, sino de ausencia de convocatoria.
En respuesta a lo que se había dicho de que era imposible, que había mucho en contra, que no se iba a ganar, les respondimos que, si nos hubiéramos encontrado el 31 de diciembre del 1993 y les hubiéramos dicho que, en unas horas, nos íbamos a alzar en armas, declarar la guerra al mal gobierno y atacar los cuarteles de la policía y el ejército, también nos hubieran dicho que era imposible, que había mucho en contra, que no se iba a ganar.
Les dijimos que no importaba si ganaban o no la presidencia de la República, que lo que iba a importar era el desafío, la irreverencia, la insumisión, el quiebre total de la imagen del indígena objeto de la limosna y la lástima (imagen tan arraigada en la derecha y, quién lo dijera, también en la izquierda institucional del “cambio verdadero” y sus intelectuales orgánicos adictos al opio de las redes sociales), que su atrevimiento cimbraría al sistema político entero y que tendría ecos de esperanza no en uno, sino en muchos de los Méxicos de abajo… y del mundo.
Les dijimos que la iniciativa estaba a tiempo para que, con toda libertad y responsabilidad, decidieran hasta dónde la llevaban, qué tan lejos llegaban.
Les dijimos que podrían decidir en todo momento qué, porque era su paso, y que el destino que se marcaban rompería todos los esquemas, sobre todo los de quienes se creen y piensan vanguardia del cambio y la revolución.
Les dijimos que, si estaban dispuestos a desafiar a una sociedad racista, deberían ir más allá y desafiar también a un sistema patriarcal y machista (no es lo mismo, se lo pueden aclarar quienes militan en la lucha feminista).
Les dijimos que las comandantas zapatistas decían que ellas podían ver de apoyar a las compañeras que quedaran en el Concejo Indígena de Gobierno, y a la compañera que quedara como vocera y candidata, cuidando a sus hijos en comunidad. Que los cuidaríamos bien, como si fueran propios. Irían a la escuela autónoma para que no se retrasen en sus estudios, veríamos de que doctoras y doctores solidarios estuvieran pendientes de su salud. Y que, si tenían animalitos, pues también los íbamos a cuidar. Que las compañeras del CNI fueran sin pena a ese trabajo si así lo mandaba el acuerdo del CNI.
Les dijimos que no se preocuparan si no saben hablar bien español. Que el Peña Nieto tampoco sabe y ahí está.
Les dijimos que podíamos reorientar nuestra economía de resistencia y hacer un llamado a personas, colectivos y organizaciones de México y el mundo, para conseguir la paga para moverse a donde fuera necesario. Así podrían tener la libertad de renunciar a la paga económica institucional que el sistema da a las candidaturas independientes.
Les dijimos que no sólo pensábamos que podían gobernar nuestro país que se llama México, también podían gobernar el mundo entero.
Les dijimos que aprovecharan para hablar y escuchar a otros pueblos originarios, y a otros y otras que no son indígenas, pero que igual están sufriendo sin esperanza ni alternativa.
Les dijimos que había cosas que nosotras, nosotros como zapatistas podíamos hacer y el CNI no. Y que el CNI podía hacer cosas que nosotros, nosotras como zapatistas no podíamos hacer.
Les dijimos que ellas, ellos, el colectivo que se nombra Congreso Nacional Indígena, podía hacer lo que nadie más (incluyendo al zapatismo) podía hacer: unir. Porque un movimiento legítimo, como el de los pueblos originarios, puede y debe ser un punto de unión entre los diferentes pero iguales en empeño.
Pero no “unir” bajo una sigla, una jerarquía, una lista de siglas reales o suplantadas. No. Unir como punto de confluencia, ser el asidero donde las diferencias y rivalidades encuentran punto común, donde coinciden. La tierra, pues. Y para ello quién mejor que quienes son el color que son de la tierra.
Les dijimos que, en torno a ese Concejo y a esa mujer indígena, podía generarse un gran movimiento que cimbrara el sistema político entero.
Un movimiento donde confluyeran todos los abajos.
Un movimiento que haría retemblar en sus centros la tierra.
Sí, ya en plural, porque son muchos los mundos que en la tierra yacen y aguardan una buena sacudida para nacerse.
Les dijimos que tal vez, entonces, no importará si se juntan o no las firmas, si sale o no la paga para moverse, si se obtiene o no el registro de la candidata, si se presentan o no las otras candidaturas a debatir, si se participa o no en las elecciones, si se gana o no, si se reconoce o no el triunfo, si se puede o no algo hacer allá arriba.
Y no iba a importar porque serían otros los problemas, otras las preguntas, otras las respuestas.
Les dijimos que no les íbamos a heredar nuestras fobias y filias, que respetaríamos sus decisiones, sus pasos, sus caminos.
Les dijimos que, como zapatistas, seríamos una fuerza más entre las que seguramente habrían de sentirse convocadas por su desafío.
Y les dijimos lo más importante que habíamos ido a decirles: que estábamos dispuestos a apoyar con toda nuestra fuerza.
Que íbamos a apoyar con todo lo que tenemos, que, aunque poco, es lo que somos.
  • -
Siguieron las participaciones, todas ya en el sentido de hacer propia del CNI la propuesta. Alguno que otro pidiendo que ya se decidiera ahí mismo. La inmensa mayoría señalando que había que consultar.
La comisión relatora nos pasó una copia del proyecto de resolutivo.
Instintivamente tomé un lapicero para agregar comas, y puntos.
El Subcomandante Insurgente Moisés me detuvo y murmuró:
“No, ya esa palabra es de ellas y ellos. Es grande esa palabra, más grande que nosotros, nosotras, zapatistas. Como decía el finado: somos los más pequeños, nos toca hacernos a un lado y esperar…”
LA CONSULTA INTERNA ZAPATISTA.
Podríamos darles los resultados y ya. Pero creemos que tal vez les ayude a entender, y entendernos, si les platicamos cómo fue el proceso.
Desde el día 15 de octubre del 2016, la delegación zapatista al Quinto Congreso del Congreso Nacional Indígena, junto con la CG-CCRI del EZLN, se dieron a la tarea de organizar la consulta interna para conocer la opinión y decisión de las bases de apoyo zapatistas sobre la propuesta central.
La consulta interna la hicimos en todas y cada una de las comunidades, colectivos, regiones y zonas zapatistas. También incluimos en la consulta a las compañeras, compañeros, hermanos y hermanas de la ciudad, que participan en diversos equipos de apoyo de la Comisión Sexta del EZLN. No se incluyó en la consulta a las tropas insurgentes zapatistas porque no es nuestro trabajo tomar ese tipo de decisiones.
La consulta la hicimos según nuestro modo, siguiendo una guía que realizó el Subcomandante Insurgente Moisés, la mañana del día 14 de octubre del 2016, antes de que se hiciera público el texto “Que retiemble en sus centros la tierra”:
1.- Información. – O sea que, en cada comunidad, colectivo, región y zona, primero se informó lo que se dijo en esos días del mes de octubre del 2016. Se informó de los dolores de nuestros hermanos pueblos del Congreso Nacional Indígena, de todas las maldades que les hacen por los capitalistas, que explotan, reprimen, desprecian y roban a los pueblos originarios, de cómo están matando pueblos enteros. Pero no sólo, también informamos de cómo se organizan y resisten contra esa política de muerte y destrucción. Para este informe usamos la relatoría que hizo la comisión provisional del CNI, el documento que se hizo que se llama “Que retiemble en sus centros la tierra”, y el resumen y los apuntes que tomó la delegación zapatista a esa primera etapa del Quinto Congreso del CNI.
Este punto es muy importante, porque es aquí donde convertimos a nuestras hermanas y hermanos, compañeros y compañeras, en oído y corazón para los dolores y resistencia de otros que son como nosotros en otras partes. Es muy importante y urgente este punto porque si no nos escuchamos entre nosotros, pues menos nos van a escuchar otras personas.
2.- La propuesta. – Se dijo y se explicó cuál es la propuesta: que el Congreso Nacional Indígena nombre un Concejo Indígena de Gobierno (que es como una Junta de Buen Gobierno, pero nacional o sea en todo México), formado por representantes mujeres y hombres de cada uno de los colectivos, organizaciones, barrios, tribus, naciones y pueblos que están organizados en el Congreso Nacional Indígena. O sea que este Concejo está formado por indígenas, y ellas y ellos son los que van a gobernar el país.
Ese Concejo Indígena de Gobierno es colectivo, o sea que no una persona manda, sino que entre todas y todos hacen sus acuerdos para gobernar. Ese Concejo Indígena de Gobierno no hace lo que se le ocurre, sino que toma en cuenta lo que dicen los pueblos de todo México, indígenas y no indígenas.
O sea que ese Concejo tiene los 7 principios del Mandar Obedeciendo: servir y no servirse; representar y no suplantar; construir y no destruir; obedecer y no mandar; proponer y no imponer; convencer y no vencer; bajar y no subir.
Ese Concejo Indígena de Gobierno tiene como voz a una mujer indígena del CNI (no del EZLN), o sea que tiene sangre indígena, que habla su lengua originaria y conoce su cultura. O sea que tiene como vocera a una mujer indígena del CNI.
Esa mujer indígena del CNI es la que se presenta como candidata a la presidencia de México en 2018. Como no se puede que se ponen todos los nombres de quienes son del Concejo Indígena de Gobierno, porque puede haber confusión, entonces el nombre que se pone es el de la vocera del Concejo. No es que esa mujer indígena está en un partido político, sino que es candidata independiente. Así se dice cuando alguien está en una elección, pero no pertenece a un partido político.
Entonces, ese Concejo Indígena de Gobierno, junto con la mujer indígena del CNI, se ponen a recorrer todo lo que se pueda de México y el mundo para explicar cómo está la situación en que estamos por culpa del sistema capitalista, que explota, reprime, roba y desprecia a la gente de abajo, a los pobres del campo y de la ciudad, y que además ya está destruyendo la naturaleza o sea que está matando al mundo en que vivimos.
Ese Concejo Indígena de Gobierno va a tratar de hablar y escuchar a todos los indígenas de México mero en sus pueblos, regiones, zonas, estados, para convencerlos de que se organicen, de que no se dejen, de que resistan y de que se gobiernen ellos mismos, así como de por sí hacemos como zapatistas que somos, que nadie nos dice cómo o qué tenemos que hacer, sino que mismos pueblos deciden y mandan.
Ese Concejo Indígena de Gobierno también va a tratar de hablar y escuchar a quienes no son indígenas, pero que también son explotados, reprimidos, robados y despreciados en México y el mundo. Igual les va a llevar un mensaje de organización y lucha, de resistencia y rebeldía, según su modo de cada quien, según su calendario y su geografía.
Para que esa mujer indígena, delegada del CNI, sea reconocida como candidata por las leyes mexicanas tiene que juntar casi un millón de firmas de personas con credencial de elector. Si las junta y están cabal las firmas, entonces sí la reconocen como que es candidata independiente para presidenta de México, y se pone su nombre para que, en el año 2018, la gente vota o no, según su pensamiento de cada quien. Entonces se trata de que el Concejo Indígena de Gobierno y la vocera indígena, recorren México y donde haya personas mexicanas para conseguir las firmas para registrar. Luego otra vuelta de recorrido para que la apoyen y votan por la indígena del CNI.
Como zapatistas pensamos que, cuando hacen ese recorrido el Concejo Indígena de Gobierno y su vocera, van a conocer muchos dolores y rabias que hay en México y el mundo. Dolores y rabias de personas indígenas, pero también de personas que no son indígenas, pero que también sufren, pero resisten.
Entonces eso es lo que se quiere. No se busca que una mujer indígena del CNI sea presidenta, sino que lo que se quiere es llevar un mensaje de lucha y organización a los pobres del campo y de la ciudad de México y del mundo. No es que tomamos en cuenta de que, si se juntan las firmas o se gana la elección, es que sale bien. Sino que sale bien si se puede hablar y escuchar a quienes nadie habla ni escucha. Ahí vamos a ver si sale bien o no, si es que mucha gente va a agarrar fuerza y esperanza para organizarse, resistir y rebelarse.
¿Hasta dónde se llega? Es hasta donde lo decida el Congreso Nacional Indígena.
– Luego se dijeron y se explicaron los puntos en contra de esa propuesta. Por ejemplo:
.- nos van a criticar como zapatistas que somos, porque dijimos que no luchamos por el Poder y ya queremos tener el Poder.
.- nos van a criticar que traicionamos nuestra palabra que no queremos cargo.
.- nos van a criticar que hablamos mal de los partidos políticos pero que vamos a hacer igual que eso que criticamos.
.- nos van a acusar que estamos apoyando al partido PRI porque vamos a dividir los votos para la izquierda y así gana la derecha.
.- nos van a criticar de que las mujeres indígenas no tienen educación y no saben hablar la castilla.
.- nos van a despreciar que los indígenas no tenemos buen pensamiento para gobernar.
.- nos van a burlar mucho y a mal hablar de nosotras y nosotros como indígenas que somos.
(Ojo racistas y machistas: antes de que iniciaran sus ataques, los indígenas zapatistas ya sabíamos lo que iban a decir ustedes. Y eso que nosotras, nosotros, somos los tontos e ignorantes, y ustedes son los muy inteligentes y sabios).
En las asambleas participaron las compañeras y compañeros diciendo de otras cosas que pueden ser puntos en contra.
Por ejemplo, dijeron de la seguridad, que los gobiernos pueden hacer un ataque contra el Congreso Nacional Indígena y la candidata para que no gana; que los malos gobiernos pueden atacarnos a las comunidades zapatistas para que no apoyamos al CNI; que se hace trampa para que no avanza su lucha del CNI porque de por sí los malos gobiernos son mañosos y traicioneros; que se van a llegar los zopilotes políticos para ver qué sacan de ganancia individual de su lucha de los pueblos indígenas; que hay quien va a querer llevar la lucha de los pueblos indígenas por otro camino; y otras cosas.
4.- Luego se dijeron los puntos a favor de esa propuesta. Por ejemplo:
.- sirve para que la sociedad mexicana vuelva a ver y escuchar a los pueblos indios de México, que ahora ya ni los mencionan.
.- sirve para que se puede escuchar y hablar con indígenas de todo México que no están organizados y los están destruyendo por los malditos capitalistas.
.- sirve para que los indígenas vuelvan a tener orgullo y honor de ser indígenas, de su color, su lengua, su cultura, su arte, su historia.
.- sirve para que las mujeres indígenas se levanten con su propia voz y se organicen, así como se han levantado y organizado las mujeres zapatistas.
.- sirve para explicar a la gente de abajo de toda la destrucción y mal que están haciendo los malditos capitalistas.
.- sirve al Congreso Nacional Indígena para que se conoce cómo es su modo del CNI y más pueblos, naciones, tribus y barrios indígenas se entran en el CNI y se conocen entre sí como indígenas y ven sus dolores y sus fuerzas.
.- sirve como zapatistas que somos porque así podemos apoyar a nuestros hermanos y hermanas indígenas de otras partes, para que siguen su lucha y pueden vivir con libertad y dignidad.
.- sirve para los pueblos zapatistas porque así más gente conoce cómo es nuestra historia de lucha y cómo nos hemos organizado, y se animan.
.- sirve para los pueblos zapatistas porque así aprendemos a organizarnos ya no sólo para ayudarnos entre nosotros, sino que también organizarnos para apoyar a otros que luchan, como hicimos con los maestros democráticos.
5.- Luego se pasó a pensar si esa propuesta le sirve al Congreso Nacional Indígena o no le sirve.
6.- Después se pasó a pensar si esta idea nos sirve como zapatistas que somos o no nos sirve.
7.- Luego se pasó a discutir si sí apoyamos o no apoyamos esa propuesta y, si sale que sí, cómo no podemos apoyar como zapatistas que somos; y luego cómo sí podemos apoyar como zapatistas que somos.
Por ejemplo, no podemos apoyar con las firmas porque de por sí los zapatistas no usan credencial de elector; tampoco podemos ser candidatas o candidatos porque como zapatistas no luchamos por el Poder; no podemos votar porque no usamos ese modo de votar de poner un papel en una caja, sino que tomamos nuestros acuerdos en asambleas donde todos participan y dicen su palabra.
Pero sí podemos apoyar de otras formas, por ejemplo: podemos apoyar explicando esa buena idea y convenciendo a los que sí usan la credencial, que la usan para apoyar a la mujer indígena del CNI; podemos hablar con la gente de la ciudad que nos apoya como zapatistas para que también apoyen al Concejo Indígena de Gobierno; podemos organizarnos como colectivos y gobiernos autónomos para conseguir algo de paga para apoyar al CNI y que pueda viajar a todos lados que necesita; podemos hablar y convencer a gente de la ciudad para que también se organiza para conseguir paga para el CNI; podemos explicar en México y el mundo cómo es que hacemos para gobernarnos nosotros mismos y así vea la gente de buen pensamiento que como indígenas sí sabemos gobernar.
  • -
Y, bueno, también se les informó a todos los pueblos otro de los acuerdos del Quinto Congreso: que es que si, en la consulta zapatista interna (y en la de cualquier colectivo, organización, barrio, tribu, nación y pueblo originario del CNI) sale como resultado que no se apoya la propuesta, que es mala idea y no se está de acuerdo, entonces el Congreso Nacional Indígena respeta esa decisión, aunque la mayoría diga que sí apoya. Es decir, se sigue tomando en cuenta como parte del CNI. O sea que no es fuerza que, quien no está de acuerdo, tiene que hacer lo que decida la mayoría. O sea que se respeta la autonomía, los modos de cada quien.
Igual como se hace en las comunidades indígenas zapatistas, no es que vamos a ver mal o a sacar de zapatista a quien piense diferente, sino que vamos a respetar y tomar en cuenta. Como es en nuestras asambleas comunitarias, que no porque alguien está pensando en contra de lo que dice la mayoría, lo sacamos, sino que sigue.
Como se puede ver, la consulta interna se enfocó a si se apoyaba o no lo que resultara de la consulta del CNI. Estos son los resultados:
Se consultaron varias decenas de miles de hombres y mujeres zapatistas. De ellas y ellos, la inmensa mayoría se manifestó por apoyar la decisión a la que llegue el CNI en la medida de nuestras posibilidades. Se manifestaron en contra 52 compas (26 compañeras y 26 compañeros). Se manifestaron como “no sé”, o “indecisos”, 65 compas (36 compañeras y 29 compañeros). Las razones que dieron quienes se manifestaron en contra son diversas: desde el compa que dijo “yo voy a votar en contra para ver si es cierto que me respetan y no me sacan de zapatista”; hasta quienes argumentaron que no iban a estar en su pueblo y no querían comprometerse porque no iban a poder cumplir el trabajo que saliera. Quienes se manifestaron indecisos dijeron, entre otras cosas, que de balde se decide si todavía no se sabe qué va a decir el CNI, que qué tal que dicen que sí apoyan y el CNI dice que no hace.
¿QUÉ ESPERAR?
Compas:
Ya, ésta es la última parte. Gracias a quienes llegaron hasta estas líneas… ¿eh?… sí, claro, quedan pendientes… sí… dudas, claro… preguntas, por supuesto…, ¿qué?… ¿cuál va a ser el resultado de la consulta del CNI?… ¿Quieren un spoiler?… ok, ok, ok, dejen pregunto… Ya… que les diga la verdad, así que va:
Les somos sinceros: no tenemos ni la más remota idea.
Y es en serio.
Ya hemos visto antes cómo una propuesta se va modelando con el trabajo de la palabra en el modo de los originarios. Como si una idea no fuera más que una masa deforme de barro y fueran manos colectivas las que le van dando forma, tamaño, color, destino.
Así que, al igual que ustedes, estamos esperando.
Aunque, cierto, nosotros, nosotras zapatistas, no esperamos lo mismo que ustedes.
Ustedes, creemos, están esperando cuál es el resultado y todo lo de ahí se va a derivar.
Nosotras, nosotros zapatistas estamos esperando lo que va a ocurrir luego, el día después. Y preparándonos ya para ese calendario.
Desde las montañas del Sureste Mexicano.
Subcomandante Insurgente Moisés. Subcomandante Insurgente Galeano.
México, noviembre del 2016.
Del cuaderno de Apuntes del Gato-Perro.
No crean que no me he preparado para el caso en que, en la consulta del CNI, sale que se rechaza la propuesta. No, no me preocupa. He tomado mis providencias. Por ejemplo: ya tengo un certificado médico de que estoy en lista de espera para una operación de cambio de sexo, así como un trámite de adopción con una familia indígena zapatista. Así podrán decir que todo era una jugada para ser yo el candidato… ok, ok, ok, la candidata a la presidencia de la República.
Ah, mi perversidad es sublime ¿no?
Claro, con esa salida se me arruinará la correspondencia femenina. Oh, esperen, ya no hay correspondencia, ni femenina ni no femenina. Ah, si tuviera redes sociales me haría varias cuentas alternas (no se hagan, de por sí así hacen) y me auto daba rt, follow y like, y también me auto troleaba, para que se viera que todo es f-i-d-e-d-i-g-n-o. ¿Cuántas cuentas alternas se pueden sacar como límite? No se hagan, seguro que ya lo investigaron.
En fin, ya se me ocurrirá algo.
Ahora que, si sale que se aprueba, pues habrá que chambearle para conseguir paga. Entonces me pondré en contacto con loas compañeroas de la Brigada Callejera, que me aparten una esquina en La Meche. Ni modo, la calle es de quien la talonea. Estoy seguro que mi pancita causará furor… ¿eh?… ok, ok, ok, mi panza… ¿qué?… bueno pues, mi panzota… ¿no les digo?, si de que son maloras, son.
El SupGaleano reventando varias fajas.
(no, gracias, de veras, no, no necesito que alguien me venga a fajar… voooi, oigan, de plano enseñan el cobre, oigan, puro albur sesentero, oigan, por eso no loas quieren los bien portados, oigan… ¿eh?… ¿un reality show para conseguir paga?… ¿con Trump, Macri, Temer, Putin y Rajoy intercambiando nudes?… mta magre… ya no vean esa televisión… mejor series de TV en producción alternativa…sí, en los puestos de eje central ya está la nueva temporada de Games of Thrones… sí, resulta que el Tyrion y el Snow son parientes con la Dayanaris… como se diga, pues… sí, un dragón para cada quien, un mensaje de equidad… sí, en el nuevo escudo se unen el león, el lobo y el dragón… bueno, sí, una versión de la Hidra… sí, como si unieras al gran capital financiero, con el industrial y el comercial… sí, el sistema se recompone y todos los de arriba contentos, y los de abajo pues a la chinga… sí, pero están viendo un final alternativo… sí, cuando toda la banda está agarrando la jarra para celebrar no sé qué, llega una mujer indígena, se caga en el trono de hierro y con un soplete lo derrite … bueno, están viendo si le quitan el soplete y le dan una caja de cerillos, para que tarde, el suspenso pues… sí, chance y otra temporada, depende de cuántos cerillos le lleve… sí, ahí acaba… pues por el Brexit ése, los costos se fueron a las nubes. Y ahora con el Trump, pues peor… ¿Qué? ¿que no haga spoilers? Oh, pues, para qué me invitan si ya saben cómo soy).
Doy fe.
Miau-guau.